TusTextos.com

Ella Era Preocupada y Despreocupada a la Vez.

Ella tenía la gran manía de morderse el labio inferior mientras hablábamos. Ni tan siquiera se daba cuenta que lo estaba haciendo. Esa era su forma de relajarse, morderse el labio, no era consciente de lo sexy que se veía haciéndolo. Y es que tenía la mente tan ocupada, ni Dios sabe en cuantas cosas tenía la cabeza esa mujer. Lo más preocupante, es que siempre daba una imagen de serenidad y pasotismo. Una imagen completamente contraria a lo que era realmente. Pero para conocerla bien tenía que darte permiso. No te costaba hacerte amigo de ella, tenía un carácter bastante amigable. Pero conocerla bien ya era otra cosa. Quien sabe cuáles habían sido los motivos para que se hubiera construido una gran fachada. Pero debajo de esa fachada se hallaba una mujer llena de nerviosismo, con miles de preocupaciones y de problemas, pasados y presentes. Y eso fue lo que me enamoro de ella, que a pesar de creerse realmente débil sabia como mantenerse fuerte, no necesitaba que nadie la cuidara. Ella no buscaba un príncipe azul, en absoluto, ella sabía perfectamente cómo utilizar una espada.
24 de abril de 2017

Más de Lovestory