Ojos Cafés

Nos recostamos en el pasto, el cielo estaba despejado y se veían muchas estrellas...
-Yo te quiero mucho cosita- yo sonrojada le sonreía pícaramente; francamente no sabía ni siquiera que podría responderle; pasamos un buen rato recostados en el pasto; muy cerca el uno del otro, en un momento tomó mi mano contra su pecho y frotó mis mejillas con la otra mano que le quedaba, y en medio del agonizante frío pude notar como poco a poco se iba acercándo a mí; mirándome fijamente con esos hermosos ojos cafés casi color miel; que me hacían sentir tan afortunada, tan completa y así de a poco se acercó a mí, rozó sus labios junto a los míos; Se sentían tan cálidos y llenos de algún extraño sentimiento del que yo no tenía ni idea, y muy sutilmente robó un preciado beso de mi boca.. Cuanto tiempo había anhelado ese momento.. Aunque realmente valió la pena todo el tiempo que esperé, pues fue tan mágico y maravilloso como siempre lo soñé, un cálido beso, en medio de una fría noche y con la luna llena y las estrellas como testigos, ¿acaso podría yo pedir algo más asombroso que eso? Que el solo hecho de ser correspondida por la persona a la que yo amaba... no lo creo.

Júpiter.

03 / abril / 2018

Etiquetas:

1 Comentarios

  • Regina

    Preciosa definición, del amor correspondido, dulce e inocente. Saludos cordiales.

    03/04/18 09:04

Mas de Le_jupiter