Mañana Será Otro Día

Publicado por Oliviaferrer el 11 de octubre de 2017.
Había llovido tanto... El asfalto desprendía ese aroma propio y único. El verde de las montañas ahora era intenso y vivo. El aire parecía puro. No había rastro de el olor a gasolina de los coches.
Ese pueblo pequeño, en el que a penas vivían cuatro gatos, era perfecto para pasar un tiempo. Solo, sin que nadie te reconociese y te viniese a preguntar el por qué de tu agonía. Nadie que intentase sacarte las palabras como si se tratase de arrancarle un corcho a una botella. Solo pasear. Poder mirar las estrellas sin que las nubes negras te las tapen. Sin que las lágrimas de tus ojos te castiguen empañándote la vista, nublándote el alma. Solo quería llorar tranquilo a la orilla de un riachuelo. Lanzar piedras al agua. Ver a los pececillos nadar revoltosos en grupos. Escuchar los cantares de los pájaros intentando buscar pareja. Estaban como yo, entonces. Bueno, no. En realidad no. Estaba intentando aclararme. Si seguir con la pelirroja o dejarlo todo por aquella que tanto me confundía al abrazarme por las noches. No ganaría en ningún caso. Con la primera me seguiría sintiendo vacío. Marioneta de un solo titiritero. Quería huir de ella, pero de la otra también. Quería huir del semáforo color rojo o ámbar de una, y de los hilos de la otra.
Pero es que yo quería quererla, a ella, a la de pelo ondulado. Yo quería. Y no podía. Tampoco lo sabía jamás lo había intentado. Lo que no quería era perderla. No sabía si prefería quedarme callado, hipnotizado por el movimiento de sus labios sin pintar, o lanzarme a ellos con peligro.
Ahora solo estoy solo. Solo mejor para que el sol vuelva a asomarse en mi cabeza. Solo, y cuando vuelva a estar con ella volverá a nublárseme algo dentro. Solo, solo me sentiría incompleto e infeliz.
Mañana será otro día. Pasearé por este maravilloso pueblo de casas viejas y miradas alegres, me tumbaré, y miraré al cielo.

Miraré al cielo, veré las estrellas y la veré a ella.
Veré constelaciones. Veré sus ojos mirando el firmamento.
Veré a ese ángel volando en un espacio celestial.
La veré aunque no quiera.
Aunque quiera olvidarme de ella y no quiera. Aunque quiera y no quiera.
Porque no puedo, si no puedo mirar sin que algo me recuerda a ella.
Que no puedo escuchar sin sentir su voz cuando el agua del río choca en las piedras.
Que no puedo, ni quiero, y debería.
Debería quererla. ¿Debería, o no debería?

Quién sabe, mañana será otro día.

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Raul_amon

    Ojalá los dos se quieran... Me ha encantado. Con ganas de seguir leyendo más de esta historia.
    Un beso!

    11/10/17 08:10

  • Oliviaferrer

    Quererse se quieren, solo tiene que dar el paso.
    Un placer que te guste.
    Un beso!

    11/10/17 08:10

  • Janet

    Es verdad siempre se espera el " mañana sera otro día" cuando uno se aleja a buzcar respuestas a nuestros sentimientos.
    Bonito texto
    Saludos

    11/10/17 11:10

  • Oliviaferrer

    Sí, a veces parece que es la única salida.
    Saludos!

    12/10/17 07:10

  • Antoniof.lee

    ejem ejem Olivia,esas historias un poquito más extensas,que nos

    quedamos con la miel en los labios....Bonito,bonito..

    Un saludo cordial....

    12/10/17 04:10

  • Oliviaferrer

    No te preocupes, Antonio, todo a su tiempo...
    Paciencia :-)
    Un saludo.

    12/10/17 05:10

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Oliviaferrer