TusTextos.com

Híbridos - Cuarto Capitulo

CAPITULO 4  Medicina
Mientras nos resguardábamos en una de las oficinas, lejos del laboratorio, quiso empezó a explicarme lo que estaba pasando pero antes de que pudiera hacerlo, ellos llegaron.
-¡Ahí estas hijo! sonaba como si estuvieran preocupados de verdad
Estaban resguardados por unos 5 hombres armados y con unos uniformes muy raros
-¡Corre! grito Aaron
Quise correr pero mi cuerpo aún estaba débil por lo que ocurrió, trate de levantarme pero solo pude avanzar unos 5 pasos y caí al suelo, otra vez empezó a nublarse mi vista, estaba empezando a desvanecerme.
Pude ver era a Aaron tratando de correr de los guardias, en un instante lo agarraron, lo llevaron a la oficina conjunta, mientras se lo llevaban grito:
-¡No creas nada de lo que dicen! ¡Ellos solo quieren salvar su pellejo!
Vi a mis padres ir con los 2 guardias que lo agarraron, mientras los otros 3 me vigilaban.
-(Tanto tiempo sin vernos mocoso, todo lo que hiciste fue causar problemas)  eran mis padres
-(¡Ustedes! Le harán lo mismo que me hicieron a mí y a cientos de niños, malditos hijos de puta, son unos asesinos)
-(Te das cuenta que al decirnos eso también te estas insultando, ¿Verdad?)
Que fue eso, ¿También se estaba insultando?, ese momento escuche un disparo, seguido por otros 2 mas
Mis padres llegaron a la habitación donde estaba, estaban cubiertos de sangre, empecé a entrar en pánico, lo mataron& esos disparos iban hacia Aaron, quería hacer algo pero en el momento que empecé a reaccionar, mi padre se acercó y me dijo:
-Debemos curar esa enfermedad tuya, no puedes seguir viviendo así, solo te causara más dolor si te resistes
Ese momento me inyectaron algo, solo me desvanecí.
Mientras estaba inconsciente empecé a soñar, era ella, podía verla con claridad pude ver esos ojos que llamaban mucho la atención eran de un color plomo muy claro también pude ver muchos de los detalles que la distinguían, el pelo rojo, la piel clara, tenía la cara roja como un tomate con una pecas que resaltaba aún más su cara.
-No me mires así, me pones incomoda
Debía saber quién era, ¿Por qué la recordaba con tanta claridad?, pero no podía, era como una parálisis del sueño, intente con todas mis fuerzas poder moverme o hablar, los esfuerzos eran en vano, solo podía mover los ojos.
-Mira, sé que me fui sin dar alguna explicación -¿Se fue? ¿Acaso la conocía?- pero todo fue por una buena razón, el tiempo se encargara de explicarlo todo, no me mal intérpretes, yo también te debo una gran explicación, solo dame tiempo, talvez las cosas se pongan muy feas pero debes aguantar, yo siempre estaré a tu lado
No pude, algo me impedía recordarla, algo bloqueaba mi mente.
Ella empezó a desvanecerse y comencé a despertar, me sentía horrible, el mareo era demasiado fuerte, sentía muchas nauseas. Escuche las voces de mis padres, mi madre dijo:
-¡Ya está despertando! Debemos llamar al doctor de inmediato
Mi padre se acercó y me acaricio la cabeza.
-Todo estará mejor a partir de ahora, solo confía en nosotros, estas en manos de profesionales
No entendía que estaba pasando, con la poca fuerza que tenía, levante la cabeza y vi a mi alrededor, lucia como la habitación de un hospital, al poco rato confirme eso, tenía una intravenosa en el brazo, estaban suministrándome suero, habían muchos más aparatos en la habitación, ese momento el doctor entro.
-¿Cómo está el enfermito? No era puto mocoso para que me hable de esa manera- Sé que te debes sentir un poco mal, es el efecto de los medicamentos que te administramos, dale unos minutos para que te sientas mejor
Empezaba a recobrar mis funciones motoras, me levante aun un poco mareado, recordé todo lo que me dijo Aaron, dijo que soy un hibrido, que tengo habilidades sobre humanas y aun puedo desarrollarlas más pero había algo muy raro, no raro& algo andaba mal, ya no podía escuchar los pensamientos de los demás, intentaba e intentaba, incluso intente golpear la cama esperando que esa fuerza sobrehumana funcionara, no daba ningún resultado.
-Debes calmarte hijo, te lastimaras si sigues haciendo eso, estuviste inconsciente una semana, debes estar más tranquilo
-¡Y una mierda con eso de estar tranquilo! ¿Qué me hicieron? ¿Qué carajos hago aquí?
Mi madre me miro muy enojada.
-¡Basta de armar escenas! Es por eso que estas aquí, te encontraste con esa persona que le falta un tornillo.
-¡Ustedes lo mataron!
-¡Nosotros no hicimos nada! Él fue quien tomo el arma de uno de los guardias y disparo, matando a los 2 guardias, él es el asesino, no pudimos hacer nada, la policía lo busca desde hace meses
No tenía argumento alguno contra eso.
-Pero ¿Que fueron esos videos que vi ahí abajo? ¿Qué fue toda esa mierda que vi ahí?
Ese momento mi madre se levantó y me dio una bofetada, me que atónito.
-Antes que nada, debes calmarte y dejar de usar esas palabras, que estás hablando con tus padres, no somos tus amiguitos para que uses ese lenguaje con nosotros
¿Y eso? Nunca los escuche decir ese tipo de cosas, por primera vez sonaban como unos padres verdaderos
-Lo que te diremos a continuación puede que sea mucho para ti, todas esas cosas que viste y viviste, muchas son parte de tu imaginación
Mentira, todo era una puta mentira.
-Lamentablemente& sufres de esquizofrenia, todo este tiempo quisimos llevarte a una institución donde pudieran ayudarte, perdón si te mentimos con lo del campamento pero era la única manera de llevarte a que te ayuden
Todo es una mentira
-Cuando escapaste y no pudimos encontrarte en días, estábamos destrozados, no sabíamos a quién recurrir, buscamos en todas parte hasta que te encontramos en esa casa abandonada, estabas con esa persona, el igual sufre de esquizofrenia, trataba de arrástrate a su mundo imaginario, lo intento con muchas personas
Mas putas mentira, aún tenía algo con que defenderme, la foto, mi padre me dijo que él era mi tío.
-La foto, el señale a mi padre- me dijo que era su hermano& mi tío
-No queríamos decirte la verdad& él era uno de los pacientes que tu padre trataba, lo hizo desde niño, incluso lo cuidamos porque perdió a sus padres pero se escapó antes de que pudiéramos hacer algo más por el&
-¡Mentira! ¡Cállense! ¡Son unos mentirosos!
Ese momento me puse a llorar, no podía pensar en nada mas, ¿Acaso en verdad estaba loco?
-Quisimos decirte todo esto antes pero no sabríamos como lo hubieras asimilado todo esto
Quería creer que todo era una mentira pero no había como probar lo contrario, talvez& después de todo& estaba loco, talvez todo estaba en mi cabeza, leer muchos comics de superhéroes talvez solo haya empeorado mi condición.
-Ahora hijito& ahora te ayudaran verdaderos profesionales, ellos saben cómo tratar a gente con tu enfermedad, por favor, no pongas resistencia, si lo haces todo empeorara
Me rendí, no quería ser una molestia más para mis padres, después de todo& ellos trataban de ayudarme.
Ese momento me levantaron con ayuda de uno de los enfermeros y me llevaron a una habitación. Al llegar vi que tenía una tv, un ordenador, videojuegos y muchos comics, todo lo que amaba.
-Estaremos aquí para ti, papá y yo nos transferimos a este hospital para poder ayudarte en todo lo posible, necesitamos que salgas adelante
Ya no opuse ninguna resistencia, en esa habitación me sentía seguro, tenía todo lo que quería.
Fui a sentarme al sillón que había, en ese momento uno de los enfermeros saco una jeringa y me inyecto algo, no parecía tener ningún efecto, también saco unas pastillas
-Cada dos días debemos inyectarte esto, esto& contrarresta todas las alucinaciones que tienes junto con las pastillas, sin eso todas las alucinaciones volverá y pueden ser peores, debes tomar las pastillas todos los días, si saltaba un día, al día siguiente tenía que tomar 3 pastillas.
No dolía, es más, me calmaba, no estaba tan mal el lugar, solo debía aguantar esas 2 cosas.
Pasaba días encerrado en ese lugar al menos había un patio para poder salir a despejar mi mente.
Paso mucho tiempo desde la última vez que se manifestaba las habilidades que supuestamente tenia, veía a personas de mi edad en el mismo lugar, ellos eran más amables que las personas que había en mi colegio.
Me lo pasaba leyendo comics y viendo televisión, algunos días tenía que ir a unas pruebas que me hacían, esas pruebas consistían en ponerme en una habitación extraña y pasaba como un luz por todo mi cuerpo, después tenía que ir a hablar con el psicólogo para que me evalué mentalmente, no sentía que fuera necesario pero debía ir de todas formas, ir ahí aliviaba la tensión que tenía por estar encerrado en ese lugar.
El psicólogo siempre me preguntaba:
-¿Qué tal vas con todo esto? ¿Ya no se presentó alguna alucinación?
Como dije anteriormente, ese tipo de cosas pararon, me sentía mucho mejor con respecto a eso& creo. Aun me impresionaba saber hasta dónde llegaba el alcance de mi imaginación, como pude imaginar laboratorios en una casa, como pude seguirle el juego a ese imbécil.
Realmente pase mucho tiempo ahí, debieron ser unos 2 años al menos.
El primer año, mis papás empezaron a trabajar en ese hospital o más bien lucia como un centro de salud mental, cada día veía a las personas que llegaban y se iban, era frustrante no poder irme a causa de mi condición mental, por suerte los tenía a mis papás que estaba todo el rato a mi lado.
Conocía a niños que aseguraban que habían pasado por lo mismo que yo, ellos me contaban que tenían súper poderes como los súper héroes de las películas, amaba hablar con esos niños pero me ponía triste al saber que después los darían de alta, me quedaba solo por mucho tiempo.
Esos días mi rutina era despertarme, ir a la sala común donde había desayuno para escoger, mis padres llegaban, desayunábamos juntos. Mientras desayunaba veía como otros niños hacían lo mismo que yo, solo que otros estaban completamente solos, otros formaban sus grupos de amigos, quería hacer lo mismo pero dada a mi condición mis padres me dijeron que me limite solo a ver y hablar con los que se irían pronto, era triste.
Después de desayunar iba a mi habitación a leer, a estudiar un poco, luego iba a clases que era en otra sala muy grande donde todos los demás niños y yo pasábamos clases, aun en ese lugar pasaba clase como en el colegio, era raro que hayan esas cosas ahí pero mis padres me dijeron que eso ayudaba a los niños.
Al acabar las clases volvía a la sala donde desayunaba, igual ahí almorzábamos, pasaba lo mismo, llegaban mis padres y se repetía la rutina, otra vez volvía a mi habitación y me ponía a leer comics, ver la televisión o jugar videojuegos.
Los días que tenía marcados en mi calendario debía ir al psicólogo y los otros días tenían que ir a que me inyecten, esos eran los días especiales. También debía tomar las pastillas sin faltan todos los días.
En la noche nos llamaban para ir a cenar y teníamos un tiempo de recreación, los niños se ponían a jugar con los juguetes que nos dejaban ahí, alguna que otra vez se veía alguna pelea por querer agarrar el mejor juguete pero después todo era tranquilo.
A los de mi edad nos dejaban usar igual los juguetes pero a mí, mis padres me decían que no los use, que podrían contagiarme de alguna enfermedad rara, odiaba eso, no podía hablar con nadie más que mis padres, debía aguantarme todo eso, era por mi bien me dijeron.
Al acabar eso debíamos ir a recoger las pastillas, hacíamos fila para eso, yo era el único que iba todos los días.
El segundo año llego una chica que al igual que yo, venía con sus padres, la recordé, ¡Era la chica de mi colegio! la que pensaba que sentía pena por mí en mis pensamientos& al menos eso pensaba en mi cabeza, no podía creer que ella estaba aquí.
Mientras mi rutina se repetía, veía que al igual que yo ella desayunaba, almorzaba y cenaba con sus padres, quería hablarle pero tenía miedo que mis padres me digan algo.
Un día mientras estaba en el tiempo de recreación, les dije a mis padres:
-¡Ella! Ella estaba en mi colegio ¿Lo recuerdan?
-¡Oh! Verdad, ella estaba en una clase paralela, creo que no estaría nada mal que vayas y le hables
-¿En serio& puedo?
-Claro que puedes, tú la conoces y ella seguro que igual te conoce me dijo mi padre
Aunque no la conocía, solo la ubicaba de vista, quería hablar con alguien más aparte de mis padres o el personal médico, los niños que se iban no contaban porque solo hablaba con ellos por algunas horas.
-Muchas gracias mamá y papá estaba muy emocionado por hablar con ella
Me levante de mi asiento y fui corriendo de la emoción a hablar con ella.
-¡Hey! ¿Te acuerdas de mí? Estábamos en la misma escuela, en el mismo año pero en distintos salones
-Me acuerdo puso una expresión de sorpresa y una risa forzada- tu nombre era&
-Alex, un gusto, encantado de conocerte, ya me hacía falta hablar con alguien aquí
-Mi nombre es Anna, igualmente encantada de conocerte, raro
Ambos nos reímos.
-Yo pensaba lo mismo me respondió¬- estuve encerrada en otro centro médico, donde tenía que repetir la misma rutina día tras día y mis padres no me dejaban hablar con nadie
-Se lo que se siente, ¿Y porque te trajeron a uno de estos centros?
-Eh, formula bien tu pregunta
-¿Por qué te encerraron en uno de estos lugares?
-Bueno, me dijeron que empecé a confundir lo que es real con lo que no lo es, que tenía muchas alucinaciones pero yo las sentía muy real, sentía que podía manipular objetos a mi voluntad con mi mente
-Pase por lo mismo, me dieron unos medicamentos y desde ahí todo empezó a calmarse, sentía que ya estaban mejorando las cosas
-¿A ti te inyectan cada semana?
-Cada dos días, ¿A ti Igual?
-A mí solo una vez a la semana, seguro que lo que tienes es más grave
Me miro y nos matamos de risa, ya tenía a una amiga, alguien con quien hablar en mi tiempo libre.
Después de que la conocí pasaba mi tiempo de recreación con ella, mis papás dejaron de quedarse conmigo después de la cena, me decían que ahora tenían más tiempo para sus investigaciones y que si todo sale bien, ya pronto nos podremos ir
El segundo año paso volando a su lado.
Los médicos, sus papás y los míos dejaron que nos visitemos en nuestros cuartos, pasábamos las tardes jugando videojuegos, ella al igual que yo amaba los videojuegos, en su cuarto igual tenía las mismas cosas que yo pero distintos juegos para la consola de videojuegos, intercambiábamos.
A ese punto empecé a enamorarme de ella, sentía que tenía una conexión muy fuerte con ella pero ese sentimiento se me hacía familiar, antes había sentido lo mismo pero nunca acepte que me enamore, aun no recordaba de quien me enamore en el pasado solo sé que paso cuando era más pequeño.
Un fin de semana por su cumpleaños, nos dejaron salir al patio, estaba muy soleado, estuvimos hablando como siempre de videojuegos y de las series de televisión.
Debía preguntarle, creía que era el momento perfecto.
-¿Tu qué piensas acerca del amor?
-El amor& el amor& yo creo que el amor solo te trae desgracias&
Quería contradecirle pero continúo
-Pero también mucha alegría, el amor entre dos personas que se quieren mucho y se llevan bien debe ser& lindo, que te quiera incondicionalmente una persona, que se preocupe por ti, hasta vi en unos dibujos animados con les regalaban rosas y chocolates, hasta daban su vida por la persona indicada
-¿Y tú& quieres a alguien? me puse muy nervioso
-¡Por supuesto! A mis padres
Esas respuestas no era la que quería oír, realmente quería oír algo como a ti te quiero
-¿Y no hay nadie más a quien quieras?
-¿En serio? Con esas palabras tratas de sacarme la respuesta que buscas, ¿Verdad?
-La verdad si, pensaba que ibas a tener otra respuesta después de tanto tiempo que pasamos juntos, creía que al menos me querías, al menos como amigo, al menos&
-Te quiero mucho&
Ese momento me quede estúpido por esas palabras, realmente de enamore de ella, esas palabras eran suficiente para mí.
-Pero&
Siempre los buenos momentos son arruinados por un pero.
-Pero hay algo malo, la verdad quiero estar contigo, después de tanto tiempo me di cuenta que me gustas mucho y llegue a tomarte mucho cariño
-¿Acaso hay algo malo en eso?
-Eso no es lo malo, lo malo es que pronto me iré de este lugar, ya se acercan las fiestas de fin de año, cerca de navidad me iré con mis padres
Me sentía devastado, esto sonara egoísta pero quería que se quede conmigo hasta que me dejen salir de aquí, no podía hacer nada, acepte la situación.
-Por eso no quiero que salgas lastimado, sé que pasara eso si empezamos a salir y me voy
-No me importa, quiero estar contigo en lo que queda de tiempo, talvez nunca pueda salir de aquí pero al menos quiero estar junto a ti todo este tiempo
No quería desaprovechar esta oportunidad de querer a alguien, aunque sea por poco tiempo, quería sentir que alguien era muy especial para mi y que yo también lo era para ella
-Pero&
-Basta de peros
Ese momento la agarre de las manos y la bese, tenía que hacerlo sino no pararían los peros.
El beso& se sintió cálido, como si todo el dolor que pase hasta ese momento se hubiera desvanecido, una sensación muy difícil de expresar con palabras, ese fue mi primer beso, algo que nunca olvidare.
-Espero que lo haya hecho bien, solo lo vi en la televisión realmente estaba demasiado nervioso, tanto como para haber arruinado el momento con esas palabras
Solo me miró fijamente a los ojos, se puso roja como un tomate, nos quedamos abrazados en el suelo por lo que quedo del resto del día, nos saltamos la cena por eso, no podía pedir nada más en el mundo.
Los días parecían eternos a su lado, no quería que nada de eso se acabe, no quería que mi felicidad se vaya por la entrada de este hospital. Pero como todo lo bueno tiene un final malo, el tiempo se había acabado, ya habían pasado 3 meses, estábamos cerca de navidad, solo a unos 2 días.
Ese día salimos al patio, fuimos a sentarnos al mismo lugar donde por primera vez la bese.
-Sabes, todo el tiempo que pase a tu lado fue lo mejor que me pudo haber pasado Alex
-Yo igual lo sentí así, eres lo mejor del mundo que me haya pasado& este& ¿Puedo preguntarte algo?
-¡Claro!
-¿Y tú& quieres a alguien?
Me sonrió y me dijo:
-¡Claro! A mis padres
-Pensaba que ibas a responder otra&
-Pero a ti te amo, te amo mucho, aunque haya sido por poco tiempo que hayamos estado juntos
-Yo también te amo mucho mocosa
Nos reímos por un bueno momento, después de eso, la bese& por última vez.
Se levantó, me abrazo y me dijo que iría a ordenar sus cosas para irse del lugar, estaba muy emocionada, dijo que nos veríamos después de eso.
Quería morirme, tenía el corazón destrozado en pedazos, esta vez entendí a las personas de los dibujos animados que vi, ellos se ponían mal cuando una relación acababa y se deprimían por mucho tiempo.
Yo era consciente de lo que iba a pasar después de los 3 meses pero aun así, no pude prepararme para el momento.
Fui a mi habitación a recostarme por un momento, tenía que ser fuerte& por los dos, tenía que aguantar porque yo acepte salir con ella a pesar de las consecuencias.
Sentí algo pesado en el pecho, no era dolor por si acaso, sino era en el área del pecho de mi ropa, ahí tenía un bolsillo, había un pequeño paquete, talvez ella me lo puso cuando me abrazo no estaba muy seguro de como llego ahí.
Abrí el paquete, contenía un collar con su foto acompañado de una nota:
Alex, no tengo las palabras para expresar el cariño y agradecimiento que te tengo, tú me hiciste en solo 3 meses la personas más feliz de este mundo, cuando salgas, espero que me busques, seguro tendré miles de historias que contarte y tu también, no podría pedir a nadie más en este mundo.
Te Amo mucho
Me puse a llorar, quería hacer algo para que se quede pero después de pensarlo mucho, sabía que era un deseo egoísta, porque ella quería irse al igual que todas las personas que estaban aquí, solo decidí no insistir en nada y aceptar la realidad.
Salí de mi habitación y fui a la puerta a esperarla para despedirme. Llego con sus padres, me abrazo y antes de salir por la puerta, su padre le dijo:
-Hija, aun te tienen que hacer un último examen, después podrás irte con nosotros, será un poco largo, nosotros iremos a la casa a preparar tu cuarto, después vendremos a recogerte
Eso fue demasiado extraño, fue muy inesperado pero yo la acompañe junto con el doctor a la sala donde tenían que hacerle el examen, era una sala rara.
En la puerta estaba una enfermera, le dijo al doctor:
-Ella es la última la miro y le sonrió- tranquila será un procedimiento sencillo
No me dejaron quedarme, me dijeron que debía ir a mi habitación, ese momento la abrace, sabía que cuando termine el examen, ya no la vería más.
Me fui a mi habitación a descansar, estaba muy agotado física y emocionalmente por todo lo ocurrido, me dormí a los minutos de recostarme.
Desperté por la alarma, debía ir a cenar pero no sin antes ver si aún estaba en la sala donde le hicieron el examen. Cuando llegue, vi que todo estaba vacío, quería entrar pero la sala estaba cerrada pero en la mesa había un informe.
Decía:
Paciente 41
Color de pelo: negro
Ojos: café claro
Piel: trigueña
Rasgos particulares: Cicatrices bajo el abdomen
-La extracción fue realizada con éxito-
Estaba más que seguro que era ella, ella era la que tenía todos esos rasgos, seguro termino y se fue del lugar con sus padres.
No fui a cenar, a pesar de que era noche buena (La noche antes de navidad) me sentía mal, triste porque ella se fue y me quede solo de nuevo, me fui directo a dormir.
Al día siguiente me desperté de mal humor, quería largarme del lugar, fui donde mis papás a preguntarles cuando nos iríamos, a lo que ellos me respondieron:
-No estamos muy seguros hijo, aunque ya demuestres un avance con respecto a lo de tu salud mental no estamos muy seguros, veremos qué podemos hacer.
No dije nada, ya no quería estar ahí, dos años eran más que suficiente para mí. Me levante y me fui directo a mi habitación, ya no soportaba más la misma rutina, quería escaparme del lugar.
Al día siguiente me desperté temprano y empecé a idear un plan para escapar pero eso fue en vano porque cuando fui a desayunar mis padres aparecieron en la puerta de la sala, muy sonrientes.
-Adivina que, más tarde podrán darte de baja y nos podremos ir a casa
Estaba muy feliz, era mi momento de largarme de ese lugar e ir a buscar a Anna. Fui a mi cuarto, no podía guardar mis cosas por la emoción, tarde un montón en hacerlo pero al final lo termine.
Salí de la habitación con mi maleta y algunos juegos que quería tenerlos en casa, se podría decir que los estaba robando del lugar, los espere en la puerta, ellos llegaron.
-Bueno hijo después de tanto tiempo aquí por fin podemos irnos mi papá, estaba igual de emocionado- pero antes deben hacerte un examen final, después de eso nos podremos ir
No importaba nada, les deje mi maleta y me fui corriendo a la puerta de la sala, ya sabía dónde era.
El doctor que llevo a Anna apareció, me miro y hablo con la enfermera, ese momento la enfermera me dijo:
-¡Por fin es tu turno! Todos esperábamos esto, espérame un momento, llamare a un doctor especialmente para ti
Eso fue raro, pero nada importaba, me hicieron entrar a la sala y dijeron que me siente al entrar para que espere al doctor.
Llego un doctor acompañado de dos guardias, me dijo:
-No te asustes por los guardias, ellos siempre me acompañan en estos casos, en especial con un jovencito tan especial como tu
Especial, esa palabra, siempre me describían con esa palabra, la odiaba.
En ese momento me levante y los guardias se acomodaron uno a cada lado, seguí al doctor hasta una sala que parecía de operaciones
-Y pues, después de mucho tiempo llego tu hora Alex, todo terminara rápido y no sentirás dolor alguno
Fueron unas palabras muy raras pero como dije, no me importaba ya nada, solo quería salir de ahí.
Me pusieron en una cama quirúrgica y me dijeron que me quede quieto. Solo sentiré un pequeño dolor por la aguja y después podre irme en paz.
Mientras él se acercaba con la jeringa, los guardias me dijeron que no debo moverme o ellos me tendrán que agarran a la fuerza.
La emoción me paso una mala jugada, ese momento me puse nervioso y quise levantarme para acomodarme por un momento pero los guardias pensaron que quería escaparme, así que me agarraron muy fuerte.
-¡Hey! Me duele, no aprieten tan fuerte
-Y este dolor no es nada se mataron de la risa
-¿No pueden apretar un poco menos?
-¡Ay Alex! Sabes me da pena hacerte esto y lo peor es que ni siquiera sabes que es lo que pasa aquí, es mejor que las cosas se queden, a veces es mejor no saber mucho, como dicen la ignorancia es una bendición para muchos
Esas palabras, me hicieron reaccionar, empecé a sentir que algo muy malo iba a pasar si dejaba que me inyectaran esa cosa. En ese momento el guardia me dijo:
-No vas a gritar porque si no será peor
Me tapo la boca con un trapo, empecé a gritar de la desesperación Ayuda- pero no se escuchaba nada, tenía la boca enteramente tapada con un trapo, me puse a llorar.
Uno de los guardias me miro, agarro mi cabeza y me dijo:
-¡Hey! Te dije que sería peor si gritabas
Me dio un golpe en plena cara, me dolía toda la boca y la nariz, estaba seguro que me rompió la nariz.
En medio del dolor, mientras lloraba por el golpe y la situación me puse a pensar.
-(Creo que mi hora llego, moriré a los 15 años, estaba tan cerca de llegar a los 16)
Vi como las cosas se movían en cámara lenta, el doctor acercándose a mí con la jeringa, era el fin.
Pero paso algo raro, escuche un estruendo muy fuerte detrás de mí y escuche:
-Llegaras a los 16
Los guardias me soltaron, me di la vuelta, no vi a nadie, cuando volví a mirar al frente vi al doctor, tenía grabada una impresión de asombro en la cara, vi que empezó a escurrir sangre de su cuello, de un momento para el otro se cayó su cabeza, estaba muy asustado, era un baño de sangre.
Los guardias corrieron, al llegar a la puerta se detuvieron, al igual que el doctor, vi caer sus cabezas al piso.
Estaba muy asustado, me quede estúpido, tenía miedo por lo que paso, pensé:
-(¿Acaso yo hice eso? ¿Volvieron las ilusiones?)
Escuche la voz de una mujer.
-Hey, no te lleves todo el crédito que tu no hiciste nada y no, no son ilusiones
Me di la vuelta y la vi& era ella& la chica con el pelo rojo y los ojos llamativos.
-Paso mucho tiempo desde la última vez que nos vimos& por si no te acuerdas& mi nombre es& Mileen& volví para salvarte Alex
13 de marzo de 2018

Más de Racv16