TusTextos.com

Mi Inspiración Favorita.

Que envidia sentí al escuchar aquello. Esa conversación me dejó inquieta. Él estaba allí, en mi sofá, iniciando una de esas conversaciones típicas de madrugada. Su filosofía siempre me ha impresionado, pero aquella vez me cautivó. Me lo dijo mirando a la nada, como cualquiera de esas cosas que salen desde dentro sin motivo y parecen de película. Entonces, me dijo(palabras textuales): «Es que me quiero, pero me quiero de verdad. ¿Sabes de esas veces que quieres tanto tanto a alguien que eres incluso incapaz de ver sus defectos, aunque los tengas delante de ti? Pues así me siento yo, pero conmigo mismo. No sé si es bueno quererse de esa forma, y tampoco es que sea un creído, simplemente me quiero, y eso me hace sentir bien». Y allí estaba yo, de rodillas, acariciándole el pelo, mirando sus ojos que delataban su plena sinceridad, notando la envidia más enorme del mundo por no sentir eso por mí misma, y a la vez imaginando lo bonito que tiene que ser enamorarse cada día de uno mismo, llegar a saber lo que es amarse y respetarse, valorarse por encima de todo.
Aquello me hizo darme cuenta de donde está el verdadero secreto de la felicidad, y fue precioso que precisamente él me lo enseñara, con esto, pongo punto y final a este párrafo, este trozo, este fragmento, esta historia, este diario.
Ya no tengo nada más que buscar, porque ya me he encontrado.
Me has encontrado.
22 de agosto de 2016

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Kafkizoid1

    Yo he dicho eso, pero ya no más.

    22/08/16 12:08

  • Lepont

    bien.

    21/04/17 12:04

Más de Lepont