En El Espejo






A:


Adrielelgance






EN EL ESPEJO




Lo que está bajo la piel viaja contigo. Vive contigo. Los recuerdos pueden perseguirte hasta en sueños y tú, tú no eres dueño de ellos.


Como en aquel film, ya hoy antediluviano, en que el héroe había matado sin querer a su compañero y la heroína viene a rescatarlo, él está abatido y se va de aquello que mejor sabe hacer que es volar, ella pide lo mismo que él, y haciendo una broma que no entiende casi nadie que no sea de campo, pide Cicuta.

En la vida real, a veces como en el personaje, llegamos tarde, y solo hacemos esa maniobra de combate, que es huir, esa la aprendemos pronto, pues es la más fácil, solo hay que tirar de palanca, meter motor, y hacer un giro abierto lejos del problema.


Durante cuatro lustros, esa maniobra ha sido el santo de cabecera de mi vida, huir se me dio de maravilla, y cada vez que me miraba al espejo y no me gustaba lo que veía, simplemente dejaba de mirarme, las flores también pueden convertirse en infamias, y eso era lo que era yo.


Agradezco a la maldad, que me empujara hacia al abismo, no negaré, que mientras caía, tuve mucho miedo, un inenarrable miedo, un miedo que me convirtió en un ser patético, tan patético, que solo se quedaron a mí lado aquellos a los que no les quedaba más remedio.


Hoy, pasada la Epifanía del señor, concluida la Navidad del señor de dos mil dieciséis, las lágrimas secas de este estado aletargado, por fin y de verdad, fabricaron dos alas secas que me hicieron volver a surcar los cielos, y, tras cuatro lustros, no siento ese vacío inmenso que se adentraba en mi interior, por fin he dejado de sentir ese vacío, y siento escribiendo en estos momentos que ya no necesito un barco a Venus, siento que necesito pisar de nuevo la tierra, y, enfrentarme de verdad a mi vida cotidiana y no huir de ella.

Mañana amanecerá, y no estaré deseando que acabe la Navidad, simplemente porque en ese lapso de tiempo que ha durado, he vuelto a ser yo mismo, he estado donde quería estar y dentro de mí no tengo esa sensación que tenía siempre de haber perdido el tiempo otra vez.


He cogido las riendas de mi vida, y no será fácil, sé que no será fácil, pero por primera vez en mucho tiempo he dejado de ser un cobarde y me he enfrentado, primero a mí, que soy mi mayor enemigo, y luego al Toro que querían que cogiera por los cuernos, tal vez porque creyeron que me habrían destruido y que sería fácil lucirse en el albero de la vida.


Mi padre antes que yo vivió rodeado de esos nobles animales, y me contó la historia de un toro que fue indultado por su bravura, el toro de Murube, él le daba de comer cuando era tan solo un pigorro y siempre me contó la admiración que sentía por ese animal, cuando él le daba de comer era manso y noble, pero cuando aparecían otros toros por sus besanas, era fiero y temible, el verrón blanco aun salía por su boca cuando algún novillo joven de tres o cuatro años pretendía quitarle el puesto, murió de viejo, junto a una encina que lleva su nombre, y nunca le fue arrebatado su puesto.

Mi padre no me contó está historia para que yo hiciera un ejercicio de superación, pero la vida a veces te da respuestas que ya estaban en ti, solo tenía que recordar, y mostrar dignidad, solo eso, y nada más.


En esta vida, puedes descender a los infiernos e intentar huir hasta del mismo demonio, puedes engañarte a ti mismo cuanto quieras, pero lo que únicamente no se puede hacer en este mundo, es huir de ti mismo, tú sombra es algo de lo que no te puedes librar, jamás, nunca, nunca.

08 / enero / 2017

Etiquetas:

5 Comentarios

  • Mejorana

    Toda la razón del mundo. No podemos huir de nosotros mismos. Aunque a veces nos asombramos con nuestros descubrimientos acerca de verdades que creíamos inamovibles.
    Un abrazo, Pol.

    09/01/17 10:01

  • Polaris

    Gracias Reina, mi hermosa Dama, gracias por no abandonarme nunca.

    Pol.

    09/01/17 11:01

  • Heraolympya

    Una espera siempre lo mejor del porvenir, cada navidad brinda porque tiene la esperanza que de alguna manera todo empiece de nuevo y este año mi carta a papa Noel tiene más sueños que nunca, porque por mucho que sea el peso del pasado, la única forma de sentirse viv@ es tirar palante con uñas y dientes, inventarse nuevos sueños& y así va a ser.
    Bello Pol
    Un beso

    10/01/17 09:01

  • Heraolympya

    Una espera siempre lo mejor del porvenir, cada navidad brinda porque tiene la esperanza que de alguna manera todo empiece de nuevo y este año mi carta a papa Noel tiene más sueños que nunca, porque por mucho que sea el peso del pasado, la única forma de sentirse viv@ es tirar palante con uñas y dientes, inventarse nuevos sueños& y así va a ser.
    Bello Pol
    Un beso

    10/01/17 09:01

  • Polaris

    Gracias cariño, eres un sol que brilla con luz propia, te quiero.

    Pol.

    13/01/17 10:01

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Polaris