nirvan

Seguir usuario

Última vez: 28/6/2009 - Empezó el 08/2/2009

Nirvan dixit »

slo la mirada del alba, despierta en mi alma un deseo profundo por empaparme de tus letras

Ultimos Textos »

  • Cansado

    Entre el sonido de la medianoche, mi mano tararea entre los rincones que buscan escapar de esta soledad alternativa que se cuela entre los poros de la pared. Cansado…esa es la palabra; cansado de buscar entre las puertas la cerradura perfecta, cansado de abrir mis ojos y despertarme frente a una almohada que reposa entre la calma de una brisa seca que arropa los labios vacíos de este pobre mortal. Caminando con una vela entre las manos, derritiéndose entre las palabras que arrastran la...

    por nirvan | 320 lecturas | 2 comentarios
  • Mama Grande

    Cuando mamá grande despertó para comer del melao que había sobre la mesa, se dio cuenta que el sabor a dulce le empapaba los labios y los hacía brillantes ante la luz tenue del vestíbulo. Había muerto su esposo, y ya la cama donde yacía su cuerpo, se encontraba llena de agua. Un agua totalmente cristalina que hacían pensar la idea de que el pobre señor Jacinto se había derretido al traspasar el haz de luz por la ventana. Era una mañana de abril, en donde las petunias y las gardenias tr...

    por nirvan | 349 lecturas | 5 comentarios
Ver todos los textos de nirvan

Ultimos Recomendados »

Ultimos Comentados »

  • Cansado

    Entre el sonido de la medianoche, mi mano tararea entre los rincones que buscan escapar de esta soledad alternativa que se cuela entre los poros de la pared. Cansado…esa es la palabra; cansado de buscar entre las puertas la cerradura perfecta, cansado de abrir mis ojos y despertarme frente a una almohada que reposa entre la calma de una brisa seca que arropa los labios vacíos de este pobre mortal. Caminando con una vela entre las manos, derritiéndose entre las palabras que arrastran la...

    por nirvan | 320 lecturas | 2 comentarios
  • Mama Grande

    Cuando mamá grande despertó para comer del melao que había sobre la mesa, se dio cuenta que el sabor a dulce le empapaba los labios y los hacía brillantes ante la luz tenue del vestíbulo. Había muerto su esposo, y ya la cama donde yacía su cuerpo, se encontraba llena de agua. Un agua totalmente cristalina que hacían pensar la idea de que el pobre señor Jacinto se había derretido al traspasar el haz de luz por la ventana. Era una mañana de abril, en donde las petunias y las gardenias tr...

    por nirvan | 349 lecturas | 5 comentarios
Ver todos los textos de nirvan

Sigue a »

Ver todos (0)

Sus seguidores »

zochiartalia
Ver todos (2)