Micro-relatos_2

Ese día entré como todos los días y la encontré sentada junto a la ventana. Me dispuse a preparar el anotador y acomodar las preguntas que le haría. Estaba un poco nerviosa, el día anterior había resultado un poco abrumador.
-Hola abuela, ¿Cómo estás?
Me miró y sonrió. Pensé que ese era el día indicado para hacerle esas preguntas que tanto deseaba hacerle.
-Mirá, te traje palmeritas y unos chocolates que voy a dejar para que comas después. ¿Cómo dormiste?
No volvió a mirarme. Se fue perdiendo de nuevo en la ventana y ya no dijo más nada. Otro día más pensé.
-Yo voy a quedarme al lado tuyo por si queres conversar- Le dije y me senté en un sillón blanco enfrente de ella. Tenía un camisón Blanco y una bata gris impecable, como siempre se vistió. Era muy coqueta y arreglada. Recuerdo verla con esos peinados altos mientras escuchaba canciones de Tita Merello. Las representaba mientras nos hacia la merienda a mí hermano y a mi. La escuchaba fascinada decir esas estrofas. Hoy resuenan y me acuerdo de esa mujer fuerte que en algún lugar de esa viejita sentada en ese sillón blanco está. Esperó que vuelva así puedo decirle lo que la admiro. Pero por ahora solo me resta esperar a que me hable, si quiere& hoy o mañana.

05 / junio / 2018

Etiquetas:

Mas de Marc3mass