Reina de Corazones Sin Corazón.






Reina de Corazones Sin Corazón







A Marieta:





Miro en la distancia, te miro,
contemplo, disfruto de tu sonrisa en mi remembranza,
incesante estás en el deambular del día, presente a cada instante,
como un tío vivo, flirteas en esta conciencia mía,
eres ingrávida en mis sentimientos,
y adorada en mis entrañas.

Sesgó entre telas y en mis adentros esa tú figura,
que me embelesa en este mismo anochecer,
pelo ondulado y hermoso, precioso al tocarlo, al sentirlo,
prendido estoy, aunque sé que sufres por él,
uno siempre se enamora de quien de ti no se enamora,
no es una frase sola, es la historia de mi vida, consuelo de nada.

Es el devenir de mis días moribundos,
aquellos que nutren el saco de la existencia,
de la mía, de esa vida paupérrima que me obliga amar a un amor sin amor,
a un cuerpo sin alma, a una vida sin existencia.

Rezo todos los días porqué el amor te rescate,
te salve de esta agonía de desamor,
de este lapso incongruente que te atormenta,
sigo esperando, hoy puse mi esperanza en ti,
al mirarte, te corone reina de mis adentros,
princesa y señora de mi alma.


Rogué que tú próxima eternidad fuera diferente,
soñando contigo, nuevos mundos construí, para los dos,
en el mar de mí silencio,
sueños eran, disfrutando de tu sonrisa,
sueño, acontecido en un mar de alabanzas
de quereres y besos, de sonrisas y lágrimas.

Sueños dormidos, sueños despiertos,
una vida nueva, un bello Príncipe y tú Princesa soñada,
soñé que los hijos eran reyes de un reino de hadas,
dueños de su futuro y dueños de las madrugadas,
soñando, recorrí la noche, llegando a la alborada,
en ese instante regresé a ti, eras tú la patria,
la casa de todos, lugar de mi morada soñada.

Me importa que no estés, que te amen,
que seas alguien mañana, yo solo puedo quererte
quererte toda la vida, Princesa soñada,
Reina de corazones, dueña de la baraja,
solo tengo palabras, apenas tiempo, solo esperanza,
sé que no valgo nada, que estoy lejos,
que no poseo nada, te ofrezco solo lo que tengo,
mi corazón, todos los besos, mis caricias del alama,
te ofrezco la misma, tómala si la quieres,
Reina de Corazones, sin una corazón que ama.

Solo tengo palabras, deseos de esperanzas,
te ofrezco mi alma,
tómala si la quieres, nací para compartirla con las Reinas de mi semblanza,
un alma no vale nada, solo si se comparte, con el dolor del alma
arrójala si no la quieres, si tú dolor no puede,si ya no sientes nada.

El dolor a veces, mata la esperanza,
pero un alma pura, es una verdad sin palabras
los que aman sin ser amados
tienen ganada una morada especial, la morada del alma,
un lugar en el cielo, llamado, esperanza.

Reina de corazones sin corazón
en las diatribas de los sucesos venideros
un ser por ti cada noche, pide, cada noche quiere,
pide que ese acomodo combe ese destino,
que no tiene billete de retorno, que es un viaje hacia la nada.

Comparar tu belleza con una flor, créelo
es una injusticia, porque al comprender las rosas,
sentirán celos de tu hermosura, te han arrancado de un jardín
pero una rosa es una rosa,
no necesita tierra para ser la más hermosa, y la más amada.



29 / enero / 2017

Etiquetas:

Lo recomiendan

7 Comentarios

  • Polaris

    Le dedico este poema a una gran mujer, a una mujer que me cobijo cuando estaba herido, y allí en su casa, curo mis heridas.

    Un beso Marieta.

    Pol.

    29/01/17 09:01

  • Mejorana

    Eres un romántico empedernido, Pol.
    Te amo por eso.
    Un abrazo.

    31/01/17 10:01

  • Sabina

    Pero que poema más hermoso.

    06/02/17 10:02

  • Polaris

    Mi amada Mejorana, gracias por tu amor, yo sin amor no soy nada.


    Pol.

    07/02/17 08:02

  • Polaris

    Gracias Sabina, me alegra que te haya gustado.

    Pol.

    07/02/17 08:02

  • Guitoalcaraz

    Bello poema, y el romanticismo a flor de piel, que encanto de palabras!!!! Gracias Polaris!!!

    23/02/17 03:02

  • Micaelaviva

    No existen palabras para explicar lo hermoso y tierno que es este poema. ME ENCANTO POL!!!

    25/02/17 04:02

Mas de Polaris