TusTextos.com

Textos de aroint »

Aquí puedes leer todos los textos publicados por aroint.

    Alzar El Vuelo

    Esta vez no traigo versos, ni relatos, ni nada surgido de mi fantasía; por una vez tan siquiera seré Aroint, seré simplemente yo y hablaré con el corazón en la mano. Me llamo Jordà Llevo en...
    aroint

    Morir Entre Las Mariposas

    Deja que me pierda entre el reino de tus ojos, allá donde siempre brilla, tu bello corazón, pinta mis sombras de blanco, toma mi mano, llévame por verdes prados, los de tus ojos, sentiré la...
    aroint

    Beber de Tus Cuatro Vientos

    Sea mía tu rosa de los vientos, pues mi peregrinaje transcurre entre los puntos cardinales, de tu corazón generoso y la bendición de tu cuerpo. ¡Siembra tus aires en mi pecho abierto! P...
    aroint

    La Noche de Los Cristales Rotos

    Dos que son Uno, ilustres hacedores de un Paraíso soñado. Tú allá en el cielo elevándote en tu credo sobre la boca del hollín; negrura que devora las nubes con la frialdad de sus llamas...
    aroint

    La Barrera

    Muros de oidos sordos. Trazando la frontera de lo que no quieren ver los ojos. ¿Qué de perverso habitará nuestros corazones, que ignoramos el cielo y la tierra, nublados nuestros...
    aroint

    La Travesía

    Vagaba mi sombra por los límites del tiempo, con el corazón rígido y la mirada bajo mis pies. Vagaba por aquel lugar, donde no existen ni el día ni la noche de los mortales... otra manecilla más...
    aroint

    Exhalo

    Fugaz como la brisa nocturna, una sombra se me llevó tu alborada, privándole a mis ojos del rocío de la mañana. Arena deslizándose por mi rostro, hasta caer en dos pozos sin fondo......
    aroint

    Juramento

    Algo palpita más allá de mis memorias, sacudiendo los cimientos en la constelación de las arañas. Volverá este astro ciego de la tierra de nunca jamás, a pesar de la neblina, tejida po...
    aroint

    La Melodía de la Lluvia

    Ángeles, ángeles grises, como el humo moribundo que se posa sobre las ciudades de los hombres; grises sobre las calles del pecado, como el manto de penumbras de aquellos que retornan...
    aroint

    Azufre

    Azufre, resbalando por el rostro de los dioses y fecundando un jardín de flores muertas. Al milagro de la vida, yo le llamo muerte; mientras, lo terrenal sucumbe bajo el peso de u...
    aroint

    El Pozo

    El rocío resbalando por el pergamino oscuro de un secreto en mi piel estéril, sacrificada por una vez la noche. Un eco vacío, resonancia rota por el goteo del tiempo carente de tiemp...
    aroint

    Melancolía

    Me meciste entre tus nubes, susurrantes como una leve brisa invernal, helando los suspiros de mi alma; dándole a tal caricia, la vileza de aquella daga que tornó en eterna menguante a...
    aroint

    La Sombra

    Efímera, como una caricia sobre las arenas del desierto de mi rostro, mi luna invernal iluminó la noche con su sonrisa. Ahora, ni un soplo de vida mece las cenizas del último de mis s...
    aroint

    Lluvia Ácida

    Este esclavo de las nubes, aquel que le dio a las sombras su nombre, jugó a pintar un sol en el cielo, creyó poder caminar sobre el fuego, y tornó cenizas al hombre. Lluvia ácida sob...
    aroint

    El Artista Ciego

    Acaricia las estrellas con sus dedos, arrancando melodías al oscuro firmamento de aquellos que habitan el pozo de los ciegos. Hay algo en su sutil arpeggio, que marca los caminos de...
    aroint

    Nuestro Jardín de Rosas

    Una suave brisa acariciaba el amanecer que ya despuntaba en el horizonte, todavía algo difuso por la noche que estaba por llegar a su fin. Iba ser un día espléndido, a pesar de ser invierno. In...
    aroint

    Tras la Tempestad

    Un dios menor con hambre de mundo; el despertar de la carne sobre el exilio de una cárcel de huesos. Llegó la decadencia de mi reino bajo el yugo de unos astros sin nombre, sin una ben...
    aroint

    Los Ojos Del Abismo

    En los ojos del abismo habita la cárcel de mis sueños, y se halla encerrada una promesa; la mirada seductora que liberará a los huesos de la carga de su carne. Algunos alzan la vista al ...
    aroint

    Profecía de Otoño

    Lo marchito abandona su último vuelo. Todo lo caído será la semilla de lo que está por llegar. Es tiempo de gusanos, de profetas. Nadie quiere volver la vista atrás; es mejor sen...
    aroint

    El Río y El Profeta

    Una roca en medio del arroyo, jugando a ser oasis del vacío. Unas aguas mudas, acechando al profeta ciego; mientras, su lengua da vida a las piedras. Una sombra, sentada en el de...
    aroint

    Icarus

    Siempre hallando en el cielo, aquello que está debajo. Arden los pájaros.
    aroint

    El Silencio de Los Mudos

    Rostro de piedra y corazón de fuego. Así el paladín de lo honorable, cubría los harapos de su misería. Así hería a la noche, negándole los ecos de sus estrellas. Así despojaba a la l...
    aroint

    El Valle de Las Sombras

    El Valle de las Sombras es el lugar sin nombre de los que habitan las entrañas del funeral del mundo. Bienvenidos a esta nueva Babel más antigua que el propio Tiempo; tres pilares sostienen su...
    aroint

    Los Pájaros de la Lluvia

    Los pájaros de la lluvia acarrean sobre su espalda todo un lamento de piedra. Cubren el cielo con su mudo canto sosteniendo la mazmorra de los sueños. Los pájaros de la lluvia se elevan po...
    aroint

    La Deriva de Los Tiempos

    Corazones náufragos vagando entre las arenas del tiempo. Hubo un lugar donde la tierra dejó de ser fértil pues el reloj de la vida, giraba y giraba, ahorcado por los hilos del destino. Ar...
    aroint

    La Letanía Del Mar Muerto

    Podría gritar hasta despertar al mar, podría escribir en la tumba abisal de su sueño eterno… …podría escribir podría gritar… Escribir y gritar escribir y gritar… … como un llanto ahogado… c...
    aroint

    El Final Del Crepúsculo

    "Dicen que el amor auténtico, puro como los níveos copos con los que el cielo nos recuerda que la belleza todavía puede existir, trasciende la distancia y el tiempo al igual que la nieve pinta la espe...
    aroint

    El Corazón Del Ahorcado

    Se ha dicho muchas veces, que el alma del pueblo murió junto con la de aquel muchacho que lo había llenado de vida con su ingenua bondad y un algo que pudiera considerarse cuasi mágico. El triste tran...
    aroint

    Eclipse

    Escondido tras los párpados de la noche, un arácnido teje el tapiz del destino. Consume hasta la última fibra de mis sueños, para cobijar a los niños muertos. En su frente, un cuerno de...
    aroint

    El Náufrago

    Pugnan los huesos por abandonar mi cuerpo con la impía ansiedad de una estampida de pensamientos rebeldes. Una mirada y se remueven las aguas… Se contrae la piel intentando asfixiar mis car...
    aroint

    La Flor de Medianoche

    Una flor de medianoche, más negra que la oscuridad abriendo los pétalos en su mortal abrazo. Su intimidad exuda los vapores de algo viejo y rancio, algo tan antiguo como el destierro del vergel m...
    aroint

    El Tributo de Mis Cenizas

    Cenizas… empañando mis pupilas y enturbiando la esperanza de la hoguera de los sueños; consumiendo el aire de un corazon reseco que vuelve al gris polvo del cual vino. Viento… desterrando a...
    aroint

    Soñar un Sueño y Morir por Ello.

    Caía la nieve cual ahogado sollozo, belleza mortuoria de lúgubre manto bañando de nácar las yermas planicies; una blanca melodía pintaba al viejo ocaso en el valle de los sueños quemados. Un pá...
    aroint

    Vuelo Descendente

    Y huiré bien lejos. No allá, donde vuelan las golondrinas, sino aún más lejos. Siguiendo a los pájaros negros hasta más allá de la lejanía desconocida; con mis alas rotas sin alzar el vuelo ...
    aroint

    Raining Blood

    Un purpúreo destello rasgando el oscuro firmamento. La matriz de la Esperanza profanada en su mortaja. * Agudos son sus lamentos, cuando el filo carmesí del horizonte, siembra la semilla maldit...
    aroint

    La Cólera de Todos Los Santos

    Se alzan las sombras desde aquel lugar donde los astros perdieron su gratitud con quienes amaron su luz con humildad. No se les permitió ni volver al barro, relegadas a ser polvo de siglos por la...
    aroint

    La Soledad

    Escondida por los rincones, la soledad yace en los brazos del olvido; se confunden luces y sombras en este lecho de suciedades. Atrás quedaron los palacios, y la belleza de mi sepulcro se fue...
    aroint

    Más Allá Del Oceáno

    Alcé la mirada al cielo por última vez, y vi como el día que estaba empezando a despuntar, difuminaba los restos de una noche que había brillado por su grisácea oscuridad. El día se presentaba tan nub...
    aroint

    El Verdugo

    Unas cuencas vacías se deslizan por los límites de su ceguera cual insecto del que solo quedara la cáscara; escudriñan las mazmorras del intelecto con el abyecto sigilo de una araña milenaria y c...
    aroint

    La Caída

    Y así, con la última lluvia de estrellas, el firmamento se despedía de la tierra. Descendían ya marchitos los pétalos, y caían también las espinas; su punzante resplandor fue la única constelació...
    aroint

    El Ojo Malvado

    Escondido en esas tierras donde la lógica abandonó a la razón se halla aquel lugar que nadie osa nombrar, pues sería clamar a algo oscuro que se agita entre lo más recóndito de la arboleda; una sombr...
    aroint

    La Noche Sin Luna

    Padre sembró la semilla, hundiendo de forma impía su cólera en las fértiles tierras que debieran haber recibido la caricia de sus manos, así tornando un vergel inmaculado en noche de estrellas s...
    aroint

    Los Ojos de la Suplica

    —Por favor sea breve —pareció decir con la súplica pintada en su rostro. Un intento de dar las gracias quedó ahogado por el trueno de mi arma y por el sonido de una lluvia de sesos al impactar contra ...
    aroint

    La Danza de Las Mascaras

    Baile de mascaras en el palacio sin Norte. Los muros se alzan mostrando sus mejores galas: la vastedad del silencio en su faz enmohecida y un obsceno sudario; la falsa algarabía cubriendo su d...
    aroint

    Los Dioses Ciegos

    Alzar la mirada al cielo, era sentir su marmóreo peso en los párpados, tornando en gris los últimos remedos de una reliquia llamada vida. Un craso favor para algo que semejaba una vieja baratija, de l...
    aroint

    La Llama

    I Por un instante, abandono lo inmaterial, pues se estremece mi carne ante la infamia de los designios sagrados. Atrás dejo a los demonios, espíritus burlones y malos hados, ¡atrás quedan...
    aroint

    El Velo de la Novia

    Era el día que llevaba esperando desde siempre; un día que le daba a la vida su razón de llamarse así. Acabó de acomodar el largo velo nupcial sobre su rostro y el espejo frente al cual se hallaba, su...
    aroint

    Las Fauces

    Afortunados los que habitan en la boca del trueno, pues otros no tenemos más cobijo que el silencio de nuestras gargantas. Nunca temí la gélida mano, que a todos nos espera para posarse en...
    aroint

    La Prosa Del Hogar de la Demencia

    Escondidas bajo las raídas túnicas de alguna deidad olvidada, deambulan nuestras sombras por el burdel del pecado original… tan pesados son los ropajes que eclipsan nuestras almas… y sin embargo… tan ...
    aroint

    La Princesa de Los Mil Años

    Era una noche serena, calmada… los ángeles dormían en paz en su cuna de estrellas, y la luna reinaba llena de dicha, olvidando por una vez un amor imposible por su astro solar. Un cielo nocturno, otro...
    aroint

    Ascensión

    Y vi el Cielo frente a mí. Unos decían que semejaba un eterno ocaso. Otros sentimos la placidez del ascenso, hacia un amanecer escondido tras las puertas del Paraíso. Algunos esperaban qu...
    aroint

    El Largo Adiós

    Recuerdos… esbozos de una melodía que a veces creo todavía sentir flotando en el ambiente. Remedos de algo que se diluye con un humo que vuelve grises mis pupilas, elevándose la mirada hacia la nada. ...
    aroint

    Cien Rosas

    Con mucho mimo, apretó la tierra que cubría el último de los agujeros. El anciano se secó la frente con una mano temblorosa. El sol brillaba con todo su esplendor. — Son rosas como tú, aunque no ta...
    aroint

    Lacrimosa

    Y vi caer a los ángeles, en una noche oscura, sin la luna que vela sus sueños más allá de las negruras. Sembraron con mil lágrimas mi frágil jardín, volviendo yermas las flores, con la sal ...
    aroint

    El Encuentro

    Nunca había sentido la noche como mi hogar, aunque siempre fue la divinidad a la que mis carnes rendían su mórbido tributo. Lo que otrora semejara la raída túnica de un redentor caído, ahora parecía a...
    aroint

    Hijo de la Luna

    Ella amaba la Noche, pues solo la caricia de la afilada Luna, podía despertar los sueños en su mórbida carne. Él era súcubo nocturno; devoraba con ternura su corazón el hambre, cual amorosa ...
    aroint

    El Grito

    Solo un terror mudo, puede romper el silencio de una vida carente de estrellas. En su infamia, las constelaciones de los susurros conducen al inexorable tributo. Es el precio. Lo que nunca ...
    aroint