Adiós Hogar, mi Dulce Hogar

Publicado por Raul_amon el 30 de julio de 2017.
Nada más entrar en casa mi corazón palpitó con más fuerza que nunca. Mis objetos personales estaban esperándome, estaban aguardando a que me los llevara del lugar en el que tanto tiempo habían permanecido. Ella no se encontraba allí, en ese instante, pero podía percibir su olor, nuestro olor. Esa esencia que me recordaba lo felices que habíamos sido. Lo podía notar en cada rincón, cada habitación por la que iba pasando. Su ropa encima de la cama, sus cosas en el baño... Me asomé al balcón, todo seguía como siempre. El ruido de los coches, la gente caminando de un lado para otro. Todo ese bullicio del que me quejaba, cada mañana, cuando aun estaba en la cama y que ahora echaré de menos.

Decir adiós al que ha sido mi hogar, mi dulce hogar, durante varios años, tantos recuerdos, tantas historias allí vividas... Fue casi tan doloroso como el momento en el que ella se despidió de mí. Nunca imaginé que decir adiós a un lugar pudiera ser tan duro como lo fue ayer. Terminé de recoger todo y, al regresar, me eché a llorar. Nunca lo había hecho de aquella manera. Las lágrimas dejaban su rastro en cada estancia de la casa de la que me iba despidiendo. No me olvidé de esa "personita" que tanto juego dio a nuestro día a día. Algo carente de sentimientos pero que ella y yo, junto a su "hermanito", convertíamos en algo con vida propia. Abrí la puerta de la calle, respiré lo más hondo que pude y, antes de cerrarla para siempre, me despedí con un último adiós. Ahora he regresado al sitio dónde crecí y, sin embargo, siento un gran vacío, con cada persona con la que me cruzo me siento un extraño. Ahora mi vida ha perdido parte del sentido que tenía. Mi corazón se apaga, se muere, igual que agonizo yo.

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Raul_amon