Los Dueños de Todo

-¿En qué punto los problemas del sexo pasan al amor? Me pregunta un amigo.

Mientras tomamos algo sentados en la mesa de un bar donde la camarera nos hacía suspirar a los dos por un ratito de juventud. Recordando, quizás, mil años atrás. Cuando aún éramos unos despreocupados, despeinados y desalineados de casi todo y sabíamos, que nuestras bravuconadas no nacían muertas.

- ¿En qué punto los problemas del amor pasan al sexo? Le preguntó yo.

Mientras él le suelta a la chica un: -¡Qué guapa estas!- sin más intención de parecer ser lo que hace mucho que dejamos de atrás: El pavo real abriendo en abanico su plumaje. Jamás supimos exponernos bien, no fue nuestra prioridad en ninguna de las noches en que la madrugada nos pilló con síntomas agudos de demasiada vida nocturna.

Mientras, en la tele, daban alguna noticia en que la iglesia se posicionaba en contra. Deduce que se debía tratar de progreso o evolución. Pensé, durante esos segundos que oí y no escuche al obispo de turno, que en los seminarios les debían enseñar a todos los curas ese tono grave, que siempre y en cada uno de sus sermones le saben dar, con profundidad y misticismo, desconociendo buena parte de un discurso que habla de la vida que ellos nunca han vivido. Y nunca por desamor o amor mal resuelto.

Ahora que tenemos el rostro ajado, el único consuelo es, que nos vemos así de tanto vivir.

-¿En qué momento los problemas lo dominan todo?-

10 / julio / 2018

Etiquetas:

3 Comentarios

  • Remi

    En el momento en que dejamos que lo hagan, o sea nos dejamos vencer, mi repuesta a tu última pregunta, ya a las otras lo tengo que pensar más profundamente :)
    Saludos...

    10/07/18 05:07

  • Paulitinamente

    Coincido con Remi

    10/07/18 11:07

  • Niebla

    Las derrotas no siempre son voluntarias Remi. Pero sin duda, es así.
    Saludos.
    Gracias Paula.

    14/07/18 10:07

Mas de Niebla