-la Higuera y la Poesía.

Cuando me separé de mi mujer decidí comprar una casita con un pequeño jardín en la coruñesa Santa Cristina.
Encontré una vivienda rústica que se atenía a mi presupuesto -la mitad del valor del duplex que compartíamos mi mujer y yo-. Además tenía una higuera en el jardín que daba higos todos los años.
Allí pues comencé mi nueva vida: Escribía a diario y estudiaba filosofía.
Pronto empecé a publicar gracias a un amigo de mi hermano Javier.
Era como un sueño.
Bajo la higuera escribía todos los días con mi portátil hasta media mañana, hora en la que me dirigía al mercadillo a comprar la comida: Pescado casi todos los días.
Mi éxito fue relativamente rápido.
Decididamente abandoné la narrativa para dedicarme en exclusiva a la Poesía.
A mi casita venían invitados poetas de todas las nacionalidades.
Al fin me captó la Colección Visor Poesía. También escribía para la editorial Cátedra.
Y mi relación con la higuera se iba profundizando.
Ella, mi portatil y yo.
Influído por la Promoción Poética de los Cincuenta y por la Beat Generation rápidamente logré un estilo propio y personalísimo.
Todos mis temores y dudas los compartía con mi higuera. Y ella me facilitaba soluciones efectivas, que sin dudarlo un momento llevaba a cabo.
Todo fue viento en popa y a los diez años era un consagrado poeta.
&
Hasta que llegó el fatídico día: La higuera amanecició mustia y se iba secando.
Traje a un especialista en higueras. Quien me dijo: Es muy sencillo: Su higuera se muere de vieja.
Finalmente falleció.

Y desde ese día y hasta hoy dejaron de brotar los versos de mi alma.
Ya no escribo.

04 / julio / 2016

Etiquetas:

Lo recomiendan

3 Comentarios

  • Alis

    Me gusta mucho esta historia.Enhorabuena.

    04/07/16 12:07

  • Paulitinamente

    Y plantar musilagos ???

    05/07/16 10:07

  • Albertocubeiro

    Mi árbol y yo.
    Muy bueno, como siempre.

    29/07/16 03:07

Mas de Kikovacanillas