TusTextos.com

Estado de Dependencia


Temprano en la mañana, en el exterior del edificio más alto de la ciudad, Jenny va a empezar su primer día como empleada en una respetable compañía de esa región.
Ya en el edificio, ella entra a una oficina donde se encuentra con un hombre, y en su escritorio ve su nombre: Stanley.
Jenny: Buenas, estoy aquí por lo del trabajo.
Stanley en ese momento se encuentra escribiendo en su computadora.
Stanley: Un momento.
En un instante Stanley se detiene.
Stanley: ok.
Jenny entrega un documento a Stanley. Stanley se levanta de su asiento y camina hacia la puerta.
Stanley: Por favor sígueme.
Por un momento ambos caminan por los pasillos de ese piso, mientras que Stanley lee el documento.
Stanley: Bienvenida a la compañía, Fuiste seleccionada para sustituirme en este puesto, déjame mostrarte en lo que consiste.
Serás la encargada de este sector, tu mayor obligación es la supervisión y asegurar el desempeño de tus subalternos.
Caminan un poco más.
Stanley: Esta zona es de dependientes, ¿entiendes bien su función?
Jenny: Si claro.
Stanley: Solo recuerda, en toda compañía su trabajo es encargarse de todas las tareas físicas o rutinarias, mientras el resto del equipo se enfoca en su supervisión y labores creativas.
Jenny: ¿Qué tal si necesitan…?
Stanley: No te preocupes, ellos no necesitan muchas instrucciones, siempre cumplen órdenes y son bastante eficientes con su trabajo, además solo hay una cosa que ellos realmente quieren.
Jenny: ok.
Stanley: Bueno, antes de entrar en detalle con el puesto, ¿tienes alguna pregunta?
Jenny: No…, bueno, nada más quiero decir, yo sé que ha estado en este puesto por más de 15 años y quiero que sepa que estoy dispuesta a sacrificarme para algún día realizar este trabajo a su nivel.
Stanley sonríe.
Stanley: Estoy seguro que sí.
A partir de ese momento Stanley le explica en detalle sus obligaciones, y luego de haber pasado gran parte del día en eso, Stanley se dirige a la oficina del presidente de la compañía, en el piso más alto del edificio.
Ya en la oficina, Stanley camina hacia el escritorio del presidente, en ese gran espacio puede ver en el fondo el respaldo de una enorme silla que se encuentra viendo hacia la ventana, en ella puede verse casi toda la ciudad.
Presidente: Felicidades por tu ascenso, como empleado en nuestra compañía, tu bienestar y el de tu familia es muy importante para nosotros.
Él voltea su silla, mostrándose ante Stanley, siempre con una gran sonrisa en el rostro, de una forma poco natural y hablando de una forma muy mecánica.
Presidente: ¿Cómo se encuentran ellos, por cierto?
Stanley: Muy bien, gracias señor.
Responde Stanley, seriamente.
Presidente: Por favor toma asiento.
Stanley se sienta en una silla colocada al frente del escritorio.
Presidente: Has demostrado un gran empeño en tu puesto todos estos años, por eso estamos muy agradecidos en tenerte ahora como alto ejecutivo en nuestra empresa. Así que felicidades por dar este gran paso adelante Stanley.
Stanley ¿Paso adelante…?
Presidente: En tu trabajo y eventualmente a tu felicidad.
Dice el presidente mientras sonríe.
Presidente: Ahora tus decisiones son más importantes para la compañía y no necesitarás de dependientes para realizar tu trabajo.
Luego de una pausa dice.
Presidente: Entonces, ¿tienes alguna pregunta sobre tu trabajo?
Stanley: No Señor.
Presidente: Bueno, de mi parte, me gustaría saber, ¿porque no preguntaste por el ascenso antes de cumplir tu tiempo en tu viejo puesto?, no hubieras tenido problema en conseguirlo.
Stanley: Supongo que no estaba muy interesado.
Presidente Sabes, aunque actualmente no exista gran diferencia entre puestos, el tener metas te dará más satisfacción.
Ambos hacen silencio por un momento.
Presidente: Que interesante, siempre me has parecido más adelantado en comparación con personas de tu edad y creo que tu actitud me lo confirma.
Presidente: Solo déjame decirte algo, ¿Sabías que esta compañía ésta en funcionamiento antes de la existencia de los dependientes? Todo era más difícil en ese entonces, y no solo en las empresas, sino en toda la sociedad. Existía una gran competitividad incluso para obtener mejores condiciones de vida; Enfermedades, guerras, desastres naturales eran cosa de cada día. Ahora prácticamente o eres dependiente o no. Y aunque hubo mucho rechazo al principio, llegaron a balancear nuestra sociedad de una manera imprevista.
Stanley: Algunas personas consideran que la economía se aprovecha del estado de adicción que poseen los dependientes, ya no es solo un tratamiento, ahora son como engranes en las empresas.
Presidente: Bueno, dependiendo de cómo lo mires, en el fondo puede existir una gran contradicción moral sobre esta situación, pero hay que considerar que su condición los haría ser capaces de muchas cosas por conseguir cualquier sustancia, por lo que es mejor que sea proporcionada por un medio controlado, de esta forma son más funcionales para la sociedad, y mantienen una condición de vida más decente. Además ahora la mayoría nacen de esa forma.
Stanley: Si, como si fueran productos en una fábrica.
Presidente Bueno, el punto aquí es que nos encontramos en un momento en la historia donde existe un mayor equilibrio y mejores facilidades para todos, así que te pido, relájate y disfruta tu ascenso.
Sonríe de nuevo el presidente.
Stanley: Entiendo.
El presidente lo mira por un momento.
Presidente: ok, puedes retirarte.
Stanley: Muy bien, gracias señor.
Stanley sale de la oficina.

Al final del día, en el exterior del edificio más alto de la ciudad, se encuentra una persona, su nombre, Stanley, quien en el día de su ascenso decidió literalmente dejarse caer de la ventana de su nueva oficina, por no poder encontrarle un significado alguno a su vida y no sentir empatía con la sociedad en la que vive.

Más de quince años más tarde…
Jenny se encuentra en la oficina del presidente y camina hacia su escritorio.
Presidente: Felicidades por tu ascenso, como empleada en nuestra compañía, tu bienestar y el de tu familia es muy importante para nosotros.
Él voltea su silla, Jenny ve a Stanley en el escritorio sonriendo de una forma no muy natural.
Phanas24 de octubre de 2011

Más de Phanas