TusTextos.com

El Tamaño de mi Esperanza Bis

EL TAMAÑO DE MI ESPERANZA


Una vez que los chinos pararon de fabricar todas las cosas que se pueden hacer y dejaron en el paro al resto del mundo, una vez que todos los países pararon de espiarse porque ya sabían todo lo peor de todos y una vez que la envidia , el miedo, la avaricia y el resentimiento de apoderó de La Tierra, estalló la Tercera y Ultima Guerra Mundial. Todos los países lanzaron todas las bombas que tenían y no quedaban ya ni más balas ni más vivos.
Asolada y contaminada la faz de la Tierra , esparcidos los cadáveres de personas , animales y plantas por doquier , allí estaba yo, recién despierta de una siesta española.
Sabía, porque lo sabía, que los demonios estaban de juerga , satisfechos y realizados de haber hecho con el hombre lo que quisieron sin prácticamente nada de oposición por su parte, y sabía porque lo sabía, que los dioses miraban perplejos a otro lado poniendo su fe en un Dios mayor que ellos que , de momento, no hablaba.
Sentía la seguridad de ser la única mujer viva sobre la Tierra . Mi mirada se extendía hacia un horizonte de caos y Muerte; el hedor a putrefacción era irrespirable.
Además, estaba despeinada.
Ante este panorama y habiendo perdido mi equipo de fútbol toda opción de ascenso el pasado Domingo , me tragué los mocos, porque con tanta sequedad en el ambiente los tenía como estalactitas en la garganta y así, sin más, de repente, supe lo que era la Esperanza : La Esperanza era Yo. Supe también el motivo y la razón de toda Esperanza : no lo tiene.
Sonreí sola a nadie , tranquila, feliz, y me dispuse a buscar algo de agua y comida mientras bostezaba y retaba al Destino a que me trajera algo aún peor…
Comprobé que la inmensidad del Mal y el Caos que de la Tierra se había apoderado era tan solo un suave rasguño en la Eternidad de mi Esperanza. Mi Esperanza era tan grande , que ni siquiera tenía Tamaño.
Y no tengo nada más que decir.

04 de marzo de 2015

Más de Paulitinamente