TusTextos.com

La Productividad es la Esclavitud Moderna ¡putavida!

De golpe paro de la vorágine que era su vida, únicamente para vivir. Sin tiempo para hacerlo.

Hubo unos años, hace mucho, que nunca creyó posible cobrar las 5 cifras que llegó a cobrar. Sin embargo, eso no hace que todo lo imposible lo deje de ser. Ni todo no es imposible ni todo es posible. Pero jamás se dio cuenta hasta ese instante que el autoritarismo puede ser un mal particular, una flagelación a uno mismo, procurar una productividad en diferentes niveles tan estricta que arrincona la creatividad y la vida.

-Bailemos debajo esa fina lluvia. Dejemos volar la imaginación.- Le dijo un antiguo novio hace casi mil años. Y se negó, abandonándolo.

Vivía galopando entre la ansiedad de la juventud eterna y la ansiedad del rendimiento laboral, y al final, de tanto imponerse realizarse en todo, a coste de imponerse tanto, se dio cuenta en ese mismo instante al detenerse en seco, al ver pasar un minuto tras otro, durante unas horas, del poco equilibro que había en su deliro constante de creer poder alcanzar cada una de sus metas, algunas ya irrealizables.

Sintió el palpitar de su corazón sin querer nada más que escucharlo. Para convencerse de que seguía viva.

Cuantos años se había sentido tan autentica por su coche, por su piso, por sus zapatos o por un vestido que costaba mucho menos tiempo que el dinero que había pago. Siendo a la vez, tan igual que el resto de la masa humana, que viven esclavizados para poder realizar sus sueños capitalistas inyectados des de la matriz. Pagando un segundo a uno, para intentar brillar igual que brilla el vecino. Sin tiempo más que para trabajar.

¿Triunfar es gastar la arena de nuestro reloj remando en el barco del trabajo?

Hoy, sola en la habitación de una resort residencia, sin marido, ni hijos ni familiar alguno para dejar todo eso conseguido, de valor material y sin tiempo para gastar ni gastarlo, se pregunta: si su vida le ha valido la pena. Ahora que la vejez la disfraza con ese vestido de arrugas y mientras su cerebro se funde en un recuerdo, llora porqué descubre que le es imposible canjear sus pertenencias por algo que pudiera, aunque fuera un poco, llenar tal vacío.

Pero es que además la muerte, nunca ha sabido distinguir.
12 de abril de 2018

Lo recomiendan

8 Comentarios

  • Remi

    Tocas temas que me estremecen por lo real. Esclavitud moderna puro afán de tener olvidando lo importante. Y al final de la vida tienes las manos, el corazón, lleno de nada.
    Relatas de maravilla, un abrazo Niebla.

    12/04/18 06:04

  • Regina

    Buen relato, fuerte! como todos los tuyos, con sello propio, saludos cordiales.

    12/04/18 07:04

  • Clopezn

    Espectacular, la forma en que has plasmado la búsqueda incansable de "El Dorado"en la sociedad actual, aunque acabe siendo una quimera en pos de tener más viviendo menos.
    Un saludo cordial

    12/04/18 11:04

  • Diegozami

    ".... gastar la arena del reloj"
    Duro texto, y real.

    Muy buen texto.
    Saludos.

    13/04/18 01:04

  • Paulitinamente

    Tal cual , la vida misma con sus estratagemas y engaños.
    Muy bueno !
    Me gustaría un día , no sé si lo haré , pensar en otras muchas esclavitudes que , juntas y unidas , acaban amargando la vida de la mayoría : junto a la que mencionas , estaría la necesidad de agradar , la de pertenecer a algún grupo concreto , la de tener una identidad futbolística o nacional o sexual , sigue y sigue ... no sé ni cómo estamos medianamente vivos con tanta presión absurda alrededor .
    Presión , por cierto , que aceptamos sin cuestionamiento alguno .
    Saludos cordiales .

    19/06/18 04:06

  • Niebla

    Es así Paulatinamente, nuestra necesidad de sentirnos aceptados dentro de un grupo, o dos, o tres, cuantos más mejor, nos crea tantos miedos en tantos aspectos que casi parecen infinitos. Intentar ser normal es la mayor sumisión.
    Un saludo.

    19/06/18 04:06

  • Niebla

    Gracias Diego, lo más jodido es que al reloj no podemos darle la vuelta y empezar de nuevo. Creo.

    Un saludo.

    19/06/18 04:06

  • Niebla

    Gracias Clopzen, el dinero son las cadenas.
    Gracias REgina. Un saludo.
    Regina lo real es lo más sorprendente a menudo y por tristeza.

    19/06/18 04:06

Más de Niebla