TusTextos

Lo que Tus Sentidos Me Dijeron (con Los 5 Sentidos). 1ª Parte

- El paciente nº 12 presenta un traumatismo severo a nivel medulo cerebral; las vías anterolatareles y cortico lemnisco medial, presentan graves daños a niveles nerviosos (dijo aquella mujer alta y rubia).
- No entiendo…
- Que perdió muchas de sus capacidades receptivas externas, no podrá palpar ningún estímulo que excite a sus sentidos; parece que de alguna u otra forma su corteza motriz y sensitiva, impiden que el cerebro pueda entender los estímulos provenientes del ambiente (contestó).
- ¿Qué quiere decir con eso doctora?
- No podrá ver, no podrá oír, no podrá degustar, no podrá oler (sólo respirar), y parece que el tacto también se encuentra comprometido (respondió aquella mujer).
Hubo un silencio amargo entre ambas.
- Doctora, ¿y entonces que será de la vida de mi padre? (preguntó entrecortadamente)
La Doctora quedó en silencio, y respondió tristemente:
- Pues no lo sé (contestó con cara de lástima).

Las paredes del Hospital Central de la ciudad, quedaron mudas ante aquella afirmación; no hubo ruido, sólo el silencio invadía cada uno de los espacios de la habitación 423. Los rayos del sol traspasaban la ventana como sigilosos ladrones que se escapaban de las garras de la libertad, se entrometían entre cada esquina, buscando el regocijo y la seguridad de encontrarse aislados.

Mario, así se llamaba aquel anciano de 63 años de edad.

Su caso, fue expuesto en las miles de revistas científicas médicas que existían en el país, más de un programa de televisión, dedicaba su espacio para informar a la población acerca de aquel extraño suceso, en donde aquel anciano era el centro de atención.

- ¡¡¡Estoy harta de que vean a mi papá como fenómeno de circo!!! (gritó Paola a los reporteros que se habían conglomerado en la puerta de su casa, con el fin de convertir la noticia en una sensación amarillista).

Se exasperó y tiró la puerta en la cara de los medios.




Los años poco a poco pasaban como vientos sumisos ante la inclemencia de los minutos y segundos, seguían transcurriendo lentamente, despacio, sin prisa; trayendo consigo un aroma a tranquilidad que invadía las calles de la región. Era extraño aquel ambiente (y más en aquella ciudad en donde siempre el sol era el fiel castigador de las almas mortales).

- Es como si el tiempo se hubiese detenido (decían asombrados, los transeúntes de aquellas calles).

Mario, desde aquel incidente, se sentaba al borde de la puerta. Cada tarde aquel anciano se movía sigilosamente hacia la mecedora de mimbre que se encontraba justo en frente al portal de su casa. Pasaba horas, meciéndose tan despacio como el tiempo. Y estaba allí callado, como…

- Como si estuviese esperando algo (decía Paola preocupada a sus amigas, aquella tarde mientras tomaban el té).


Pasaron 3 años, y Mario nunca había dicho una palabra más. La noticia que le dijo a la cara que se había quedado sin sentidos, lo había abducido a una especie de trance mental. Sólo sus movimientos lentos hablaban por él. Nunca cambiaba de ruta: de su cama a la mecedora del portal. Así eran sus días.

Paola, ya había perdido las ilusiones de tener a su papá de vuelta en el mundo real. Ya sus llantos silenciosos se habían perdido con el paso de los años; la resignación era más fuerte con el paso del tiempo.



Una tarde de invierno, mientras caía una fuerte ventisca de nieve, Mario (que se encontraba en ese momento sentado en su mecedora) abrió sus labios:

- ¡¡¡Paola!! (exclamó en un tono de voz lo suficientemente alto como para que su hija lo escuchase)

Paola, en ese momento se encontraba en la cocina preparando un puré de patatas; soltó el cuchillo del asombro al escuchar aquella voz. Su corazón se puso como una pasa, y de sus ojos brotaron dos lágrimas. No supo reaccionar, no sabía si llorar o gritar de la emoción. Su papá la llamó, había escuchado nuevamente la voz de su padre.

- ¡¡Paola…ven acá!! (exclamó Mario nuevamente desde su mecedora)

Aquella mujer, salió despavorida de la cocina, y se dirigió hacia el portal de la casa.

- ¿Papá has hablado de nuevo? (dijo asombrada y con cara de emoción).

Hubo un silencio, y Mario dijo claramente:

- Quiero que dibujes un clavel en medio de la nieve; quiero que sea grande, tan grande como el sonido del viento en las tardes de otoño.

Paola quedó asombrada ante la petición de su padre.

No le habló, pues estaba consciente que su padre no la oiría. Por más descabellada que le parecía la petición, decidió hacerla, pues no sabía si sería una de esas peticiones absurdas que pedían los viejos antes de morir. Así que con todo el amor y paciencia del mundo, Paola tomó fuertemente la mano de su padre, la beso y exclamó:

- Lo que quieras papá.

En eso se dirigió hacia la densa capa de nieve que cubría al jardín. Tomó una vara de madera que consiguió cerca, y empezó a dibujar con ella el clavel que su padre le había pedido.

Se llevó dos semanas y media en terminarlo. Había decidido afincarse en cada uno de los detalles, pues quería que aquella petición fuese aceptada en muestra de aprecio y devoción hacia el afecto de su padre.







P.D: disculpen si ofendí a alguien publicando esta historia tan larga, lo que pasó es que me dejé llevar por la imaginación de mis dedos, y pues al darme cuenta, noté que el texto era largo como para ponerlo de una vez, por eso lo dividí en partes. Pido disculpas por romper las reglas del juego, y si ofendí a alguien pues salgo del juego entonces jeje.

Pero para que no esperen hasta la última parte nomino a : ZIEN, KITTY, y ZACK

saludos y espero que les guste :)
Nigth1404 de octubre de 2009

22 Comentarios

  • Johnnyhoyer

    Sí...a mi me ofendiste...me siento OFENDIDO por ésto!...
    Es una falta de respeto q' atenta con los derechos de los demás participantes...al menos...esa es mi opinion!...

    ...............................................................................................

    Tendré q' esperar 2 partes más para comentar'??...extenuante, pero bueh...será!...
    =)

    04/10/09 08:10

  • Nigth14

    pues no comentes...ni leas entonces querido johnny :)

    me da igual tu comentario.

    gracias por pasarte y comentarme....

    jajajaja

    04/10/09 08:10

  • Johnnyhoyer

    Si no lo hago estaría callando lo q' pienso...y eso, nunca...NUNCA pasará, Marco!...
    =)

    04/10/09 09:10

  • Nigth14

    adios!!! iré a dormir...

    04/10/09 09:10

  • Johnnyhoyer

    y reflexiona!...hehehehe...=)

    04/10/09 09:10

  • Wersi

    A mi no me molesta en absoluto, es más, me encanta que lo hagas extenso. Tus relatos me atrapan y cuando los leo no quiero que terminen nunca.
    Espero impaciente los demás capítulos.
    Un abrazo Marco. Eres genial!!

    04/10/09 10:10

  • Enlabaslica

    Me parece un relato que bien merece mayor extensión. En el juego nadie (yo que lo propuse, al menos) ha hablado de cuánto debiera medir cada texto. NO hay más regla que la temática, cada cual la afronta como estima oportuno y eso es lo que hace del juego algo realmente enriquecedor, la diversidad.

    Eso sí, nos dejas mordiéndonos las uñas a la espera de la continuación, que se adivina, al menos, tan interesante como la expuesta hasta el momento.

    Ahora bien, me permito unas anotaciones. Un par de ellas, referidas al texto y otra, cuestión meramente técnica, respecto al juego.

    Me han dejado descolocada dos cosas en tu texto. La primera que trates de anciano a alguien con 63 años. Hoy en día, alguien con esa edad es joven aún, ni siquiera ha llegado a la edad de jubilación y tiene por delante muchas perspectivas, aún.

    La otra cosa es que si tu protagonista no es capaz de "sentir", su incomunicación con el mundo es total. NO tendría forma de saber donde estaba la mecedora del portal, por ejemplo, ni la vería. Justificando que pudiera ser una conducta aprendida entiendo que fuera su único movimiento. Sin embargo, lo que no sé cómo justificar, es que escuchara a su hija cuando hizo la petición del dibujo en la nievo (no podría oir) o que supiera que, efectivamente, había nevado (tampoco sentiría el frío, si todos sus sentidos estaban atrofiados, ni habría visto caer los copos). Eso me induce a pensar que la vía para darle credibilidad sería que vivían en el polo. Y entonces, si que no me encaja lo de la mecedora en el portal. Pero sobre todo, mi duda es, si él no iba a ver el dibujo que su hija le habría de dibujar, ¿para qué pedía faena tal?.

    Me tienes en ascuas, deseando ver el desenlace que, además, resuelva esas dudas.

    Y bueno, ahora la cuestión técnica. Estamos marcando todos estos relatos con una etiqueta determinada, para facilitar encontrarlos todos juntos y, si alguien gusta de ello, poder hacer un seguimiento del juego. Para ello introducimos la etiqueta CINCO SENTIDOS, igual para todos los participantes.

    Bueno, muchas gracias por recrearnos con tan interesante y original historia. Espero ansiosa el desenlace.

    FElicidades.

    Un saludo.

    04/10/09 11:10

  • Enlabaslica

    Te releo -tu relato- y me releo -mi comentario- ... y espero que la exposición de mis dudas no te resulte lesiva, no tiene otra finalidad que, como lector, ante texto tan creativo, original y sugerente, no me queden esas pequeñas lagunas que, entiendo, desvirtuan un tanto la genialidad del relato.

    Aplaudo la forma, aplaudo el desarrollo temático, aplaudo el contenido y por ello mismo, me encantaría que no me "chirriara" en lo que te he apuntado. Creo que hay madera en este texto que, realmente, me ha cautivado

    Un saludo.

    04/10/09 01:10

  • Nigth14

    enlabasílica, me parece genial que hayas hecho ese comentario; pues ahí en ese momento es donde entra la imaginación del lector de la siguiente forma:

    1. el anciano nunca lo he pùesto como alguien inútil, un accidente lo colocó en ese infortunio.

    2. él nunca escucha lo que su hija dice, ella le habla más en ninún momento el sigue la conversación de forma coherente, sólo dice lo que su cerebro le indica.

    3. hay un sexto sentido llamado intuición, y de eso se trata la historia, no te impacientes ya verás lo que viene a continuación.

    muchas gracias por leerme y me alegro que te haya gustado, gracias por comentarme y decirme tales elogios.

    04/10/09 04:10

  • Nigth14

    wersi, que puedo decirte? sólo me queda agradecerte por pasarte por acá y recordar que ando por aquí jeje.

    muchas gracias un gran beso y abrazo :)

    04/10/09 04:10

  • Voltereta

    Tu relato parece muy interesante seguiré leyéndolo.

    Un saludo Marco.

    04/10/09 05:10

  • Nigth14

    justamente leía tu texto, mientras escribías este comentario jejeje.

    pues espero que te guste volteretal. Muchas gracias por pasarte por acá y mucho más por comentarme

    saludos!!

    04/10/09 05:10

  • Johnnyhoyer

    Cabía todo en una sola entrada...él lo pudo haber hecho asi...como todos!!!!!....
    Y dejar el show!...
    hahahahahahahahahaa....=)

    04/10/09 10:10

  • Nigth14

    disculpen por mi ignorancia...no se volverá a repetir :(

    04/10/09 10:10

  • Ateo

    me gusto esto night. muy bien escrito

    04/10/09 11:10

  • Danae

    - Quiero que dibujes un clavel en medio de la nieve; quiero que sea grande, tan grande como el sonido del viento en las tardes de otoño

    Sentidos no tendrá, pero la sensibilidad la conserva.
    Me ha enganchado.
    Un abrazo, lo seguiré leyendo con gusto, Nigth.

    04/10/09 11:10

  • Nigth14

    ateo...sabes lo grato que es tenerte paseando por aquí.

    saludos!!

    05/10/09 12:10

  • Nigth14

    danae...pues tú misma has captado la esencia del texto.

    exactamente ese es el motivo de este escrito.

    saludos y muchas gracias por leerme y comentarme :)

    05/10/09 12:10

  • Ada

    Marco me ha cautivado este relato...espero ansiosa la continuacion!!!!!

    a seguir !!!!! para complacernos!!!!

    un gran beso !!!!

    05/10/09 02:10

  • Nigth14

    ada, me alegro que te pases por aquí, y más ver que tomaste tu tiempo para comentarme.

    muchas gracias. un gran besazo y un abrazo

    05/10/09 01:10

  • Andreadelmar

    Lo imagino sin poder usar los sentidos pero dentro de él toda una máquina de pensamientos y voces... no diré más, mi experiencia con tus textos me lo impide jeje. Estaré pendiente del final. Un abrazo

    05/10/09 06:10

  • Nigth14

    jajajajajaja andrea...pues ya veremos en que resulta la cosa :)
    gracias por comentarme y mucho más por leerme.

    un abrazo :)

    05/10/09 10:10

Más de Nigth14