TusTextos.com

El Alma Movil/ The Soul Phone/


¿Tuvo problemas cuando se murió? ¿Lo enterraron o cremaron correctamente? ¿Está usted cómodo con los gusanos? ¿Fue víctima de un asesinato, de un envenenamiento? ¿Su hijo lo enterró contra su voluntad?

Estas y otras grandes incógnitas se preguntaba la humanidad entera a comienzos del Tercer Milenio. Sobre todo, después del famoso y Apocalíptico 2012. No se acabó el mundo como la gente creía, sino que se inventó el famoso soul phone o alma móvil, un comunicador hacia el más allá.

Sí, fue el final de los tiempos tal y como se conocía. Este dio paso a una cultura más mentalizada en el más allá. Los gringos pendejos trataron de hacer negocio y colonizar el mundo fantasmal con el cual acabábamos de entrar en contacto. Pero pindinga, se fueron en caldo.

Cuando el hombre se dio cuenta de que existir no era solo en esta vida, sino que había vida más allá de la vida. Para muchos el suicidio y la autoeliminación les pareció el paso más fácil a seguir, pero el problema resultó que con tantos suicidios las líneas se comenzaron a congestionar. Y estos, los suicidios, fueron prohibidos en este mundo, prohibiendo, del mismo modo, el uso de tarjetas, chips o móviles en el más allá, que para esos instantes ya no era más allá, sino que estaba más acá.

Los primeros que hicieron uso de este alarmante, increíble, e imposible invención fueron los médiums y los taroteros, pero cuando se patentó la patente y fue de uso común; las propagandas y los comerciales dedicados a ambos lados saturaron las comunicaciones audiovisualespirituales, una nueva palabra fue añadida a nuestro vocabulario y de ahí siguieron más, muchas más. Fue como abrir la caja de Pandora.

Fue Sir Heres Cauhgon quien inventó tan magnifico invento. Médium de profesión, asistido por Yame Mori, en calidad de alma de ultratumba en una sesión de espiritismo; quemaron cerebro, pestaña y cejas y dieron vida a este grandioso invento.

Con la invención del soul phone o alma móvil muchos negocios de médiums, espiritistas, shamanes y dioses se fueron a la mierda. ¿Paque necesitabas de ellos si bastaba con tan solo marcar su número y tu muerto favorito te contestaba al toque?

Las llamadas a larga distancia se medían por años, meses y siglos, pero si llamabas a los 5125 años antes de Cristo no había respuesta alguna. Nadie sabe que pasaba en esos lares, parajes y edades. Por supuesto que era un poco difícil y extremadamente caro comunicarse con muertos más muertos que tres años, pero todo era posible si había el dinero adecuado.

Las tarifas comerciales empezaron a competir entre ellas, y las funerarias también. Había casos, como, por ejemplo, de Funeraria Renato que rezaba así:

FUNERARIA RENATO

¿Fue víctima de un balazo?, ¿De una explosión?, ¿O quizás de un asesinato? ¿Está muerto?, ¿tiene problemas económicos?, ¿Comenzó a podrirse? No se desmorone, nosotros somos la solución. Nosotros lo enterramos, parado, sentado, de costado, hasta echado. Nosotros lo hacemos por Ud. Tan solo muérase y lo comprobará. Acuérdese: "No deje para mañana, si se puede morir hoy" Aproveche nuestro especial de fin de semana: Pague un muerto y entierre dos.

Todo había cambiado, ahora sonaba en las ondas radiales: ULTRATUMBA La Voz del Muerto. Los difuntos tenían, por fin, su voz.

También las videocámaras y los entierros se volvieron muy solicitados. Verse a uno mismo siendo enterrado, era una experiencia muy traumática y como que descomputaba, pero al menos podías verlo con la familia, con la viva o la muerta, quienes te consolaban. El problema que yo tenía es que a mi entierro no asistió nadie y al final, el único que lloró en mi funeral, fui yo mismo.

Pero gracias a Dios que desperté. Ya estaba muy loco el sueño.
MclunaPublicado el 10 de abril de 2019
Archivado en cuentos inutiles

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Regina

    Pues menos mal que fue un sueño. Tan fantástica historia como todas las que nos deleitas aquí.
    Saludos cordiales.

    12/04/19 05:04

  • Polaris

    Talento, imaginación, locura, esperanza, fantasía:

    Literatura.

    Son las herramientas de un escritor y tú lo eres.

    Un abrazo.


    Pol.

    12/04/19 07:04

Más de Mcluna