TusTextos.com

Funesta OcupaciÓn (microrrelato)


La arrugó y la tiró al mar, una tras otra las hojas fueron cayendo por el impresionante acantilado que había elegido en esta ocasión para tan triste quehacer. Lo repitió durante toda la noche con cada una de las páginas, llenas de nombres que ya no eran, de aquel espeluznante y mortal legajo. Cuando hubo terminado se irguió con eterno cansancio, se abrazó a su negro manto y, recogiendo de entre las rocas su guadaña, elevó la mirada al cielo y…, justo antes de que la primera luz del alba hiciera su aparición en el firmamento, lanzó un grito desgarrador que quebrantó la virginidad de un nuevo día.
Jucapega1963Publicado el 15 de marzo de 2016
Archivado en muerte obituario

Lo recomiendan

Más de Jucapega1963