La Luz

Publicado por Polaris el 18 de abril de 2017.

La luz












La Luz












La Luz





























En las audiencias de mi vida vividas
No hubo un juez que dictara mi sentencia de amor
En el desdén de los días que caían
De ese mi árbol, de esa mi vida
No hubo lluvia que me entreviera, dentro, nuevos brotes
Era íntimamente la exigua adoración eterna
Siempre por un demás, o un cualquiera
Nunca una lluvia descargo su lluvia purpura sobre mí.


En mañana de las disquisiciones, imbuido en lo absurdo
No entreví que el horizonte existía, había ríos, montañas
Sitios que la desgracia no me dejaba ver, pero sobre todo mentiras
Adolecieron estas, en la persecución de un yo que no podía parar de correr
Y corrió, allende del mundo, hasta que sus pies se convirtieron en tasajos
Y en carne viva, pidió clemencia para, volver andar, volver a la vida
Y nadie acudió, todos huyeron con la bandera en retirada
Con la cobardía de dejar atrás al valiente del cementerio.


En las miserias de los seres ataviados
No se adujo profecía, solo injuria pétrea
Los mares azules no eran un subterfugio
Y ya el viento del caído no ataviaba en él la respuesta
Frío hielo, escarcha de todos los seres indefensos, sintió.


Hubo un viaje, le dé la tenaz luminosidad
La que obligo a abrir los ojos, para cerrarlos dentro de ella misma
Entonces en aquel instante, una lagrima sentida en el temblor su alma
Suavizo la inquina de todos los momentos perdidos, de las injurias eclípticas
Y en ese mismo instante, allí, recibió el cofre de oro de la jornada del sol
Y un color ilegible para los sin sentidos, definió todo lo creado
En una piedra, solo había una luz, con unas letras que decían:



Esto es un bloque para que los que tiene ojos
Esto es la luz para aquellos que miran con el alma [---]




La Navidad no solos se celebra el veinticinco de Diciembre, también, el tres de abril, el cuatro, todos los días que amas.

No puedo, no quiero vivir sin ti, soy como un niño que espera la Navidad, eres mi Navidad, eres lo que me llena de vida y también quien me la quita, no quiero tener una vida en que un solo día no sea Navidad para nosotros, digo bien, nuestras vidas, ahora, son el plural, el singular murió el día en que ambos nos amamos.








Este poema no tiene sentido si no se escucha con esta canción:

https://www.youtube.com/watch?v=alZMbAdUfug

2 Comentarios

  • Buitrago

    ...En las miserias de los seres ataviados
    No se adujo profecía, solo injuria pétrea..

    Siempre es un placer encontrar sentencias inteligentes disueltas en poesías o comentarios.

    19/04/17 04:04

  • Mejorana

    Muy hermoso, Pol.
    El singular murió el día que nos amamos.
    No se puede pedir más.
    Un abrazo.

    19/04/17 07:04

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Polaris