TusTextos.com

Luis "sombreros"

Luis “sombreros” era el apodo que le habíamos puesto algunos que le conocíamos del mundo de la noche. Se fue, de repente, en un abrir y cerrar de ojos. Creo que le diagnosticaron cirrosis hepática, no estoy seguro. La mala vida acabó por pasar factura a su organismo. Siempre vestía de luto riguroso, era un personaje que enriquecía el universo de la ciudad. Su sombrero era parte de su imagen y en los pubs, de vez en cuando, hacía algunas fotos a gente diversa, siempre con consentimiento. En más de una ocasión me había hecho alguna fotografía en la cabina diminuta de un pub de la zona vieja, donde ponía música desde las doce hasta las cuatro de la madrugada. También era muy dado a hacer algunos trucos de magia con sus manos y contaba chistes.
Luis era atrezzista, es decir, se encargaba de los instrumentos, utensilios y todo tipo de objetos que se usan en la decoración de los escenarios.
La última vez que hablé con él fue en un local a altas horas de la madrugada, en un completo estado de embriaguez y rodeado del humo azul. Cuando me hablaba no le entendía del todo, puesto que no lograba vocalizar bien las palabras que salían de su boca y sus ojos estaban perdidos como un barco a la deriva. Mi estado tampoco era muy católico y eso todavía hacía más dificultoso el entendimiento, con lo cual, todo o casi todo se reducía a un diálogo de sordos y de chorlitos. Lo importante era la atmósfera, el aire viciado y cálido de las compañías gratas a esas horas intempestivas. La magia de esos momentos era algo especial, una especie de destrucción sin vuelta atrás, sin rumbo fijo; así se deslizaban las charlas, la comunicación. El alcohol, el humo y las palabras eran suficientes para sentirse bien.
La imagen de Luis me recuerda a la escena de un sombrero volando de la película de los hermanos Coen “Muerte entre las flores”. En esa película, el personaje del sombrero se llama Tom. Para Tom su sombrero es su vida, lo que le identifica; no es de extrañar que el film comience con los títulos de crédito protagonizados por un sombrero en un paisaje otoñal.
Luis se fue, quizás a un mundo mejor, no lo sé, y con él también se fue su sombrero.
JufraPublicado el 22 de septiembre de 2014
Archivado en relato

3 Comentarios

  • Sandor

    ... "era un personaje que enriquecía el universo de la ciudad". Al leer este precioso texto, me ha venido a la mente tantos personajes que han enriquecido, como muy bien dices, el universo de la ciudad...y el nuestro.
    Un saludo
    Carlos

    23/09/14 12:09

  • Libelula

    Me gusta tu texto mucho,porque en este mundo con prisas no nos paramos a observar a la gente y nos perdemos joyas como el sombreros.
    Saludos

    23/09/14 03:09

  • Jufra

    Gracias por vuestros comentarios. La mayor parte de los relatos que escribí hasta el momento son realistas y autobiográficos. A ver si me paro a leer alguno de los vuestros un día de estos. Un saludo

    29/09/14 10:09

Más de Jufra