TusTextos.com

OtoÑo Sentado En la Escalera

Sucumbren las hojas bajo el peso de su silencio.
La ingratitud del tiempo seduce su unidad con el árbol
y desplegando su soledad, forman parte del silencio.
En ese acto, la mirada capta el gesto constante,
la sumisión arbórea y la ausencia de orgullo.
Cada hoja es un todo que renace en su agonía,
un declinar de mil soles o el purpurado nimbo sobre el cielo.

Descubrir la falta de egoísmo de cada árbol.

¿Dónde acudireremos en busca de suave sombra?
La misma noche acalla los gemidos de las hojas pisadas
en un sentir que llaman Otoño.

Las palabras caen del mismo modo.
En presentidos mensajes de una primavera ausente,
los verbos nacen del infinitivo exigente
inconsecuentes ya desde los labios macilentos de los oradores.

Las manos tiemblan al tocar la tierra,
abandonada en su esencia por la negación del árbol,
la ocultación de las verdades, la dolorosa mirada de mil cuerpos.

Mil hojas y mil cuerpos: doliente otoño donde las pisadas
abaten la indiferencia y siguen firmes un paso que nunca acaba.

La palabra, ausente de ese alma nacida o renacida,
reclama su naturaleza proverbial, su sanadora estirpe,
su sinrazón en boca de los poetas.

Llega, sin más, el anunciado tiempo de silencio,
donde la medida de la razón arrebata el pálpito
y nos condena a un silencio obligado colgado
sobre cada rama desnuda de los árboles callados.

¡Cuánto vacío en tu proximidad, ejercicio de desesperanza!
Me alcanza el rayo de cada instante en el penumbral estado
donde eternamente callado...
suspendo mi decir a cambio de mi ceguera.

Neogrekosay201219 de noviembre de 2012
Archivado en:
lirismo otonal

6 Comentarios

  • Buitrago

    Me encanta la descipcion de tu estacion
    Un abrazo

    Antonio

    19/11/12 07:11

  • Bierrodot

    Me llegó a la mente un momento previo a la muerte; unos días de dolor y arrepentimiento, de llanto, de fortaleza, donde cada hoja amarilla o marrón cae como los minutos de aquel que padece cáncer, del mutilado, del que se despide del alma clavándose las uñas en cortesía a la desesperanza.

    Considero que en ninguno de mis comentarios he atinado lo que los textos que acabo de leer, refieren. Por otro lado, creo que esas reflexiones que surgen de mi cabeza y se deletrean en mis ojos, son producto de la profundidad misma que hace nacer a todos los significados, que mis pensamientos vienen del tronco común de la imaginación, estimulada por grandes lecturas, como las tuyas.

    Algo cierto, es que eres a quien después de leer, me llevo rebotando en la cabeza. Será por tu limpieza lírica, será por tus aportes intelectuales, o simplemente porque en un fondo oscuro, tocamos mutuamente nuestras manos para ser autores de lo que consideramos nuestra propia expresión literaria.

    SALUDOS!!!!

    ÚNICAMENTE SALUDOS!!!

    19/11/12 10:11

  • Serge

    Neo:
    Tanto sentimiento has volcado en este hermoso poema. Una emoción que no logro nombrar inunda todo mi cuerpo, quizá sea la añoranza de muchas cosas que han quedado en el olvido.
    Tu otoño me llena de melancolía pero viste de belleza mi ser,

    Gracias por escribir y por existir.

    Serge.

    19/11/12 11:11

  • Elmalevolico

    Lo que más me llamó la atención fue esa escalera... tan larga que causó mortal fatiga... tan piadosa que permita descansar en sus peldaños y mirar la hojarasca a través de los ojos tallados, cansados y como tú mismo dices: ciegos...

    un poema excelente amigo...

    Saludos...

    20/11/12 12:11

  • Asun

    Me gusta mucho el título, hay frases que me parecen para coleccionar, porque dicen mucho, o sugieren muchísimo.
    El otoño sentado en la escalera, es una imagen que me hace inventar a su alrededor.
    El resto del poema también me gusta, pero el título...
    Besos.

    20/11/12 05:11

  • Vocesdelibertad

    Dejaste a mi corazón con la expectativa del otoño, prendido y quizá en una espera con soledad pero pura. ¡Cuánta belleza en cada uno de tus versos! Se siente cómo la primavera va preparando al corazón y cómo este va agudizando porque también desde allí hay cosas que admirar. ¡Qué noble paz! transmite tu poesía.

    Para mí, me dejas un hermoso otoño, luciendo la vida desnuda pero con esa grandeza de lo vivido.

    Es un lujo y un honor poder leerte

    20/11/12 06:11

Más de Neogrekosay2012