El último Movimiento es El Más Difícil

El último movimiento es el más difícil










Hienden como astutas saetas de albardilla seca por este mi orbe inmutable, donde los alientos yerran disolutos, helmintos en un tempero discrepante, en tiempos impuros, cuyo último movimiento es más difícil, elegir, ganar o perder, matar la ficha, sacarla de la casilla del tablero, de la vida en definitiva.

En las aristas veladas irradian las postremas fracciones de las neuronas, son grises, con sabor siempre del pretérito y que dejan sus lamentos a través de la derrota, pero también en la victoria.

Uno vaga afligido, transita menesteroso, sin pompa ni boato, cuando los horizontes perdidos se desdibujan sobre una realidad efímera, lejos de las leyes de los hombres, entiendo entonces al lobo solitario, que viejo, aúlla sobre la peña, recordando al animal, antaño poderoso, y que ahora se alegra de encontrar carroña sobre los musgos de un bosque que ha dejado de ser su vida y que sabe que pronto será su tumba.

Adhiero mi pensamiento vivo a los de mi remembranza y a ese yo impertérrito que hace tiempo que ya no siente, soló camina, deambula, se desliza como un caracol por la hoja de una cuchilla de afeitar, ése es mi sueño, mi pesadilla, deslizarme por su filo y sobrevivir. Hace muchas estaciones que estoy disipado en el paralelismo de los entrambos orbes, acuciado por la equidistancia que sobrevuela la corneja de la existencia, vida aciaga, fútil, entredicha de los misterios que alumbran la verdad, esa que me concibe frágil y me forja a abrigar que el pensamiento de antaño, de todos los ayeres, en realidad fueron quimeras, fantasías fruto de mi invención, sí, fruto de una mente que soló quería escapar a la realidad y que jugó a seducir a las utopías que no persisten y a las ilusiones que como el humo de una hoguera, se eleva para perderse y disiparse en el común aire.

Es necesario proporcionar a la cosecha de tu vida, la mies del alma que anida, el decoro de la verdad, no engañar a la verdadera verdad que a uno viste, sé que no es menester suplicar, ni sirve de nada, sentirse vacante de uno mismo, en los antaños perdidos había una destino que me decía que uno no puede huir de su propias miserias, que no hay subterfugios ni mentiras en el camino que te lleva al final, y que siempre tendrás que elegir un último destino, un último pensamiento, una última decisión, un último movimiento, y que al final, ineludiblemente, sabes, que tu ficha caerá rodando muerta por el tablero.

Caminas sobre la carretera, y tras la colina piensas que tras ella, habrá un valle inaudito, tierras fabulosas, edenes soñados en la realidad de tus propias entrañas, pero al detenerte, la línea contínua de la carretera sigue, infinita, y no hay un más allá, soló un más acá que se revela con la última montaña dibujada en tus pupilas, te crees perdido en una desolada tierra, pero lo que te oprime es tu propia verdad, deseas que ocurra algo, que suceda un milagro, que sople el viento, que estalle una tempestad y que el agua cale tus adentros para sentirte al menos vivo, pero descubres que soló estás ante tu soledad, no hay nada más, soló un pequeño espacio de aire vacío, que lejos de ser un consuelo, soló es el parangón que te resume, estás solo, tú y tu incomunicación y entonces has de tener la osadía de no murmurar, ni silbar, porque el silbido no te hará un ser menos solitario, y tener la sangre fría para reflexionar sobre los tiempos que vendrán, pues no traerán un final ulterior, ni los ensueños tremebundos de las azules cascadas de agua infinita, no hallarás respuesta en el tiempo, ni en los jardines prometidos de una religión monoteísta donde sus lisonjas, lejos de crecer, solo se avejentan, con el paso de las miradas perdidas.

Al final el grajo negro aparece sin más, sin un motivo, sin una verdad que sea intrínseca al índole de la existencia, lo único que has hecho es sobrevivir, ése es tu único mérito, caminas por la senda lleno de tasajos y harapos de la vida, con los pies ensangrentados de tanto caminar en círculos, entre peanas y las simas, entre los valles y tus sendas, soló quedan los meandros de un espacio que has ocupado y que ya toca a su fin, en el pasaje trillado se unen los pájaros de barro que quieren volar susurros de anhelos guardados creyendo que la vida es un sueño, como dijo algún navegante atribulado; alejarme tan soló quiero, de esta vida que vivo ya sin convencimiento e irrumpir en el tiempo de las luces, barros vivos encendidos por la manos del misterioso alfarero, añoranza de otro tiempo en que me honraba la presencia de un yo que levitó sin forma definida ni color, desinteresada y cierta de movimiento, donde son ciertos los días que amanecen radiantes de nubes mensajeras que te invitan a viajar y te invitan a soñar. Nunca el tiempo es perdido, es sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de olvido, en la mutación de la existencia, cuando la tez se hiende y el lapso aflora breve, concibiéndolos en el profesar y en su fin, como armazones incorruptibles de alma huera, yuxtapuesta al crecer del bardo que una vez logró ser y cedió, en la pesquisa de un último movimiento, que sabiéndose tétrico, no es menos real.

Después de haber recorrido el camino, no eres, ni más viejo ni más sabio, lo único que has aprendido es que el último movimiento, es el más difícil.




Publicado por Polaris el 22 de enero de 2018.

Mas de Polaris

Etiquetas:

epilogo

Lo recomiendan

17 Comentarios

  • Voltereta

    Lo más difícil del último movimiento, es saber si habrá algo después de él. Las golondrinas viran al otoño y nos pierden de vista para siempre, mientras nosotros sin duda nos sentimos indispensables, centro de un mundo forjado por nosotros mismos y nuestra imaginación, pero que en realidad es totalmente irreal e imaginario. Somos constructores de patrañas, adoradores de mundos inexistentes, zánganos de una colmena en la que lo único que hacemos es adorar nuestra propia vanidad. Somos como meretrices en un mundo sin hombres, intentando alcanzar un imposible.

    Un Alonso Quijano a lomos de molinos de viento, buscando un Rocinante que se perdió en ínsulas Baratarias distantes, habitadas por Dulcineas que marcharon al Toboso, huyendo de locos que nos pensamos cuerdos.

    Quizá lo más difícil de la batalla sea alcanzar la cordura, que nos ha de llevar al mundo que de verdad hemos de habitar, en el que transitan nuestros fantasmas y nuestros miedos que lejos de temernos, nos acompañan. Un mundo en el que fuimos niños y nos sentimos perdidos al alcanzar la madurez y darnos cuenta de que en realidad nos engañaron y que no jugamos con negras o con blancas.

    Simplemente deambulamos un tablero en el que nos quieren hacer jugar y nosotros en realidad somos libres de decidir a que casilla avanzamos.

    Creo que el último movimiento de un escritor, es su palabra y por eso siempre tengo mi palabra dispuesta a la batalla y al transcurrir de la inocencia, en la batalla de la verdad.

    Un saludo Pol.

    22/01/18 05:01

  • Diegozami

    Polaris....en algún lugar que no recuerdo, alguien escribió "Dios reparte los naipes y el hombre elige".
    Me gusto tu obra.
    Saludos.

    22/01/18 07:01

  • Regina

    Dame fichas,!vida!, a ser posible, blancas, a ver si ganamos esta batalla que es la vida, Que la suerte nos acompañe. Me ha gustado esa relación ajedrez y vida, Un saldo muy muy cordial.

    22/01/18 08:01

  • Chay

    Ay,mi querido Pol!!!! No sé cuánto tiempo necesitaría yo para escribir eso........y nunca me saldrían las palabras.Pero tú,eres pluma de dioses,te admiro tanto....Tu mente es privilegiada,sublime..cuánta sabiduría hay en tí,encerrada en ese cerebro tan mágico........Y tú,sólo ofreces humildad,pero hasta eso,demuestra lo grande que eres......Por favor,no cambies nunca...porque te quiero....Un beso.Chay.

    24/01/18 04:01

  • Charlie37

    Tienes tu arte Pol, felicidades, saludos

    24/01/18 07:01

  • Kiko

    Simplemente real e increíble.Un saludo

    24/01/18 09:01

  • Mujerdistinguida

    Los compañeros ya lo han dicho, solo puedo añadir que siempre me sorprendes cuando que te leo, es un texto de una calidad exquisita, este texto no desentonaría en el preludio de un libro. Eres una persona sorprendente Polaris y magnifico escritor.
    Elisa.

    24/01/18 09:01

  • Jarraddavab-8040

    Tú dominio del lenguaje es increíble, me encantaría poder tener tu léxico, es verdaderamente admirable como escribes y lo que trasmites.
    Davinia.

    25/01/18 08:01

  • Axiddonnoc-0676

    Disfruto mucho leyéndote, tu lenguaje es muy especial, pero lo excepcional de ti es como eres capaz de tejer todas esas palabras, y crear una prenda con todas ellas, al final cuando he acabado de leerte, he sentido un especie de calor, ese que se tiene cuando te sientas frente una chimenea. Siento una profunda admiración por la forma de tratar las palabras y la forma que le das, tienes un don muy especial.
    Un saludo Polaris.
    Laura.

    01/02/18 07:02

  • Gaviotaherida

    Sigues impresionándome, no debería, tendría que estar acostumbrada, pero creo que la profundidad de tu alma no tiene medida, ese es el motivo que creo, el motivo por el cual cuando escribes dejas perplejo a quien te lee, siempre sacas algo diferente de tu interior, algo a lo que los demás nunca podremos alcanzar. Te admiro, mi admiración por ti es irracional, siempre he deseado que mi marido me emocione de esa manera, él es una persona buena, la persona más buena que he conocido en este mundo, el padre de mis hijas, sé que me quiere con locura, pero nunca podrá emocionarme como tú lo haces.
    Te mando un beso y aprovecho para felicitarte el año.

    01/02/18 07:02

  • Niebla

    Muy buen relato. Muy profundo. ¡Ah! Tenemos algo en común: También me gusta Manolo García.

    01/02/18 10:02

  • Azuldiferente

    Es difícil adjetivar lo que acabo de leer, reconozco que he tenido que buscar algunas palabras, si he de poner un pero, hay dos palabras que no están bien escritas, pero esto no le quita ni un gramo de brillo a tu texto, las analogías de Manolo García están ensambladas con la maestría de un magnifico ebanista, tu texto me parece un retablo barroco de una catedral inmensa. Inmenso, solo puedo calificarte de esta manera.
    Un saludo y una abrazo Polaris.

    02/02/18 11:02

  • Marifedetriana

    No voy a decir nada, está todo dicho ya.
    Feli.

    03/02/18 09:02

  • Javiersanz

    Que gran verdad Polaris me ha gustado mucho


    !Que jodida es la vida! pero la otra opción es todavia peor

    10/02/18 06:02

  • Polaris

    A veces dudo amigo, dudo, tengo tantas dudas, la nada no puede ser pero que el infierno interior.

    Pol.

    11/02/18 01:02

  • Polaris

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Pol.

    11/02/18 01:02

  • Alba10198

    Escribes muy muy muy bien, de verdad, son geniales todas tus palabras.

    11/02/18 01:02

Para comentar debes registrarte »
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión »