TusTextos.com

Ad Aspera Per Astra

A veces,
por amor,
soy civilizado
y entonces,
enamorado
o por otra razón
(una cualquiera)
soy pira que no arde
y fuego que no quema
heredero de músicas
que van dejando de sonar.
El desgaste prematuro
del sol en días nublados
aún iluminando
que nadie me dijo de parar.
La bandera a media asta que ondea en tramontana
la espada simulada que defiende tu reino
mi padre de viaje con su nueva caravana
impasible a la quimera de un peaje como premio.

A veces sin ser consciente,
soy todo eso y bastante más.

Entonces entierro tu semilla latente
en el suelo aún por arar;
del mar hago la fuente,
el viento llamo a que me ayude en la labranza,
haciendo de las olas nuestra unión eterna
y de la espuma que me alcanza
un juramento a la fidelidad&
hasta que ya el mar se me hace océano
y escapo tierra adentro
buscando sirenas que me bailen el agua
y estatuas de sal que me recuerden lo que fui.
Y me siento bestia dentro de una jaula
sediento de la libertad que un día vendí.

-
A veces,
sueño,
y sueño,
que te entrego
la mandíbula del lobo destructor de mundos,
el órdago a la grande de una partida trucada,
el sexo por compasión a un moribundo
y la cobardía en su versión enmascarada.
Y sueño,
que no obtengo
ni un maldito gramo de la magia
que nos hizo coquetear tras bambalinas
y te dejo abrazada a la desgracia
de los ciervos que exploran las colinas.

-
Me gustaría proponer un intercambio.
Si puedes, sueña tú, a solas
con un campo de flores amarillas,
que rechazo hasta las semillas
de los lechos de amapolas.
Te doy amigos que me olvidan a hurtadillas,
bocados que hoy se me hacen bola.
Te doy ingenuos que hincan la rodilla
y verdades falsas a punta de pistola.
Solo te pido,
solo te pido,
que sueltes al viento el yugo de Medusa
para ser verdugo sin remordimientos;
que me vuelvan de piedra tus excusas
y tu anarquía me deje sin aliento.
Y que des la arena que almacenas en tus dunas
para hacer relojes de arena en el desierto,
y arañarnos las pieles con las uñas,
vivir con lo poco que nos quede
prorrogando el presupuesto,
porque no quiero más vida que una
la otra es para beber después de muerto.

-
A veces,
sé que a medianoche pasaré las doce pruebas,
sumergiré para siempre la poesía de la guerra
y seré capaz de prosas más valientes.

O puede que siga la cosa como siempre
y vuelva a mirar a las estrellas,
ansioso de una vida paralela,
soñando futuros diferentes&
Luko179110 de junio de 2020

Más de Luko1791