Ser O No Ser




















A ella, a la que es todo para mi.




Ser o no ser.


Recuerdo el primer instante donde la vi por última vez que, la tarde en que mi mundo no dejó que arrojara la toalla hacia el polvo de la derrota , tras un intervalo de veinte veranos, el destino se dispuso, intervino, me intercaló, te llevó a mí, te deslizabas paralelo a la piscina, no caminabas, levitabas, tus caderas cortaban el aire, llenándolo de tus entrañas, tu pelo rubio, su hermoso movimiento, el viento se deslizaba por él como las olas llegan a la orilla acariciando la arena, cuando el destino me enfrento a ti, al movimiento directo de tus ojos resguardados por esas murallas que llevabas colgadas, supe en aquel instante que aquel cercado caería, no sé por qué, no tenía nada empírico que me indicara tal hecho, pero a veces la maravillosa realidad sucede como la lluvia, el vapor de un lejano sitio se evapora y viene como un ángel, tal vez la sal seca hace dos alas, invisibles, hermosas en su bello plumaje blanco, unidas con la cera de las abejas, de esos panales que el destino nos deja a los lados del camino, para a veces volar, quizás fuera por eso y que inherentemente al destino e inevitablemente volaron hacia tus ojos, entre los abetos, y el bosque en el borde de los caminos que por detrás de ti existían majestuosos desde los tiempos donde los Vetones un día forjaron su destino, yo me sentí así, pegado a la tierra, a su historia, irremediablemente enamorado, y por fin pude resolver el enigma que acuciaba desde la niñez.


El bosque se levanta negro y vacío dando colorido a tus pálidas mejillas y unos enormes ojos verdes que se muestran, como el más bello de los campos vírgenes, abierto a mi exploración mi sentimiento se enzarzó como las cerezas en un valle florido de sus flores blancas, fue entonces cuando una lágrima sentida en temblor de mi ignorancia suavizó mi mejilla en ese instante dado, fue allí mismo cuando recibí la paga sublime del sol, sol que te iluminaba, solo existías tú, deslizándose por tu pómulo, parecía el más bello paisaje y una catarata de agua que se precipitaba sobre mi enorme vacío, llenándome de ti a cada fracción de segundo.

Mis ojos de alienígena se disiparon entre las ábsides de tu cuerpo bendito, decidí cortar mis manos para no volver a pintar a nadie, pensé que era en el momento cero, el año cero de mi existencia, la nueva fecha de mi nacimiento, era de nuevo mi principio y quedaste relegada eternamente, químicamente, cuánticamente, sin principio de relatividad de manera absoluta cuerpo y alma dentro de mis entrañas del absurdo que hasta entonces había sido, todo cobró sentido de repente, solo había respuestas en vez de preguntas y solo una duda:


¿Sería yo digno de ti?


Mientras afloraba la duda, mientras el río de la verdad recorría mi cuerpo, algo me decía que ya no podría vivir sin ti, el tiempo se convirtió en un acertijo sorpresivo, lejos de lamentarme, empecé a contar las horas en que mis labios encontrarían la trayectoria elíptica de los tuyos, dentro de mi alma, el secretario de los adentros dictaba a pluma la redacción del sin ti no puedo estar, sin ti no existe un mundo una esperanza, sin ti estoy solo, era como un coro que cantaba en todas las direcciones de mis sentidos, el tiempo se detuvo, y las manecillas de reloj retrocedían en vez de avanzar, volaban en línea recta hacia el día que aquella niña inmaculada puso sus maravillosos ojos verdes en mi por primera vez, bendigo al creador si lo hubiera, o en todo caso al destino, que fuera yo el afortunado de este orbe donde finitamente vivimos y además ser el elegido de tan inmensa fortuna ser al mismo tiempo en el que residía tan magna responsabilidad.


Mi vida no tenía hasta entonces ni el valor de una moneda de plata, solo cuando imaginé el recorrido de tus senderos con todos mis sentidos, circundados de la única verdad intrínseca que me había proporcionado la vida, la certeza de mi verdad, quizás pudiera llegar a tu alma y ser escuchado.


Accediendo a ti por el puente del arco iris, siendo Hendall dueño del Bifröst me otorgaría el privilegio del reino de tus perfumes , la coronación de ser dueño de la Reina de mis adentros, aquella con la que siempre soñé y viva Dios que ese día por fin, entre los trasiegos del Dominio, mi paso fue engalanado y las almas de los jardines muertos, aclamaban mi destino, destino que no era otro que el pentagrama de tus deseos, la bendita maravilla de verme rodeado por tus brazos y ser mecido ante la eterna luminosidad de ellos.


Bendecido, te he aprehendido en el sosegado mundo de los siete Reinos, en la frondosidad de la verdad absoluta me he inquirido del honor que sólo se otorga a los hombres puros, advirtiendo ese resplandor propio del apetito que a modo de redención otorga la más bella reina del jardín de todos los interiores imaginados, dando luz a mis ojos he sido destinatario de la más bella gema del firmamento, sintiéndome por primera vez que caminaba junto a una Princesa hacia el Reino del nunca jamás.


Junto a ti, ceñido a ti, el alma es un éter que ya no divaga, proclama absoluciones del espacio y el tiempo, y con la magia que asiste a la creación, descubro que el principio, que todo principio reside en el calor que emana de tu bendito pecho, inmaculado y loco, siento por primera vez manar la sangre en mi interior asediando mis esencias.


Más de pronto, al sentirme vivo, la arquitectura abierta de mis esencias puras esboza y diseña puentes que me acerquen a ese beso deseado que mi memoria aguarda, me bautizo por primera vez como ser enamorado, y con el miedo del sacrílego que por primera vez profana, libero las mariposas del amor que todo hombre anida en su estómago, volando hacia a ti, a tu jardín de rosas perfumadas, donde me prodigo en fecundar con la maravillosa luz que me ha sido dada, y plantando la semilla que hace que el mundo gire y nunca se detenga jamás, la semilla del amor.


Ensayo como en la obra de teatro de la vida por no extinguirme, lucho denodadamente por recordar la sensación de mis dedos tomados por ti, abducidos al roce, a la fascinación de tus senos, crecida marea que el antojo de la luna hace que sea un maravilloso universo soñado, donde todo comienza, también mi creación, mi niñez, mis principios, el alma de un cuerpo que finito entiende lo que es por primera vez el deseo. Tú eres la luz, el vuelo del pájaro que por primera vez abandona el nido y siente lo que es la libertad y que batiendo sus alas puede alcanzar el sol sin tener miedo a quemarse, pues sabe que esta ungido por ti, por la divinidad de un ser mágico que le otorga el más preciado don anhelado, la inmortalidad, pues cuando ambos cuerpos se han unido, nada ni nadie puede separarlos, y sólo la eternidad sabe de su existencia al dejar un rastro de estrellas en el firmamento.


Ser o no ser, en el teatro de la vida, el bufón sale tras el telón a recitar la obra y cuando llega la hora de pronunciar la frase, se inicia diciendo ;; SER ;; sin acabar el guión y haciendo una pausa a propósito, para que alguien le indique el final de la frase, el bufón lo hace a propósito, los mortales tienen esa potestad, elegir, pero todos los que hemos cruzado la otra orilla y sabemos lo que significa la palabra amor, sólo tenemos un desenlace posible:


Ser.


En efecto, grito, proclamo a los cuatro vientos, con toda la violencia de la que soy posible, con la rotundidad de haber vivido en ti y muerto tantas veces, que sólo existe una posibilidad, ser, sólo puedo recitar, ser, ser, ser.


Crucificado o muerto, mi decisión es ser, ser, porque no existe otra posibilidad de morir sobre tu cuerpo, levitar sobre tus entrañas y ser eterno en tu alma que el ser, el ser, el ser.


Con toda la pasión, el ímpetu, la furia, la cólera, la rabia, el arrebato, repitiéndome una y otra vez, con toda la violencia que poseo, grito en el escenario de la vida:


;; SER ;; ;; SER;; ;;SER,,,;;




https://www.youtube.com/watch?v=LIPc1cfS-oQ


A Chay.




07 / febrero / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

8 Comentarios

  • Gaviotaherida

    Ser, me alegro que tu moneda haya caído en la posición indicada. Ella tiene que ser alguien excepcional, no se si cuando escribes vuelves a leer tu texto, yo me lo he leído tres veces, y no salgo de mi asombro, primero por como escribes y segundo lo que contiene, y no puede ser más bello, una declaración de amor, una maravillosa declaración de amor.
    Ella debe ser maravillosa, solo se puede explicar este texto, tú escribes con las entrañas, ella debe ser algo excepcional para que saque de ti todas estas sensaciones. Solo una gema maravillosa como tú dices puede brillar de una forma excepcional para que tu la consideres una joya.
    Un abrazo Pol.

    08/02/18 10:02

  • Polaris

    Muchas gracias por tu comentario, te lo agradezco. Ella es excepcional, pero todo lo que yo diga no puede ser objetivo, yo estoy en un estadio en el la racionalidad no es posible.

    Pol.

    10/02/18 12:02

  • Remi

    Desbordante pasión en cada línea, escribes con el privilegiado don de la palabra apasionada...
    Por siempre SER, un beso Pol.

    11/02/18 11:02

  • Chay

    Pol,Pol,Pol....por siempre Pol........Tú eres inmortal,preciosa alma en contínuo desasosiego.....belleza generada por el dolor que sólo tú sabes convertir en suave caricia para los sentidos.........No puedo dejar de quererte......Te adoro.

    14/02/18 11:02

  • Mujerdistinguida

    Dios mio Polaris, tu naciste para emocionar, si pudieras hablar al mundo, le darías esperanza. Eres diferente, tanto que creo que no eres completamente humano.
    Maravilloso Polaris.
    Feli.

    21/02/18 10:02

  • Mayoazul

    Cada instante cerca de ti, me convierte en un ser más vulgar, sin embargo me siento leyendo alumno de un maestro virtuoso.

    10/03/18 06:03

  • Gaviotaherida

    Con toda la pasión, el ímpetu, la furia, la cólera, la rabia, el arrebato, repitiéndome una y otra vez, con toda la violencia que poseo, grito en el escenario de la vida:


    ;; SER ;; ;; SER;; ;;SER,,,;;

    Eres tan especial Polaris, yo creo que no eres consciente ni tu mismo de quien eres.

    10/03/18 07:03

  • Yffunappony-2469

    Si hubieses nacido en la época de William Shakespeare, tu sombra, hubiese rivalizado con la de él. Eres diferente, tan diferente, que es posible que seas la reencarnación de un escritor o poeta importante.
    Me encanta este sitio, y leerte, eres un ser maravilloso Polaris.

    10/03/18 08:03

Mas de Polaris