TusTextos

Dramas de Bailes

Y me levanté, deslizando la sábana hacia atrás, hasta que se dejase caer al suelo. A ese mismo suelo que mis pies tocaban instantes después dejando que el frío pasase a través de ellos y que el escalofrío recorriese mi cuerpo.

Y ese calambre en mi interior, el instante eléctrico, despertó mis pupilas y dieron color a mi mundo.

Dejé que mis huesos bailaran, creyeran tocar el cielo para después dejarse caer, como si resucitase y se desplomase todo de una vez.

Dejar que la música viajase en mí, bailaran mis pies, ser viento balanceándose creyendo acariciar un espacio que estaba vacío. Y esa misma brisa me abrazaba, como quien alcanza un beso en el aire y se lo apropia, cree tenerlo entre sus manos, y siente cómo se desliza por sus dedos, que se está perdiendo, que se le escapa...

Y el viento se convierte en tormenta, rabia que te agita y te conmueve.

Ante una ventana abierta el beso no pudo resistir escaparse.





Los besos es un baile de dos. Es un abrazo entre los labios. Es el tragico final que a todo mundo gusta y a nadie convence.

Es el leitmotiv de una bailarina que no tiene los pies en el suelo, y que recorriendo el mundo en puntas, siempre aspira a tocar el cielo.
Kowalski02 de septiembre de 2015

Más de Kowalski