TusTextos

Los Ojos Del Gato Negro -capitulo 41- Lamentos

Kyomi decidió seguir a Mercey y la vio sentado en una banca y Kyomi se acercó a ella.
-¿puedo sentarme?
Mercey alzó la cara para ver quien era.
-claro, puedes sentarte
-sin querer vi como te peleabas con Sora.
-así es, ella es tan persistente que no puede entender que Shuu no la quiere.
Kyomi se percató que lo que le sucedía a Mercey eran celos.
-¿estas celosa?-pregunto con delicadeza a Mercey.
-si, me muero de celos, no soporto ver a Shuu con Sora
Mercey vio que Kyomi tenía cara de que no comprendía la situación.
-son celos de hermana, me da miedo que Shuu ya no me vea con los mismos ojos de antes.
-a que te refieres cuando dices que "ya no te vea con los mismos ojos de antes"
Mercey comenzó a ponerse un poco nerviosa.
-me refiero a que el siempre me cuida, me ve como alguien muy indefenso y eso me gusta, quiero que mi hermano me proteja.

-Eso hizo que odiara a tu marido.
-pe.....pe....pero esa......no....es
la forma.....de hacer jus...ticia
Athena ya estaba demasiado débil, la espuma y el agua estaban tomando el color de la sangre que derramaba Athena.
se escucho un ruido, era el de alguien aterrizando de un salto en una superficie, Shuu busco con la mirada lo que había ocurrido ese ruido y vio que provenía de la caja del sanitario.
-¡mira Athena quien vino a despedirte!
Athena volteó a la derecha y vio acostado en la caja de la taza de baño a Chelsea, el gato comenzó a lamber sus patas.
-estoy sintiendo..........co.....mo se escapa....... mi vida,no......le
hagas........más.....daño a mi.... familia......con mi muerte......es.....suficiente
para causarle........ese....daño que......buscas......para Ryu.
los párpados de Athena comenzaban a cerrarse.
Shuu se acercó más a Athena
-lo siento Athena pero tu muerte no es suficiente para sanar mi alma, Mercey y yo acabaremos con toda tu familia.
Athena al fin cerró los ojos y su corazón dejó de latir, ya no respiraba mas.
Shuu sonrió, tiro la navaja en el agua, Se quitó los guantes  y después fue a cargar a Chelsea y se lo llevo a su cuarto.
-vamos a dormir, no tardarán en llegar Naruhi y Julio, necesitamos parecer inocentes, ya nos quedan pocos para terminar nuestra venganza.
Chelsea comenzó a ronronear parecía como si el gato estuviera disfrutando también.
Pasaron 2 horas y se escuchaba un auto era mediodía y Shuu abrió los ojos.
se asomó por la ventana y vio que era el auto que manejaba Naruhi,observó como se bajaba del auto Don Julio, rápido se acostó en la cama para que pensarán que estaba durmiendo.
-ya llegamos Athena- grito Naruhi.
-quizás esta en su cuarto, yo voy a ver como esta Shuu.
-si Don Julio y pregúntale si va a querer de comer.
Don Julio subió las escaleras y se fue al cuarto de Shuu, toco la puerta y Shuu le abrió.
-Hola Don Julio- Shuu fingió bostezar
-¿estabas durmiendo?, ya como te sientes.
-mucho mejor ,aunque un poco hambriento, le dije a la señora Athena que tenía un poco de hambre pero no me contesto, primero me dijo que iba a tomar un baño pero ya tiene tiempo que no ha salido.
-pobrecita de Athena esta muy deprimida, cuanto tiempo tiene que esta en el baño.
-ya van hacer como 3 horas, pero le llamas a la puerta y no te contesta.
Don Julio se empezó a preocupar y le sugirió a Shuu que fueran a hablar con ella
se dirigieron al cuarto de baño de la recámara de Athena y Ryu, Shuu toco la puerta pero no había respuesta de Athena.
-Shuu, necesito que vallas con Naruhi y le pidas las llaves del baño.
Shuu desde las escaleras le gritó a Naruhi.
-¿Que pasa Shuu ?
-necesitamos las llaves del baño de Athena y Ryu.
Naruhi rápido fue por ellas y subió las escaleras.
-¿Que esta pasando?
-Athena no ha salido del baño y no nos responde.
Naruhi comenzó a preocuparse y abrió la puerta ella fue la primera en entrar y cuando sus ojos vieron a su hermana, las llaves se cayeron al suelo.
Don Julio no podía creer lo que estaba viendo, había bastante sangre en el suelo y el agua ya estaba teñida de rojo.
-¿Por que, Por que?¿Por que Athena? ¿Por que lo hiciste?
se lamentaba Naruhi.
-¡todo es mi culpa!- se lamentó Shuu.
-no, no digas eso Shuu- dijo Don Julio.
-no la hubiera dejado sola, debí de cuidarla.- comenzó a llorar Shuu.
Naruhi corrió hacia donde estaba su hermana, la abrazo, no le importaba mancharse de sangre y comenzó a llorar.
a Don Julio le empezaban a salir unas lágrimas pero Shuu también lloraba mostraba tristeza por fuera pero en el interior estaba gozando la muerte de Athena sobre todo le emocionaba la idea de saber como reaccionaria Ryu.
Kuroneko2324 de enero de 2016