TusTextos.com

Irónica Comedia

Llegó un momento,
tras la resaca
y sus juegos de toma y daca,
en pos de un sentimiento,
me intenté acordar
de toda mi historia.
Traté de alcanzar
con más pena que gloria
ese rincón de mí.
No pretendía olvidarte
pero las cosas no salieron así.
Repetí los errores
por los que dejaste de amarme.
No valían las flores,
para reconciliarme contigo.
Novato en el oficio del amor,
imbécil que merece castigo.

Cuando compartí la cama
con aquella diosa caída del cielo,
no pensé en ti,
y me duele reconocerlo.
Era una belleza
de esas que hielan la sangre,
que despiertan el hambre
vestidas de pies a cabeza
con un manto de tristeza.

Su sonrisa me dejó congelado,
un honor fue haber gozado
de su querida presencia,
pese a ensuciar mi conciencia.

No sé si te lo conté,
con una borrosa llamada
de madrugada,
despertando a tu padre.
Sé que te pusiste a llorar
cuando yo ya no estaba,
después de decirme
que no pasaba nada.
Y me dio por creerme
un rey de carretera.
Pensando que tú
solo eras la primera,
que después de ti,
vendría la primavera.

Tu cicatriz aún la llevo,
con orgullo de guerrero.
Y si te veo algún día,
no negaré si me vuelve a doler.
Después de todo,
ni yo te merezco,
ni tú estás en edad de merecer.

Luko1791Publicado el 03 de noviembre de 2011
Archivado en desamor memoria hombre poesia olvido sentimientos

Más de Luko1791