Pendiente

Publicado por Ram084 el 09 de septiembre de 2017.
-¿Y esas flores?
-Ehhhh, para algo que debo hacer en un rato...
-Cuestiones del amor...
-Si, siempre es el amor. Pero no son solo flores, también hay palabras lindas para regalar...
-Ahhhh viene profunda la cosa... como del universo y esas cuestiones mágicas...
-Si, algo así. Amor, flores, magia, todo parece sacado del mismo sueño...
-Ahhh si me contaron algo... ¿Esto tiene que ver con eso?, ¿Con tu sueño?.
-Si.
-Igual nunca me lo terminan de contar, algo o alguien siempre interrumpe y quedo con el sueño a medias...
-¿Te contaron mi sueño?, ni que fuera el sueño del pueblo...
-No será el sueño del pueblo, pero es el sueño del que habla el pueblo, por lo menos el de las últimas semanas...
-Bueh... en realidad ya van 2 semanas, 4 días y un par de horas... nada más... ¿En qué parte del sueño te quedaste?
-Ni idea... siempre me cuentan que estás vos en el patio de la escuela, rodeado de mucha gente jugando al bingo... uno a uno van saliendo los números ganadores, los premios para la gente afortunada... hasta que llegan al último y más importante de la jornada... y ahí, interrumpen. Siempre.
-Ah, casi en el comienzo... Te faltó decir que en la mesa principal, además de Doña Fancha quien grita los números, se encuentra Gucho el carpintero que gira el bolillero, Don Benancio que controla que todo esté en orden y una persona que no conozco que nos mira de reojo a todos.
-Ah mira vos, un misterioso, en los sueños siempre hay uno.
-En la última jugada, el premio es una sorpresa, nadie sabe que es, pero la ansiedad por ganarlo
parece ser inevitable. Muchos parecen estar cerca, y yo también. En un momento Fanchita dice el 22, lo repite un par de veces más, y mirando el cartón que tenía en la mano, el 22 es el que me faltaba para completar...
-¡Lo ganaste vos!.
-Si, lo gané yo... en un sueño... aunque hubiera sido genial ganar alguito en esta vida.
-Yo gané una vez una bicicleta, creo que me duró una semana, una porquería... pero no viene al
caso, ¿Y qué pasó, qué ganaste?
-Y como te decía, lo gané yo. Festejé, solo, muy solo... Todos alrededor me miraban, pero no me felicitan ni me saludan, yo esperaba un abrazo, pero nada de nada.
-Que no te den ni un mísero saludo, tiene que ser envidia, envidia en los sueños... y el premio, ¿Cuál era?
-Bueno ya en la mesa, controlan que está bien, todo legal, soy el ganador y cuando me doy vuelta para ver a la gente, desaparecen...
-¿Todos?, ¿Desaparecen todos?.
-Casi todos, el único que queda es la persona que no conozco, el misterioso. Se me acerca, me estrecha la mano, me felicita y me pide que no me asuste. Y ahí pasa a develarse...
-¿Y?, ¿Quién era?.
-Es la mismísima muerte.
-¿La muerte?, ¿La muerte como premio?.
-Exactamente. Y ahí me cae la ficha, la gente no estaba ansiosa, estaba preocupada, y el que no me felicitaran no era envidia, era pena, todo el tiempo sabían lo que se sorteaba.
-Y supongo que despertaste, con razón la gente habla de tu sueño.
-¡Pará! que eso no es todo. Si bien la muerte ya la había ganado, la cuestión pasaba por el cuando debía irme. Yo le pedí un poquito de tiempo para completar algunos pendientes y luego si, me iba sin hacer dramas.
-¿Y qué te dijo? ¿Aceptó la propuesta?.
-Increíblemente lo aceptó sin ningún problema. Me dijo que despertara nomás, que hiciera el
listado y que tras el último pendiente vendría por mí.
-Guou, ahora entiendo porque la gente habla de tu sueño. ¿Y el listado? supongo que hiciste muchísimos pendientes, digo, como pa retrasar tu estadía un poco más.
-No tanto, escribí los que realmente me faltaban y ahora voy por lo último de mi lista.
-Por eso las flores.
-Si.
-Che pero entonces vos sos de los que creen que estas cosas se cumplen, pensé que eras de los que sienten que los sueños solo sueños son...
-¿Y qué te parece?... tengo unas flores para regalar a la chica más hermosa de mi mundo, tengo unas palabras lindas que siempre quise y nunca me animé a decir... no sé como va a reaccionar ella, no sé cuanto influye el sueño en la vida, no sé cuanto deja la vida que los sueños intervengan, solo sé que mi corazón hablará, y luego si, buscaré a mi alrededor las alas que creo... me he ganado...
-¿Tenés miedo?
-Un poco si, pero igual no sería raro que el amor y la muerte se juntaran en el mismo lugar.


ram

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Remi

    Me ha encantado, leerte ha sido una novedad, un saludo ram

    09/09/17 06:09

  • Ram084

    Gracias Remi!!! gracias por leer! Buena Vida!

    10/09/17 07:09

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Ram084