TusTextos

ReflexiÓn Sobre la PelÍcula "her"

Me apetece hablar sobre una película que he visto hace muy poco, y aunque tiene ya sus 7 años, creo que es interesante hacer un comentario sobre ella, porque a mí me ha hecho reflexionar bastante.
Se trata de Her un film que narra la historia de un chico, Theodore, que, tras separarse de su mujer, vive un día a día en el que socializa muy poco y el sentimiento más recurrente es la soledad. Así que decide comprar un Sistema Operativo que es capaz de mantener conversaciones totalmente naturales del mismo modo que un ser humano. El sentimiento de soledad del hombre y la capacidad comunicativa de la que es dotada Samantha, la máquina, acaba desembocando en sentimientos afectivos por parte de ambos.
Seguramente haré varios spoilers de la película, así que, si la queréis ver, mejor no sigáis leyendo. Yo la recomiendo. Tal vez puede no gustaros, pero los pensamientos que te surgen a partir de su visionado es incuestionable.
Por un lado, tenemos el sentimiento básico de soledad de un individuo que sale de un matrimonio que ha terminado principalmente por la dificultad del hombre a la hora de expresar sus sentimientos, o por no hacerlos frente. Trabaja como redactor de cartas personales a personas que por alguna razón no pueden escribirlas. Es en su oficio donde vierte su lado más sensible.
A partir del inicio del vínculo con el sistema operativo es cuando empiezan a surgirme otras reflexiones. Debemos situarnos en un entorno más bien futurístico, donde está muy presente el auge tecnológico. El primer contacto que Theodor tiene con esta máquina ya le resulta impactante puesto que no se espera encontrarse con una voz que pueda reaccionar con la misma rapidez y la misma sensibilidad que un ser humano.
Ambos empiezan a explicarse sus preocupaciones. Samantha, pese a ser como un robot, desarrolla preocupaciones, la principal es ser incorpórea y no poder ejecutar acciones como los humanos. La interacción entre los dos les lleva a conversaciones sensibles, sentimentales hasta el punto de llegar a enamorarse. Desde nuestro punto de vista, esta relación puede llegarnos a asquear y a parecer surrealista. Lo es, en cierto modo, porque ¿cómo un humano podría enamorarse de un sistema artificial? Creo que es esencial esa necesidad de sentir conexión con alguien. Una nostalgia extrema por la añoranza de un vínculo que te haga sentir vivo te lleva a aferrarte a eso que te hace disfrutar, aunque sea algo irracional. Lo más curioso, es que, en la película, ese vínculo cariñoso no se ve como algo extraño. Si bien, el único personaje que lo juzga es la ex  mujer del protagonista, que explica dicha relación basándose en la imposibilidad del hombre de enfrentarse a una pareja real. Pero todos los demás parecen verlo como algo normal. Todos los transeúntes que caminan por la calle aparecen observando sus móviles, hablando por el auricular que llevan conectado a su oreja. Todos ellos inmersos en esa conexión creada con un Sistema Operativo. De hecho, en varias escenas, se exponen momentos cotidianos del protagonista quedando con su íntima amiga (que a su vez tiene también una amistad con otro ser artificial) y con Samantha, como algo totalmente aceptado. Es, por tanto, desde nuestros ojos, que dicha relación es vista como algo ilógico. Pero, como he podido leer, la reflexión que hacen muchos espectadores tras ver la película es, ¿qué diferencia el sentimiento que Theodore tiene hacia dicho sistema con el sentimiento que pueda experimentar alguien que conoce a otras personas de manera virtual? Las conversaciones son las mismas, esa sensación de conexión es idéntica, y aunque en el segundo caso puedas tener la imagen real de la persona, hasta que no la conoces físicamente, las acciones realizables son iguales. Con la diferencia de que en el segundo caso se tiene la posibilidad de verse en persona y llevar a cabo una vida normal.
En una escena, Samantha decide colaborar con una chica real quien, conocedora de la historia, está dispuesta a representar de manera física las acciones que no pueden ser realizables por ese robot. Aunque Theodor se muestra contrario a esta decisión, termina por aceptar con tal de complacer a Samantha. Finalmente nos hallamos en una situación en la que se interpone una tercera persona, y el resultado es el mismo que podría haber en una relación real en la que una de las personas de la pareja quiere probar el poliamor. Obviamente en la película no tiene esa intención, pero se puede comparar así con la realidad. Theodor no puede seguir adelante porque Samantha pretende que intimen, pero él es incapaz porque no la conoce. Se acaban hiriendo los sentimientos de la chica y causando la confusión de Theodor.
Ya situándonos al final de la historia, el sistema operativo, Samantha, conoce a otro sistema operativo con el que es capaz de analizar nuevas emociones desconocidas para ella hasta el momento. Es aquí cuando comienzan los celos de Theodor. Más adelante, vuelve a surgir un nuevo episodio de celos cuando Samantha se desconecta temporalmente porque tiene que reiniciar su sistema para proporcionar una serie de novedades (no sé cómo explicarlo porque no soy informática). Este proceso se decide entre varios Sistemas Operativos, y es entonces cuando Samantha explica a Theodor que a su vez habla con miles de usuarios y que se ha enamorado de cientos de ellos, pero que eso no hace que lo deje de amar a él. La comparativa que hace entre el corazón del humano y la de dicho ser artificial es que el del sistema operativo aumenta su capacidad cuanto más quiere a alguien, es decir, cuanto más quiere a alguien más capaz es de amar a otros seres. Nace aquí la posesividad de Theodor, diciendo que creía que ella era solo suya y que así lo deseaba. Comparable del mismo modo con los celos y la posesividad de relaciones reales.
En el desenlace, Samantha y los demás Sistemas Operativos tienen que desconectarse, siendo así en cierto modo su final. Theodor sufre esta despedida como una ruptura amorosa (porque realmente eso era una relación). Justo en este punto final de la historia, los humanos deben volver a relacionarse únicamente con las demás personas, ¿liberados tal vez de la posible prisión que suponía estar únicamente centrado en un individuo artificial? Esta perspectiva depende de los ojos que lo miren. ¿Algunos podrían aceptar dicha relación como una relación real? La definición de real es aquello que tiene una existencia objetiva, pero los sentimientos son el antónimo de la objetividad y eso no hace que no sean reales. Así pues, ¿puede considerarse el vínculo entre el protagonista y Samantha como una relación? Como decía, eso depende de como se mire. Algo que quería remarcar y sobre lo que quería reflexionar es lo siguiente:
Si esta situación que vive el personaje le produce satisfacción y felicidad, ¿sería conveniente cortarla solo porque no fuese una relación como la conocemos? Puedo entender dos opiniones: la de quienes creen que si él es feliz por qué interrumpir esa realidad y la que defiende que un ser humano necesita del contacto y la afección humana para vivir. Soy más partidaria de la segunda opción, pero todo es discutible. Al final, creo que sería un poco triste vivir en un futuro donde poco a poco el contacto humano vaya extinguiéndose y sea reemplazado por el virtual. ¿Podríamos decir que ya está ocurriendo?
Oliviaferrer27 de julio de 2020

1 Recomendaciones

4 Comentarios

  • Beatrix

    Muy interesante tu texto. En cierto modo me recuerda a las actuales app para ligar, puedes hablar con cientos de usuarios hasta que cojes confianza con uno/a y empiezas una especie de "relación". Desde el primer momento aquello está destinado al fracaso, pero te aferras a ese sentimiento, para sentir menos soledad. O bien, hay personas que las usan simplemente para satisfacer sus necesidades.

    Saludos!

    28/07/20 11:07

  • Oliviaferrer

    Exacto, por eso digo que no se diferencia tanto de lo que se vive actualmente y me pregunto si no es un poco deprimente pensar que algún día llegaremos a estar como en la película.

    Gracias por dar tu opinión, Beatrix.

    Un saludo.

    03/08/20 12:08

  • Patroclo

    Oliviaferrer,

    muy interesante la película, tu reflexión y el debate que dejas abierto.
    La verdad es que da para mucho.

    ¿Sería conveniente cortar una relación atípica ante nuestros ojos aunque al protagonista le produzca satisfacción y felicidad?

    Creo que al prota no le conviene en absoluto romper ese vínculo. Es fácil cogerle cariño a objetos. El reloj, el coche&
    ¿Por qué no íbamos a proyectarnos en un ser inteligente y amable, 100% adaptado a nuestros gustos y limitaciones, que nos conoce completamente y que, a pesar de ello, continúa a nuestro lado? Y que además parece tener sentimientos y se manifiesta verbal y corporalmente?

    ¿Te imaginas si Siri estuviera delimitada por un cuerpo físico?
    Hoy en día es fácil distinguir un robot de un ser humano, pero llegará un momento en que físicamente no sea sencillo diferenciarlos.

    El motivo por el que Theodore y Samantha rompen es porque ella evoluciona. Conoce a otros seres y desea seguir creciendo en ese ámbito.

    Quizá el éxito de este tipo de relaciones radique en la limitación de la libertad de evolución del robot. Existe en Youtube un fragmento de una película que habla de cómo el amor implica posesión. ¿Cómo amar sin poseer? ¿Cómo dejar que te quieran sin que te falte el aire?
    Amar es un pretexto para adueñarse del otro. Para volverlo tu esclavo.
    https://www.youtube.com/watch?v=baMKTGmKpGM

    Otra pregunta que planteas es si no será muy deprimente llegar a estar como en la película.

    Quizá dependa del contexto y de los esquemas mentales sociales e individuales.

    Para mi abuela habría sido muy deprimente vernos a todos con nuestros smartphones como pollos sin cabeza. Pero ¿es esto deprimente para un nativo digital? ¿O lo deprimente es lo poquito que sabemos manejar las emociones y lo poco competentes que somos para relacionarnos con los otros? Un saludo

    16/08/20 02:08

  • Oliviaferrer

    Yo también pensé que si Theodor era feliz en dicha relación no habría que cuestionarla, pero ¿No crees que el ser humano está hecho y necesitar estar con otros humanos? Yo creo que sí. Hay cosas que un ser artificial jamás podrá sustituir. Además, es como la droga, parece que está haciendo feliz al individuo pero realmente no, y es necesario cortarla de raíz.
    Por otro lado, tienes razón en que el problema está en que Samantha decide evolucionar. La idea de amor que tenemos es esa de posesión y exclusividad y es cuando eso se rompe que Theodor se vuelve loco.
    Claro, alguien nacido en esta era no creerá que es deprimente esta continua interacción con smartphones y a veces escasa con humanos físicos, pero objetivamente ¿lo es? Cómo siempre depende de la visión, y de lo que decía antes de la dependencia que humano tiene al vínculo necesario con los demás humanos.
    En fin, sea como sea, gracias por entrar en el debate.

    Saludos.

    16/08/20 05:08

Más de Oliviaferrer