El Río Subterráneo.

Escuchaba una vez un disco de rarezas de Héroes del Silencio, a algunos les agrada más a otros menos pero bueno esa es otra historia me parece, pensaba también mientras un cigarrillo se consumía en la latita de atún que tengo por cenicero, en España, en la lejanía de su realidad, pensaba en Juan, en Gise, en Vale, chicos, almitas descarriadas, que la vida las ha llevado a la lejanía de aquellas tierras, pensaba que estarían haciendo probablemente, cenando, fumando un cigarrillo o tal vez pensando en la lejanía de nuestra tierra, o hasta quizá nada de eso estuvieran haciendo en el preciso momento en el cual yo pensaba en esto, pero, cuando pienso en esas cosas no queda otra salida que remitirme a nuestros sueños, y en ese momento suena un tema intitulado “La chispa adecuada”, como si tratara de explicarme este bendito disco de que se trata cada pensar mío, y las melodías se unen, se disipan, terminan y vuelven a envolverse en sí mismas generando nuevas ideas, nuevos pensamientos, tan solo quisiera saber de qué se trata la chispa adecuada, de que se trata la chispa, como si fuéramos un futuro fuego incandescente en la penumbra, o tal vez futuras estrellas que darán su calor y su cobijo a planetas tierras de otras galaxias, ni hablar si me pongo a pensar en lo adecuada o inadecuada de esa lumbre, lumbre que podría ser la luz de una vela en una cena romántica, o el calor de un hogar en invierno, o tan solo el latir de un corazón al saberse el sueño cumplido, el sueño de extralimitar las fronteras de trasladarse a través de los dialectos, costumbres , miradas, colores de pelo, forma de festejar y hasta de ponerse tristes, aprender, entender eso sería fabuloso dirían muchos.
Si cada vez que arriesgamos nuestras propias vidas al elegir nos decimos libres, si cada vez que logramos un objetivo nos decimos felices, si cada vez que somos algo para otra lumbre nos decimos completos.
Tan solo quisiera aprenderme la letra de una canción para saber cómo carajo va a sonar la próxima vez, pero nunca suenan igual dos veces la misma canción, son como las luces, nunca encienden de la misma forma dos veces, dicen que depende de la chispa que llevan dentro, ja se trata de un chiste seguramente, como las estrellas nunca salen dos veces en el mismo sitio.
Cuán impredecibles son esos trenes que abordamos, cuán inciertos son eso bondis a finisterre que pasan siempre a deshora, pero en fin somos nosotros los que los tomamos, y somos nosotros los que arriesgamos nuestras propias vidas al elegirlos, y eso señores eso nos hace libres.
De donde vendrá esa agüita, parece bajar del cielo, pareces cantar junto al río a doble voz, pareces explotar ante el freno de una pequeña roca, fui hasta tu vertiente y en ella descubrí que, esto es justamente, lo que aprendemos de pequeños, tan solo hay que recordar la recomendación que nos daba mamá, “Hasta mañana hijo que sueñes con los angelitos”, no era una recomendación para conciliar el sueño, era un dictamen, es un legado, es una excelente recomendación, nos está diciendo,... tantas cosas...
Y estos destinos dejan su huella, y a cada paso nos permiten elegir, nos permiten ser libres, nos permiten percibir esa huella en nuestro costado, nos permiten encontrar nuestra luz, nuestra lumbre, nuestra chispa adecuada.

Sin más dedico esto a todos y cada uno de los que se sienten en tierras lejanas.
Poner a Raly Barrionuevo y su tema “Ey Paisano”.
29/06/09
Pil

Etiquetas:

Más de Pilrock