¿preterición?

Publicado por Radav el 24 de abril de 2016.
Un día te levantas y todo está mal y en cierta forma sabes que si es así y es tu vida, algo de culpa tienes.

Ella se levantó llorando, había tenido un sueño terrible en el que caía de un precipicio y en la cima de este la miraban sus seres queridos. Un enorme espacio la distanciaba de ellos. Ella quería alcanzarlos, volver a estar con ellos. Pero el vértigo, el vacío, la enamoró. Recuerda haber mirado desde la cima del precipicio al suelo y experimentar esas ganas infinitas de caer, de lanzarse, cuando menos pensó, se distrajo y se resbaló. Mientras caía la impotencia de verles y no poder estar con ellos la hacía llorar, esperaba que pasara un milagro que algo o alguien la atrapara y todo lo que había salido mal, saliera como a ella el hubiera gustado. Mas, no fue así, cayó y cayó, hasta que al tocar el suelo se despertó.

Era un Domingo y todo el día se la pasó pensando en el sueño. Veía películas, series, libros, oía canciones, esperaba que algo le ayudara a saber que había significado ese sueño. Todo esto le daba aliento, le decía que si se aferraba a algo, si intentaba hasta lo imposible por lograr las cosas, las cosas se darían por si solas. Luego, se estrellaba con el mundo, cuántas veces no intentó y intentó y le dijeron ¡No, aquí no se entra!.

Ella tenía una imagen en su cabeza. Una habitación con muchas puertas, ya había entrado en ella varias veces, cada vez, por una puerta distinta. Sin embargo, cada que usaba una puerta, esta se cerraba para siempre. Tenía frente a ella la última puerta disponible y ya no quería gastarla. Sabía que una vez entrara tendría que quedarse allí definitivamente y que si se iba no lograría nunca volver a abrirla.

¿Qué tenía que ver todo esto con su sueño?, ¿Serían todos estos seres queridos un montón de habitaciones de muchas puertas en las que algún día tendrás que decidir si te quedarás en ellas por siempre o te irás?, ¿Será que el precipicio le atraía tanto porque sabía que solo así no tendría que elegir?, ella no lo sabía.

Se observaba en el espejo como quien intenta verse el alma, trataba de ver sus ojos y hasta sus propios ojos sentía ella que la juzgaban le decían ¿Qué harás?, ¿Vas a huir?, la retaban constantemente ella no resistía esto y simplemente lo evitaba. Ella sabía que en algún momento huir y evitar deja de ser una opción.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Radav