TusTextos.com

En Aquellos Días.

Días antes de navidad mis padres me obsequiaron un globo terráqueo que al tocar su base esta se iluminaba, este regalo me pareció sensacional ya que en mi habitación nunca había tenido luz, era un cuarto frió y obscuro, sin ventanas, ningún rayo de luz era lo suficientemente extenso para alcanzar a rozar esa habitación; es por esta razón que la idea de tener por fin un poco de luz era magnifica; la luz que esta lámpara disfrazada de mundo dispara no era muy grande pero eso no me importaba ya que por fin podía mirar en la obscuridad. Gracias a esta lámpara al fin podía leer en las noches en las que me era imposible conciliar el sueño, mi libro favorito era el de Historia Universal, ya saben el que te dan cuando ingresas a secundaria, me gustaba leer mucho ese libro, en especial los capítulos dedicados a la segunda guerra mundial, no sé que tenían esos relatos de guerra que me fascinaban, sonara tonto pero cuando escuche por primera vez el nombre de Adolf Hittler y conocí su historia y su ascenso me di cuenta que este sujeto era todo lo yo que siempre había querido ser, un líder nato capaz de dirigir una nación hacia lo que él creía que era lo mejor para su patria, no solo convenció a su pueblo de que él era el salvador que su país había estado esperado, los convenció de ir a una guerra que estaba destinada al fracaso y la miseria alemana; este hombre me tenia fascinado, nunca antes había conocido a un ser mas extraordinario como Adolfo Hittler, me atrevo a decir que hasta el día de hoy lo considero unos de los hombres más influyentes en mi vida, tanta era mi admiración por el que comencé a sentirme NAZI, nunca he sido una persona capaz de odiar a alguien, no soy rencoroso, ese es uno de mis defectos, es por esta razón que siempre supe que jamás podría ser un soldado NAZI, jamás podría odiar a un judío o a una persona distinta a mí, Hittler se avergonzaría de mi, pero esto no impidió que yo pudiera soñar, por primera vez en vida tuve un sueño, y este era ser el líder de una nación y llevar a esta hacia un mejor mañana, cada noche después de que todos se iban a dormir, yo permanecía en mi alcoba ideando planes para una posible guerra, tácticas militares, un listado de las máximas potencias militares en el orbe, donde comenzaría mi primer ataque y ante quien seria, practicaba mis discursos para envolver a las masas y que me siguieran hacia un mejor mañana sin importar que, pese a estar solo en mi habitación en mi cabeza la multitud coreaba mi nombre y depositaba sus esperanzas en mi, en mi imaginación yo era el líder que ellos necesitaban, en mi imaginación yo era el líder que nunca seria, por primera vez empecé a considerar la idea de que el destino si existía, y mi destino era lograr algo importante para la humanidad, algo que dejara mi huella marcada en los libros de historia, mi nombre significaría algo. Durante mucho tiempo mi fascinación con el liderazgo de una nación fue todo para mí, no había nada mas en lo que pensara, para mí era todo, hasta que un día que no vi venir, algo fuera de mi imaginación sucedió, mi hermano me obsequio su guitarra, de manera inmediata me enamore de algo que ya conocía pero que jamás le di la importancia que hasta el día de hoy le doy, la música se convertiría en lo más importante para mí, los sonidos que un instrumento es capaz de emitir jamás considere que me hicieran sentir tan triste, tan alegre, tan motivado, inspirado, una vez más volvería a soñar. Los sueños de regir a una nación habían quedado atrás, ahora una nueva meta surgía en mi cabeza, mi sueño seguía siendo el mismo, lograr algo importante para la humanidad, solo que ya no sería mediante un discurso o una guerra, sino mediante música, mis canciones marcarían a toda una generación, me considera el nuevo compositor que el mundo estaba esperando, ya no buscaba la aprobación de una nación, buscaba la admiración del mundo, esta de mas decir que fracase, no me arrepiento de considerar a la música como lo mejor que me pudo haber pasado, me arrepiento de haber intentado usarla para mis fines egoístas, no hace poco tiempo abandone todo esperanza de ser el artista musical que cambiaría a toda una generación, ahora solo disfruto de una buena canción, de una buena melodía que me haga soñar y creer que todo estará bien aun cuando no. Conforme pasaban los días, los meses, los años, me vi envuelto en un conflicto emocional, ¿hacia dónde se estaba dirigiendo mi vida?, los sueños de mi juventud solo eran anécdotas hoy, no tenía nada por lo cual seguir adelante, así que tome una decisión, si yo no sería quien lograre algo importante en esta vida, al menos seria el padre de quien si lo lograre, educaría y criaría a mi hijo no para que cumpliera mi sueño, sino para que cumpliera su destino de nacimiento que sería ser el hombre más importante que esta vida haya conocido, siempre imagine que yo sería un gran padre, siempre estaría con mi hijo, jamás lo abandonaría, en mi cabeza la imagen de una familia perfecta rondo, una esposa cariñosa y comprensible, gran madre amorosa, hijos de los cuales no importara que siempre estaría orgulloso de ellos, yo como el padre y el esposo que siempre daría todo por ellos, una foto familiar en mi cabeza se convertiría en mi nuevo sueño, la perfecta imagen de la familia perfecta con el pasar de los tiempos se disolviendo en las arenas de lo imposible, el hermoso hogar que pinte en mi cabeza se convirtió en una habitación vacía y la familia en soledad. Una lagrima recorre mi rostro cada vez que pienso en todo aquello de intente y nada logre, toda mi vida ha sido un constante sueño, terminaba uno y comenzaba otro, honestamente hoy les digo, ya me canse de soñar, es tiempo de despertar. Después de tanto tiempo de reflexionar, me plantee una pregunta a mí mismo, ¿si pudiera cambiar algo de mi pasado que sería?, hay tantas cosas que me gustaría cambiar pero en este no momento solo me viene una cosa a la mente, me gustaría volver a esos días antes de navidad y jamás haber recibido como regalo ese globo terráqueo que al tocar su base se iluminaba y funcionaba como lámpara, haber dicho que no lo quería, rechazarlo repudiarlo, jamás haberlo conectado en mi cuarto y prender su luz que erradico toda obscuridad en el, debí permanecer a obscuras y así jamás habría podido leer ese libro de Historia que me hizo soñar por primera vez, tal vez mi vida hoy no sería tan distinta sin esa lámpara, pero si estaría llena de menos fracasos, los sueños me hicieron creer que todo era posible y la realidad se encargo de desmentir dicha teoría, así que, no tengo nada más que decir, mas que, ya estoy cansado de soñar, es tiempo de despertar.
Leocastvalz199103 de marzo de 2015

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Atalita

    Los sueños son hermosos siempre y cuando sean cumplíbles y alcanzables. La idealización puede ser el fracaso de un sueño. Muy buen texto,feliz de leerlo.

    04/03/15 10:03

Más de Leocastvalz1991