TusTextos.com

Siete Días.

Cruzado de brazos frente a frente le dije que no estaba de acuerdo en absoluto. En siete días no era posible que hubiera acabado toda la tarea que tenía por delante y no presentara multitud de fallos y cabos sueltos.

Él me miró de arriba abajo frunciendo el ceño que manera casi amenazante. Yo confiaba en que, atendiendo a su infinita bondad, encajaría las críticas de mejor manera.

En el preciso momento en que los relámpagos comenzaron a iluminar el firmamento me di cuenta que estaba muy equivocado.

Más relatos en... http://relatosycuentosbreves.blogspot.com/
07 de agosto de 2018

Lo recomiendan

Más de Nsc77