TusTextos.com

Esta Noche Cruzamos El Indo

Búscate otro reino, me dijo mi padre, porque este es demasiado pequeño para ti.
No habló del viaje de vuelta,
ni me explicó que el mundo es finito.
Pero me lancé a conquistarlo
con las armas del que se sabe vencedor&

He tenido que dejar de odiar a los hipócritas.
Porque ahora soy uno más entre el ejército,
deseoso de vivir de espaldas a lo incierto
y de emocionarse al canje de un aplauso.

La misma ropa de hace diez años es el hábito que hace al monje apostatar.
Hoy las arañas viajan en colas de serpiente
y malgastamos flechas en luchar con los monos que juegan en su manglar.

¿Y qué hay del poeta?
Hay algo de él en la incorrección,
en cada mentira de esta campaña,
en cada púa en herida abierta
y en cada crudo verso descartado por no herir.
Prometeo eviscerado de su gloria, ahí en el Caúcaso.

Las palabras las sigue arrastrando el viento,
pero solo impulsa trirremes fenicios
y yo perdí la cabeza
asediando fortalezas
y no tumbaré los muros con balistas&

Te equivocas tú, que me tachas de fascista
pues yo no soy heraldo de la guerra
ni me siento más brillante por nacer con estrella,
ni soy hijo de un dios por un oráculo en mi senda.
Pero admito que sin tu atención
soy águila caída,
Persépolis en llamas,
poesía pagada de sí misma,
lasciva y perfumada.
Vine a vengar mi reino,
así que la suerte está echada.

Esta noche, bella Roxana, vamos a cruzar el Indo.
Y no me mires con tristeza, que sé lo que me espera.
Elefantes y motines, sangre amiga en mis festines.
Remar todo el desierto de Gedrosia
para morir a orillas de Babilonia.
Pero recordarán, Roxana,
que hice caso a mi tropa
y regresamos.
Y eso les bastará, y puede que a mí también.

Porque quizá dimos la vuelta,
y ahora no soy Narciso de un Ganges prometido...
Pero en esquife de Caronte
mi corazón llegó al océano
allí donde el mundo rompe.
Me sumergí siendo poeta,
y nunca volví del horizonte.
14 de agosto de 2018

Más de Luko1791