Querida Sociedad...

Desde... no sé, ¿siempre? Desde siempre se nos ha dicho lo mismo: "alguien perfecto para ti te está esperando, y cuando menos te lo imagines, no te preocupes, que aparecerá. Es el destino, está escrito, y nadie, se ponga como se ponga, lo podrá cambiar". Y yo te pregunto: ¿seguro? Quiero decir, ¿te ha pasado? Quizá sí, pero quizá simplemente es que estabas enamorado y lo que fue sólo casualidad creíste que fue el destino. Películas, novelas, canciones, series de televisión, cuentos infantiles... todos cuentan historias de amor heroicas, casi imposibles, llenas de obstáculos, y sin saber muy bien cómo, finalmente todas salen bien. Incluso en algunos casos, las parejas de los protagonistas son personas tóxicas que finalmente cambian y se convierten en los mejores compañeros sentimentales del mundo. Nos hacen creer que una historia así existe, y no sólo eso, sino que además es muy común, y que por tanto, tarde o temprano, no desesperes, que te va a pasar. Quizá sí pasa, quizá sí que empieces a vivir una historia de amor así después de que leas esto, o quizá conoces algunos casos de amigos tuyos, primos o vecinos que lo han vivido. Pero creo que son excepciones que confirman la regla (además de que sólo se nos cuenta lo bonito de una historia, no la parte más dura o... realista), el problema es que nosotros nos empeñamos en creer que esas excepciones no lo son, sino que lo más normal es que ocurran. Si no, eres un desgraciado sin suerte que se quedará solo y amargado para siempre, porque que sepas, que tener más de 30 años, y no tener pareja, es ser un infeliz, lo dice la sociedad. Sí, la misma que también nos dice que mejor una relación dañina y nociva que quedarte solo con 40 años, esa que no hace otra cosa que repetirte que no puedes vivir sin un compañero, esa que no admite que se puede vivir para algo más que para tener pareja e hijos...

02 / noviembre / 2016

Etiquetas:

Mas de Raquelc