TusTextos.com

Mnw- E1 kuga

LINK DEL PRIMER CAPÍTULO
http://tustextos.com/kuroneko23.1/my-name-was-mi-nombre-era-/
LINK DONDE PUEDEN SEGUIR TAMBIÉN LA HISTORIA, CAPÍTULOS PUBLICADOS HASTA EL 65
https://getinkspired.com/es/story/41439/my-name-was/?ref=search

Clarisa subió a su habitación y abrió el capítulo donde se había quedado.
-como le dije en un principio, su infancia fue algo difícil, lo sacó adelante el apoyo de su hermana Victoria, cuando Kuga regresó después de vivir dos años con ella, se dedico más a la música, cuando tocaba lo hacía para olvidarse del mundo entero, era bastante tranquilo el muchacho, se parecía bastante a la señora Elizabeth, el fue el único que salió con el cabello castaño, su piel era igual a la de sus hermanos, blancos como la nieve, aunque Yoshiatsu y Victoria se hicieron más pálidos pero en fin, a pesar de todo, quiso mucho a su padre y a su hermano, desde lo profundo de su corazón les tenía una gran admiración , cuando Victoria regresó después de quedar viuda Kuga estaba muy entusiasmado, después llegó Yoshiatsu, el sentía que por primera vez algo los unia como hermanos, el dolor de perder a su padre.
-¿y usted como conoció el sentir del chico? - pregunté yo
-el mismo me lo contó, siempre que lavaba su caballo iba a platicar conmigo,Nadie conoció de fondo a ese niño más que yo, ni siquiera Victoria, me duele aún lo que le pasó, el merecía tener un final feliz, le voy a contar lo último que vivió....
Los tres hermanos estaban sentados en el gran comedor, Kuga era el único que estaba cenando.
-Victoria, un conde muy amigo de la familia me pidió que prepares y le enseñes a su hija los principios de una doncella.
-¿Y por qué yo?, me vieron cara de sirvienta... Además no es obligatorio que lo haga.
-Esa mujer será mi prometida y quiero que le enseñes a ser una buena esposa, así que no me importa si quieres o no, yo soy el mayor y me obedeces ¡Es una maldita orden! - dijo furioso y se fue
-No te enojes Victoria, nada te cuesta hacerle un favor a nuestro hermano, es momento de tener paz entre nosotros- dijo Kuga para tranquilizar a su hermana, ella solo lo tomó de la mano y le sonrió.
Pasaron tres días y el conde llegaba al castillo con su hija en la noche, los tres hermanos los recibieron en la gran puerta, del carruaje bajo una chica de 16 años, su piel era como la de un durazno, sus ojos como la miel, su cabello café como el chocolate suelto y rizado, su vestido rojo como las cerezas, largo y liso.
Kuga quedó impresionado con la chica, ella lo miro y le sonrió apenada.
-Bienvenido Conde, este también es su castillo
-Gracias Yoshiatsu, es un gusto conocer a la señora Victoria, y al pequeño hijo de Vlad.
-El gusto es nuestro - dijo Victoria
-bueno conde, nosotros tenemos mucho de que hablar, vamos a un lugar mejor, su hija queda en mejores manos.-decia Yoshiatsu
Victoria borró la sonrisa después de que el conde se fuera con su hermano.
-Ven, te enseñaré la habitación - dijo fríamente, la chica obedeció, Kuga no podía evitar seguir mirándola.
Al día siguiente la chica caminaba muy temprano en el jardín, Victoria y Yoshiatsu dormían todo el día.
-¿Como te sientes? - dijo Kuga a espaldas de la chica.
-¡buenos días!, me encuentro bien, gracias.
-Ayer.... No dijiste tu nombre - decía nervioso.
-disculpe, me llamo Corina...
-Mucho gusto, yo soy Kuga, pero no me hables como si fuera un señor, hablame como si fuera tu amigo.
-gracias, es usted.... digo eres muy amable.
-Oye... No se si quieras salir a caminar al pueblo, te enseñaré un arroyo muy bonito que hay- dijo bastante nervioso, era la primera vez que invitaba a salir a una chica
-Pero no es bueno que salgamos nosotros dos, Victoria se enojara.
-te puedo asegurar que Victoria ni Yoshiatsu se darán cuenta que nos fuimos, ellos despiertan hasta que se meta el sol
-¿Encerio?, que extraño, pero no hay que tardarnos.
Kuga se la llevo a pasear por todo el pueblo, caminaron hasta llegar al arroyo.
-hay que descansar un poco, por favor - decía la chica algo agitada.
Ambos se sentaron en unas rocas, ella observaba perdidamente el paisaje, era asombroso, el único ruido que invadía el lugar, era el agua del arroyo, él solo la miraba, asombrado no por el paisaje si no por la belleza de Corinna, no pudo contenerse y le tomó la mano, Se miraron y se sonrojaron , el sintió una sensación extraña que recorrió todo su cuerpo, la chica comenzó a sentir su corazón palpitar, lentamente acercaron sus rostros, hasta rosar sus labios, después de unos segundos se separaron.
-¡Perdón, no era mi intención! - decía el chico muy apenado.
ella tomó su rostro con sus manos y le murmuró.
-hazlo de nuevo, por favor...
la volvió a besar, era el primer beso de ambos, Kuga recorrió sus manos en su cintura , mientras ella acariciaba su rostro.
Regresaron al castillo y aún no despertaban Yoshiatsu y Victoria.
-Ya vez, te lo dije, son muy perezosos.
Corina solo río, le tomo las manos a Kuga, estaba muy feliz.
-Oye, ven te quiero mostrar algo- la llevo de la mano a uno de los salones donde estaba su piano.
-Tocare una canción solo para ti - dijo Kuga, la sentó a lado suyo en el asiento para tocar el piano y comenzó a tocar, Corina sentía tanta emoción, su corazón volvía a palpitar muy rápido, no dejaba de mirar a Kuga, sentía cosquillas en el estómago, lágrimas comenzaron a rodar en sus mejillas, el chico dejó dde tocar.
-¿por qué lloras?, ¿acaso no te gustó?- decía preocupado.
-No tonto, lloro por que me siento muy feliz, nunca pensé sentir esto en mi vida.
-Ni yo, cuando te vi, sentí que algo volvía a vivir dentro de mi, no quiero que te alejes de mi, quiero que te quedes conmigo.
Corina bajo la cabeza, Kuga se la levanto con una mano
-Si yo estoy aquí es por que me voy a casar con tu hermano.....
-No, no lo voy a permitir, si es necesario te robare quiero que estés a mi lado por siempre
Ella lo abrazo y le susurro en el oido
-Si, yo también quiero estar así contigo para siempre.
En la tarde victoria ya había despertado y vio a Corina en su cuarto acomodando sus adornos para la cabeza.
-es hora de tus clases, baja al salón
Corina hizo una reverencia, ella se acerco y le dijo muy arrogante
-Lo único que tienes prohibido es acercarte a Kuga ¿Entendiste?
Corina se sorprendió pero le dijo que sí.
Más noche hablaban Victoria y Yoshiatsu.
-¡maldita sea!, parece que no descanso - decía mientras se daba un masaje en su cuello
-Es porque no duermes correctamente - decía Victoria
-¿A sí, según tu como debo dormir?
-una persona me dijo que nosotros debemos dormír en un ataud, yo mande a comprar uno y esta en mi habitación y con tierra de esta nación alrededor.
-¡Consigueme uno mañana!, ahorita debemos ir por comida, vámonos
-¿vamos a dejar a Kuga y a tu prometida solos?
-pues si, ayer te hice caso y no cenamos me "muero" de sed, no les va a pasar nada.
-esta bien, solo deja voy por algo y te alcanzo....
Victoria le hablo a una de las sirvientas y le ordenó que vigilará a ese par, y que la recompensaria después.
Pasaron los días y la sirvienta le decía cada movimiento de los chicos, le decía que cada mañana se iban del castillo, que los veía muy unidos y así era cada día se iban enamorando más
Victoria decidió hablar con Yoshiatsu.
-Creo que es momento de que que te cases de una buena vez.
-Quede con el conde que me casaría dentro de 5 meses.
-¿Qué? ¡No! , ¡Te tienes que casar lo antes posible!
-A ver Victoria ¿Cuál es tu prisa?
Ella solo hizo muecas de enojo.
-¡Ah ya sé , cual es tu prisa! , Tienes miedo que Kuga se enamore de ella, ¿Verdad?, por cierto ya me entere que mandaste a una sirvienta para que los vigilará.
-¡Eso no es verdad!
-Bueno , está bien me casare antes , no dejaré que mi hermano menor me quité a mi prometida, además pues Corina comienza a despertar la pasión en mi- dijo Yoshiatsu levantándose de su silla y se acercó al oído de Victoria y le susurró.
-Admite que tus sentimientos hacia Kuga van más allá de ser hermanos.......
Victoria solo se quedó callada pero se sentía enojada.
Kuroneko23.1Publicado el 14 de enero de 2019
Archivado en vampiros hombreslobo cazadores brujos hechiceria magia fantasia ficcion suspenso dolor venganza odio orden religion adolescente misterio enfermedad camino batallas medieval pasado recuerdo nombre