TusTextos.com

“para Siempre Me Parece Mucho Tiempo”

Como siempre algunas preguntas dan vuelta mi cabeza, hoy volviendo ya del trabajo pensaba en esto, todos los días salgo a pelear contra la frustración o siempre salgo a frenarla, todos los días le gano una batalla diferente, todos los días sufro innumerables e importantes bajas, todos los días dejo a mi yo interior para poder vencer dicha frustración, y poco a poco he dejado de ser mi propio invento, mi propia consecuencia, mi propia perspectiva que se fuga a un sencillo punto infinito e irrelevante punto.
A veces solo cuento con una mirada o una sonrisa para vencer, pero otras son batallas más siniestras, mas confusas, más complejas, donde mi sentido común debe dejar de lado al pensamiento empírico y tratar de resolver algunas cosas de forma más sencilla, más práctica, lo que se dice vulgarmente palo y a la bolsa.
¿Soy un ser irresoluto desde ya, muy pocas veces estoy de acuerdo con mi yo interno y el externo, serán dos?
¿Serán cien? ¿Serán mil, de miles?
Qué se yo, si nos pasamos una vida entera discutiendo si cuatro, cuatro dos, o si cuatro tres, tres, como si se tratara de una cuestión de vida o muerte, y como suelo decir yo, tráeme un solo hincha de boca con el cual se pueda hablar de futbol, del deporte aclaro, y yo te voy a traer a un pibe inteligente.
¿Por qué la cruz del Sur siempre para mí se encuentra más al Norte que mis otras cruces? Será porque a las cruces que me toco cargar siempre las he dejado atrás, muy atrás lo más al Sur de mí que pudieran mis pasos.
Y en eso no estoy de acuerdo, eso presume errores, miles, por todos lados a cada paso, miradas perdidas, almas y vidas perdidas, objetos abandonados y lo que es peor almas y miradas dejadas de lado como si no vivieran nunca más enterrándolas en el profundo y oscuro Sur de nuestras almas para que nunca más vean la luz, para que nunca más compartan nuestras vidas, como si fuésemos seres únicos he impertinentes.
Una vez conocí a una persona adorable, una persona muy mayor que tuvo la frescura de compartir conmigo su historia, ella tenía un hijo, un hijo ya mayor, resuelto, con una vida profesional ya establecida, con su familia más que asentada, pero ella me confió que este hijo fue producto de un amor, un amor como decirlo, un amor único, un amor especial, un amor increíble, ella tenía tan solo quince años, el dieciocho, él tenía la obligación de trabajar como decían antes, él un buen día tuvo la brillante idea de irse a la gran ciudad, ella en su espera no dudo en apoyar tal decisión.
Luego el tiempo precipitó los hechos, su hijo nació, caminó, habló, estudió, creció, y ella esperó, y sin ningún tipo de pretensiones esperó, día tras día, hora tras hora, pero, su amor no volvió o lo que es peor, el amor de su vida no volvió.
Y en este punto me puse muy triste…
Me confeso que ya a los sesenta y pico de años ella aun lo esperaba, aún lo soñaba bajando del Rápido Argentino con una sonrisa, aún lo soñaba compartiendo una cena con su hijo y con ella, aún lo soñaba crecer y envejecer junto a ella, y esta frase me termino de liquidar amigos, me dijo en textuales palabras y con una inmensa tristeza…-Pero nunca volvió…
Fue en ese instante cuando mi cabecita loca hizo crack, no sabía que decir, las palabras siempre llenan mi verba, siempre tengo respuestas a todo, siempre observo más de la cuenta, pero les confieso que en esta oportunidad no supe que decir, era como dar, un sentido pésame a alguien en vida.
Por eso digo que es incesante nuestro abandono, y pensar que amanece tan pronto, y que en la primera de cambio nuevamente estas solo, por el simple hecho de pensar que nadie te puede tocar, perdón pero que basuras que somos.
No hace mucho leí una carta, ya estaba amarillenta la verdad, el tiempo es abandono, dejarla dentro de un cajón y olvidar que esas palabras las ha escrito un sentimiento, una razón, un parecer, un corazón, pero ese sentir lo olvidé porque estaba preocupado buscando el mango de cada día, y la verdad me tiene un poco harto esa manera tan absurda de pensar, esa manera tan absurda de volverme un motor y no una persona.
En ella decías amar a alguien y que lo estabas esperando todos los días como si fuera el último, y que la estación, pese a haber sido cerrada, todos los días te tenía allí presente, esperando, soñando con verme regresar…
Recomiendo para leer esto a: Héroes del Silencio de su disco Senderos de Traición el tema Entre Dos Tierras...
Se lo dedico a todos los que esperan ya que yo aún te espero.
A Juan Carlos por ensañarme a colgarme así, siempre te llevo en el alma y en el corazón.
Pil 20/09/2009
01 de agosto de 2011

Más de Pilrock