TusTextos.com

Una Mirada No Vale Mil Puñetazos.

Todos en algún momento por muy solitarios seamos necesitamos un apoyo,lo malo es que no siempre acertamos.
En lo primero que pensamos es en un amor, uno de esos amores locos que conocemos en día cualquiera, ya sabéis, la típica película, " Me persigues, me conquistas, nos volvemos locos el uno por el otro..." No se si os habréis dado cuenta, pero basta solo con que cambie ese mismo orden para que todo se vaya a la mierda. Basta con que uno esté loco por el otro, el otro se deje conquistar y termine con una persecución excesiva y el concepto del "amor loco" se convierta en una pesadilla. Dicho ésto, vuelvo al tema. Busqué apoyo después de consumir todas mis fuerzas por querer superarlo todo yo sola. Os aseguro que no había nada más bonito que sus putos ojos. Siempre había ignorado eso del amor, le tenía un miedo horrible a ese sentimiento y creía que con solo olvidar que existía cupido no iría en mi busca. Pero no bastó con eso, cuando le vi despertaron de mi sensaciones que creía que ni tenía, mi corazón latía con tanta fuerza que pensaba que iba a vomitarlo, me temblaban las piernas, incluso empecé a ver borroso. Claro que creía que me estaba muriendo más que enamorando. Recuerdo que fui a casa, me senté en la esquina de mi cama y allí me quede durante horas discutiendo con todo mi ser para no ir corriendo tras aquel intruso poderoso capaz de entrar en mi interior con una maldita mirada. Joder, había estado años tratando de esconderme y formar una coraza a prueba esas miradas asesinas y no ha funcionado, claro que no había funcionado. La tonta de mi quiso burlarse del amor... Pero seguro que todos hemos querido alguna vez hacer eso. Entonces mi corazón me convenció y fui, me deje llevar por él, por tal sentimiento, por sus manos, por sus hermosas palabras y lo más doloroso, me creía todas sus malditas mentiras.
Todas las historias de amor son diferentes pero todas tienen algo en común cuando terminan, y es que a veces nos dejamos llevar tanto, que olvidamos que una vez fuimos uno, que antes de que esa persona llegara estábamos solos, viviendo, luchando y construyendo sueños o haciendo el idiota pero no necesitábamos nada, o sí, quizás todo, pero no él/a... El caso es que cuando esa historia de amor fue más bien una historia de terror, donde mientras uno vive el otro está muriendo poco a poco, cuando eso termina, siempre el que más jodido está sigue pensando que le necesita. Ya se que es una locura, que una persona no puede estar tan ciega de no ver semejantes heridas y aún así necesitar más. Bien, pues yo he sido así de tonta. Pero no me culpo, he aprendido que el amor de duele, que ésto solo ha sido un bache más, que estoy muy jodida pero siempre he salido de todo, he aprendido que no era tan fuerte, que tengo que seguir trabajando en eso, pero sobretodo he aprendido que no todo el que llora es débil ni todo el que sufre está perdido, que a base de ostias uno llega a la cima aunque suene egoísta, y que siempre se necesita un apoyo, que no acerté en su día pero no por eso voy a volver a encerrarme en mi misma.
11 de abril de 2016

Más de Paryk