TusTextos.com

Ayahuasca

Dejemos que esta historia se presente sola, vamos a convocarla, así como el shamán icarea su mapacho, icareemos a la musa de la historia. Icareemos ríos y nubes y caballos al galope, imágenes transparentes bailando alrededor de un árbol, un río seco y dos pescados moviendo las aletas en loco frenesí.

La musa lleva cabellos de oro y porta un largo escote que descubre sus nalgas, él entra y la ve, apura de un trago dos dosis de ayahuasca.

- ¿Llevas papel higiénico? - pregunta
- No... pero tengo insulina.
- Llevemos a estos dos tarados fuera de aquí. Uno de ellos ya me faltó el respeto 8 veces y no lo aguanto más.
- Y bueno para lo que sirve el fósforo.
- Ah. Bueno.

La musa los mira, saca el pecho y se pincha las nalgas con un Soufflé, carne meat loaf y pescado strogonoff.

- Esta servido - canta exuberantemente.
- Ya calla mierda - le responde el público.

La señora de las nalgas coloradas baila al son de un pedo largo y sonoro. La habitación me da vueltas y caigo sumido en un sopor de los demonios, los cuales se encargan de pinchar mi alma con largos tenedores, tenedores de Braniff. Yo no sé por qué... si Braniff ya no existe!!

- ¿Es que estamos todos locos acá o solo yo?
- Hagamos las paces - grita la Musa- Icareemos algo más, más tranquilo; no este caos, desorden. Alas rotas en tempestades ojinegras cubiertas de pus y dada a alimentar a los generales.
- ¡EH! ¿Qué está pasando acá, un ser de otro mundo ha tomado mi cuerpo y escribe por mí?, ¿que escribe?, ¡No lo sé! No importa, él solo escribe, escribe y escribe y nada tiene coherencia, ni sentido, no hay un orden en esta cosa. ¿Dónde estoy?


De vuelta por el barrio.

- ¿Que han estado haciendo? - pregunta Cushpín el loco.
- Shhh, SHHHH estamos Icareando.
- Eh. Uh. JU! ¿Cómo es eso?
- ¡Ya cállate y observa! -dice la musa gorda.

Abre la boca y canta, canta largo, le canta al río y su profunda voz cruza el espacio, la ciudad y el campo. Es eterna, etérea y real. Más real que la vida misma, y eso lo aterroriza. Tan solo saber que la vida tiene final no es muy prometedor, que digamos, para un mortal.

- Icareemos, icareemos todos junto. Pasa el mapacho.!! Ya deja el ayahuasca huevón!!
- Sigue cantando, sigue cantando por favor Expulsa a estos espíritus lejos de mí. Aléjalos. Que no me toquen, que no me hieran. ¡Canta, canta, canta CARAJO!!
- Icareemos, icareemos amigos. Vamos señor cigarro, mapachito que todo lo sabe, bendice esta ayahuasca que he de tomar.
- Icareemos, icareemos, canta, canta, que se va, se va.
- Allá voy hermano. Espérate un tantito no más!

Zuam se zampa dos dosis más. Ploom explota el cerebro y encuentra al amigo en pleno vuelo místico.

- Maestro, maestro, maestro chamán ¿tú aquí...?
- Si, acá estoy. Aguanta Roberto.
- Maestro, maestro...
- ¿Qué cosa Roberto? Acá estoy.
- Maestro... - dice Roberto.

Abre los ojos, lo toma del brazo, lo agarra violenta y fuertemente hasta hacerlo sangrar.

- ¿Qué pasa Roberto? ¿Qué pasa?
- Sí usted está acá... ¿Quién mierda está cantando afuera?

- Icareemos carajo, icareemos. El maestro ya entró y esta con Roberto.
- Canta gorda de mierda, canta que el maestro ya llegó, ya tiene a Roberto, ya lo trae.
- Canta gorda, abre las nalgas y canta.

La gorda canta y canta y canta y su canto trae de vuelta al maestro quién trae de vuelta. a Roberto.


MclunaPublicado el 24 de enero de 2019
Archivado en trips surrealistas

Más de Mcluna