Capilla Sixtina

Publicado por Polaris el 24 de septiembre de 2015.






Capilla Sixtina




La belleza,
El esplendor
La naturaleza exquisita del hombre
Un hombre
Un tiempo
Un autor.

Miguel Ángel.

Capilla Sixtina
Ardua en el color de la maravilla
En lo maravilloso de lo humano
Y, sin embargo incompleta.

Falta tu desnudo
La contemplación
De los hombres
De tu figura,
Ardua, perenne, sólida,
Súbdita de esa encarnación
A la que adoramos:

La belleza.

No diré tu nombre
Pero los frescos de la capilla,
Lo saben, inquietos esperan,
Alguien que te pinte
Pues desnuda, eres, y debes
Estar el horizonte de lo sublime.

Yo te pinto, cada noche,
Con el pensamiento
Dibujo tus formas,
Tus senos en el aire
Imputados de deseo,
Por todo aquel que los contempla
Esculpida tu figura está
En el pigmento del creador
Amplia curva tu cuerpo
Que se enerva como una ola, gigante
Arrumbándose y estresándose
En los acantilados
De todos esos ojos que te vislumbran.

Yo verso mis besos
En tu cuerpo, en tu vientre me acuno
Y entre tus dos labios,
En la vagina, te susurro amor puro
Para que entre entré en ti,
En forma de viento,
Y se convierta en huracán
Allá donde los vestigios de tu mente
Criben los placeres insondaos
Desconocidos para mí
Y solo definidos para tu placer.

Sé que te quiero, porqué
En ti quiero morir,
Desaparecer, ofrecerte mi sacrifico
Teñir tu vida, sin miedos
Con esencia de vida,
Aunque muerto en ti, vivo, viviré
Dándome, dentro, en es hastío
De tu vida aburrida, para que, de ese modo,
Resucites.


Capilla Sixtina:
Incompleta.

De tu ser, de tu esencia, de tu cuerpo
De la pintura que he de pintar
Y del amor que hemos de profesar
Al mirarte, pues eres hermosa
Bella, de una belleza sin igual
Y desnuda,
Pues solo desnuda,
Alguien puede mirarte.

Yo te pinto,
Pero la humanidad, goza.

Incompleta de amor,
Obra incompleta
Mi amor te pintara.

Obrará el designio del pintor
Obra ofrecida a Dios,
Capilla Sixtina, completa.




He escrito este poema porque una mujer, una mujer a la que el mundo que le rodea la considera un ser utilizable, un bien de consumo, una esposa de la que se espera que haga siempre lo que debe. A esta mujer le pasan los días, los años si que en su vida un día, el sol brille y se sienta acunada por dichos rayos. Todo el mundo la utiliza, y ella que es hermosa, bella, que podría compararse sin miedo a equivocarse a Sofía Loren, se siente vacía, sola, tan sola que incluso desea la muerte.
Yo solo puedo escribirle palabras, y decirle, que hay un hombre que desea pintarla, porque su hermosura es algo que va más allá de lo épico, de lo carnal, va más allá de lo que nadie puede comprender, y solo aquellos que tienen como bandera la belleza, son y serán de la patria de ella.

Te dejo mi sentimiento, mis palabras, mi poema, y mi alma.


Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Polaris