A Coruña Difusa.

Abandonado el monasterio de Tui fui a pasar unos días a casa de mi hermano Javier en el compostelano O Pino. Excelente comida apoyada por la verdura de su huerto.
Trabajos dirigidos por Avelino en la finca, con los que disfruté sin igual. Pues me recordaba a los que hacía de joven con el Negro en A Barcia.
Además, le haré caso a mi cuñada Ana que dice que yo debo compatibilizar el trabajo intelectual con el físico.
Y cuando se fue mi ex de casa de A Coruña me dirigí a ella. Pues no quería coincidir en casa.
Me costó mucho por no ver a Santi.
Ya en mi hogar retomé mis actividades: Le di clase a Salma por Skype, recibí en enseñanzas de árabe con Tayyeb, acudí todos los días al gimnasio de la Casa del Agua; y a la tarde lectura y escritura así como visitas a la biblioteca. Además de las labores ordinarias como hacer la compra y cocinar.
Todo ello desdibujado por el consumo de alcohol y hachís, si bien se trata de un consumo muy moderado, que en cuanto me impida realizar mis labores cotidianas será abandonado de inmediato.
--------------------------------------------------------------------------------------------
Y os cuento una idea como fuente de inspiración tanto para mi periodismo como para mi literatura: Me voy a infliltrar en el mundo gay de A Coruña.
He localizado pubs de ambiente homosexual, así como páginas web en Internet.

Lo cierto es que a mi siempre me han gustado esos ambientes marginales. Y además voy a escribir un libro a modo de crónica de lo que me vaya pasando en mi incursión.

Lo mas que me puede pasar es que me guste. Y yo estoy abierto a todo. Comienzo en breve.

Leopoldo.

Etiquetas:

Más de Kikovacanillas