De Tiburones y Besugos

El día que una ola salte más de lo convenido alcanzaré el asfalto. Mientras tanto, debo continuar sumergida en este mar azul, a veces gris. Recuerdo de pequeña, preguntarle a mi madre de qué color eran los peces: -¿Azules o rojos? De todos los colores-respondió ella-, el mar es inmenso y hay millones de peces. No conozco todos los colores- dije. Y el silencio. Ella continuó cocinando y yo, creciendo. Observando peces, aprendiendo colores. Hoy, que el oleaje es más fuerte, y el salto más probable, observo a los tiburones, a las sardinas, a los besugos& sin aún conocerlos todos, intentando cambiar de mar, cómo quién lo pretende hacer de vida.

18 / junio / 2018

Etiquetas:

2 Comentarios

  • Menisto

    La vida es muy diversa con contextos que fluctúan entre lo bueno y lo malo, pero pienso que el sueño de cambiarla es absurdo si no despiertas para comenzar a materializarlo. Buen texto Niebla.

    18/06/18 11:06

  • Niebla

    Gracias Menisto, sí es necesario a menudo despertar. Un saludo

    19/06/18 04:06

Mas de Niebla