Anímia



Los ojos me miraban, me creía deforme, triste y frágil…mis pasos culebreaban, sentí espanto a caer en un suelo sin piso…sin fondo. La sensación desapacible de ser observado, escrutado, enjuiciado y penado sin la menor vacilación por aquellas miradas aguzadas, extrañas, violentas y dañinas. O al menos así las veía yo, en ese instante en que mi animo, como pluma de ave. Lo transportaba veloz, el aire del norte…invisible se encumbraba…y tantas veces, a tierra se despeñaba…
-2008-

Etiquetas:

Más de Kimbertrancanut