Dímelo, O Tendré que Olviderme de Mí para Siempre

Publicado por Oliviaferrer el 25 de septiembre de 2017.
Estaba dispuesto a comprarme unos patines para poder seguirte por las aceras. A atrincherarme en la puerta, para esperar esa visita tuya que nunca llegaría. A teclear en el teléfono el número de la felicidad, para asegurarle que en ella estabas tú. Pero quizás, aunque tú estuvieras con ella, la felicidad no vendría hacia mí. No estaba dispuesto el destino a ofrecerme tu mano. Para que siguieras hundiéndolas en mi pelo. Ahora los cafés no llevarán azúcar sino sal. Ahora en la cama solo soñaré yo. Soñaré contigo. Soñaré con aquellos momentos en los que estábamos juntos. Los mismos momentos en los que tú te soñabas lejos de mí. Cuando soñabas con tener hijos, vivir lejos, pero siempre y cuando no fuese conmigo. Ahora el sol ya no me acaricia, solo me quema. Me araña. Porque el sol que antes cubría tu pierna destapada por la mañana, cunado aún seguías con la cabeza metida en la almohada pese a que hubiera sonado el despertador, ahora solo alumbra el hueco vacío de la cama. Un espacio frío. Portador de recuerdos dolorosos a la vez que bonitos. Porque al final, hasta los mejores sueños se convierten en pesadillas, cuando por mucho que lo intentas no se cumplen. Cuando tan solo pretendo saludarte y tú te empeñas en girarme la cara. Porque sabes bien que si me sonríes, estaré perdido, imaginando que la posibilidad de que vuelvas no es tan hipotética. Porque sabes, que me hago ilusiones. Eso es lo que siempre fui. Un iluso. Alguien que apostaba todas sus monedas a una misma casilla, que al final resultaba ser una simple tapadera.
Pues tu tapadera era convincente. Tanto, que a veces parecía que me querías. Y seamos realistas, aquí fuiste tú la que me engañó, pero soy yo el que se arrastra para volver contigo, como ese perro maltratado vuelve a la casa donde solo recibió puntapiés. Nunca amor.
Yo recuerdo tus besos como un suave roce de una hoja, cuando cae del árbol en otoño y acaricia levemente el suelo, provocando un cosquilleo. Y es que no me di cuenta de que solo eran piezas de hielo acercándose a mi cuerpo, impactándose contra mí. Y aún así, los sigo echando de menos.
Dime, ¿qué hago, si solo con tus manos mi piano sabía sonar? ¿Qué hago ahora, si tus mentiras siempre se acababan convirtiendo en mi única verdad? Dímelo, o tendré que olvidarme de mí para siempre.

Lo recomiendan

9 Comentarios

  • Raul_amon

    ¡Me encanta! Aunque nos hayan hecho daño a veces no vemos mas allá de lo que queremos, de cómo nos gustaría que fuera. Espero que él sea capaz de hacerlo. ¡Un beso!

    25/09/17 08:09

  • Oliviaferrer

    A veces idealizamos las cosas, cuando en realidad nunca llegaron a ser tan especiales.
    Me alegro de que te guste. ¡Besos!

    25/09/17 09:09

  • Polaris

    Escribes fantástico, te felicito.

    Pol.

    26/09/17 02:09

  • Meralinarriola2

    Me ha encantado, sigue escribiendo, tus letras inspiran.

    26/09/17 05:09

  • Oliviaferrer

    Muchas gracias. No sabes lo feliz que me hace leer eso.

    26/09/17 07:09

  • Remi

    ¡Relatas con una intensidad! Me encanta como escribes.
    Un beso Olivia.

    27/09/17 05:09

  • Chay

    Es curioso...a veces nos clavamos nuestras propias dagas y estamos agusto con el dolor en nuestra zona de confort..sin darnos cuenta de que hay rosas sin espinas...especialmente preparadas para nosotras......Cuando la ocasión lo merece,vale la pena arriesgarse...Muy intenso.Me gustó mucho.

    27/09/17 06:09

  • Oliviaferrer

    Como siempre, muchas gracias Remi, porque fuiste la primera en darme una alegría, y lo sigues haciendo cada vez que me dices algo. Me alegro de que te guste. ¡Un beso!

    27/09/17 09:09

  • Oliviaferrer

    Y Chay... Sí, es curioso cómo nos amarramos a un clavo ardiendo aunque hayan miles a nuestro alrededor. Quizás pensemos que sea lo mejor para nosotros.
    Un placer que te guste, que os guste en general.
    Un beso a ti también!

    27/09/17 09:09

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Oliviaferrer