TusTextos

Dejemos de Ignorar Los Gritos...

¿Por qué? Cuando hablamos de una realidad, del miedo que pasamos en ciertas ocasiones, cuando contamos qué nos ha pasado, qué hemos vivido, escuchado, visto... y todo sin nuestro consentimiento, por supuesto, lo primero que se nos dice en la mayoría de los casos (o mejor dicho "reprocha") es "pero no todos somos iguales", o "también hay mujeres que maltratan a los hombres", o "bueno, quizá tú te lo buscaste" o "culpa tuya por haber ido o hecho x"... ¿De verdad? ¿De verdad es lo primero que se os ocurre decir? ¿En serio creéis que es normal culpabilizar a la víctima? Quiero decir, existe la empatía, el humanismo, y todas esas cosas como mínimo, ¿no?... Cuando contamos nuestras propias experiencias (experiencias que, en su gran mayoría, seguramente, han evolucionado a traumas) que nos digáis que no todos sois iguales no nos ayuda, todo lo contrario, es más, nos intentáis vender que lo que ha pasado ha sido... ¿cómo lo llamáis algunos? "¿mala suerte?" O "¿culpa nuestra?" No es así, ni es poco común, ni tampoco es culpa de la víctima. Por favor, escuchad más y mejor a vuestras amigas, a vuestras parejas, a vuestras madres, a vuestras hermanas, a vuestras primas, a vuestras hijas... estoy segura (por desgracia) de que todas ellas sabrán deciros algún momento en el que hayan sufrido un abuso (o más bien varios). Y no, no es sólo abuso el violar o pegar una paliza, también lo es el decirle algo por la calle, el tocarle e invadir su espacio vital sin su consentimiento, el intimidarla, el chantajearla emocionalmente, el insultarla, el infravalorarla, y por desgracia, un largo etcétera. Sí, gran parte de esos abusos los tenemos interiorizados y, por tanto, no nos damos cuenta de cuán peligrosos son.
Hombres, e incluso mujeres, no se trata de culparnos, no se trata de cambiar de tema poniendo una excusa, tampoco de reprocharnos cosas, se trata de que poco a poco dejemos de invisibilizar estos micromachismos, dejemos de menospreciar lo que muchas nos tienen que decir (que ya les habrá costado lo suyo el poder decirlo), se trata de que dejemos de ignorar los gritos (aunque algunos se hagan en silencio o en voz baja).
Raquelc22 de abril de 2017

1 Recomendaciones

Más de Raquelc