TusTextos.com

New Laredo Times Parte I

Hola, me escuchan, bien; hola mi nombre es Leonardo Castañeda y soy un periodista que tiene una columna en el periódico New Laredo Times, mi trabajo es simple, doy mi opinión sobre lo que está bien o mal con mi ciudad, siendo pesimista tengo tiempo que no escribo una columna positiva sobre la ciudad que me vio nacer, o una negativa, tengo tiempo que no escribo nada que me haga resaltar de mis demás colegas, el nombre de mi columna es “La zona caliente”, ¿Por qué llamarla así?, bueno, el nombre se me ocurrió ya que en mi ciudad las grandes temperaturas son algo característico, alcanzamos máximas de 42 grados centígrados con mínimas de 38 grados centígrados, suena exagero, quisiera que fuera así, pero no lo es, esto además de que en la ciudad de New Laredo la violencia que azota a las calles ya se volvió parte del folclor, los tiroteos entre bandos rivales ya no eran exclusivos de la noche, conforme el tiempo transcurrió estos enfrentamientos invadieron la luz del día, cualquiera que tuviera la mala suerte de transitar por el lugar equivocado a la hora erróneo podía ser testigo de crueles enfrentamientos, ir por tus hijos a la escuela se había convertido en una actividad mortal, no llegar a tiempo a tu trabajo era obra de un milagro ya que evitabas los tiroteos, la ciudad de New Laredo era una zona prácticamente de guerra, o así lucia gracias a la entrada de las fuerzas militares a nuestra ciudad, todos estos elementos formaron el nombre perfecto para mi columna, “La zona caliente”. Mi columna era la más popular del periódico, yo era el único periodista que se atrevía a abordar estos temas, los demás tenía miedo de hablar o emitir opiniones al público, existía una ley no escrita redactada por los villanos que secuestraron a nuestra ciudad, la ley consistía en no hablar bajo ninguna razón sobre los problemas que enfrentaba New Laredo, por ningún motivo se hablaba de violencia, injusticia, extorsión, decapitación, y lo que aquí llamamos Balaceras, quien no se atrevía a seguir esta “ley” era sacado de su hogar, llevado a lugares lejanos donde la ayuda jamás acudiría a tu auxilio, recibías una golpiza extrema que el tan solo respirar era causa de dolor, quienes ejecutaban estos castigos tenían buenos modales, te levantaban de tu casa, te llevaban a un lugar desconocido, cumplían con su trabajo, y te regresaban a tu hogar, con la promesa de que la próxima vez a quien llevarían de paseo seria a tu esposa, madre, hijos (s), etc., todos tenían miedo de esta ley, incluso altos funcionarios hicieron ver a la ciudad como un paraíso, el lugar más pacifico para vivir, propagandas, comerciales eran transmitidos a diario, siempre vi estos comerciales como tratar de pintar el infierno de rosa o cualquier otro color, sin importar como lo decoraras, seguiría siendo el infierno; por un tiempo esta ley fue firmemente respetada por toda la población, hasta hace unos años que logre graduarme, termine mi licenciatura, necesitaba un trabajo, un periódico local me ofreció empleo, acepte, principalmente hablaría sobre deportes, sería algo sencillo ya que soy un experto en el tema, pero quería un reto, no hablar sobre algo que ya conozco y manejo, quería aventurarme y hablar de lo prohibido, todos somos valientes hasta que enfrentamos las consecuencias de nuestros actos ¿no es así?, decidí ser el primero en un largo tiempo en hablar sobre las condiciones en las que se encontraba mi amada ciudad, quería mostrarle al mundo lo que New Laredo era, una ciudad sin valor, no me importaban las consecuencias, solo me importaba el prestigio, era joven y emprendedor, era tonto y desafiante, era un hombre que estaba a punto de conocer el verdadero significo del dolor y sufrimiento.
Leocastvalz1991Publicado el 04 de marzo de 2015
Archivado en ficcion con un poco de verdad la magia de la tinta blablablablalbalbalbalb

Más de Leocastvalz1991