El Viaje de mi Vida.

Debo confesar que llevaba tiempo sintiéndome mal, sola y vacía, a pesar de estar rodeada de mi familia y amigos. Sólo discutía con ellos y me limitaba a comer y dormir. Una monotonía insana, pero que ayudaba a evadirme de mi vida por unas horas al día.

Sentía que mi punto de vista sobre todo lo que me rodeaba no era la misma; mi trabajo, mi familia, mis amigos, y mi hogar no eran los mismos, O quizá era yo, y por eso me odio cada día más. Pero un día decidí cambiarlo. Puse mi felicidad y mis deseos ante todo lo que me impedía vivir como una joven, y ocurrió lo más bonito que me ha podido pasar: viajar.
Sí, viajar. Las personas que me conocen saben que nunca pude hacerlo por diversos motivos; salud, dinero, estudios, trabajo. Así que sacrifiqué lo que los demás querían para poder sentirme viva.

Lo que más me ha gustado de todo esto no ha sido sólo el paisaje, ni aprender idiomas. Es mucho más que eso. Conoces a gente maravillosa que te comprende. Gente amable. Vives aventuras extrañas, diferentes, como si de una película se tratase.
He pasado de un punto de no retorno y de sentimientos estáticos a sentirme llena de luz y vida. Esto ha sido la energía que necesitaba, y aunque haya sido un periodo muy corto, siento que parte de mi esencia se quedará aquí, en Máribor.

20 de marzo del 2016.

Etiquetas:

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Regina

    Encantador texto y refrescante como tu viaje, precioso. Saludos.

    03/07/18 10:07

  • Lagrimasenelcielo

    Muchas gracias.

    07/07/18 05:07

Más de Lagrimasenelcielo