Parto Testarudo (microrrelato)

Era una cabeza gigantesca, con cuernos de toro y colmillos de jabalí, la que me perseguía aquella mañana de fiesta por las calles del pueblo. Los críos, envalentonados, habíamos citado con mofas e insultos a los cabezudos para que arremetieran contra nosotros, pero uno me enfiló y vino directo hacia mí, ignorando al resto de la chiquillería. Mis piernas huesudas de rapaz galoparon desbocadas mientras, angustiado, me giraba para constatar si aún me perseguía. Afortunadamente tropezó rodando calle abajo hasta estrellarse contra un muro. Temeroso, me aproximé para comprobar con estupor que mi padre, aturdido y cubierto de sangre, era expulsado por la testa.

14 / noviembre / 2016

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Jucapega1963

Etiquetas:

recuerdos tradiciones infancia