TusTextos.com

Abuelo Mio

Instantes memorables,reverente sombrero, requiebros y componedor
de imágenes perfectas, fabulador incógnito , con nostalgia premonitoria ese era, es aún en mi memoria, ese narrador, que con fantasías memorables, construyó
un castillo para mí, en las nubes, que al pasar dejan en vez de gotas de agua, estrellas de ilusión.
Conmovedora ternura de abuelo, tan precisa es tu eternidad y tan largo el instante
que todavía vivo en tí, !abuelo mío!.
!A casa!, me dices que ya está bién de jugar, y en el vetusto caserón, las viandas estaban listas para la cena,! abuelo mío!, secretos innumerables guardábamos, de historias de azucenas, begonias en el enorme patio.
Y en su magín una melodía afanoso me decía, a dormir mi niña, que mañana hay que madrugar para en el colegio poder afanar.
Y con un beso en la frente, apagaba la luz, y un hasta mañana me da !abuelo mío!.

ReginaPublicado el 09 de abril de 2019
Archivado en abuelo ninez recuerdos

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Creatividad

    Simplemente precioso. Muy bello.

    10/04/19 02:04

  • Diegozami

    Que bello recuerdo. Evocaste un momento de amor que trasciende los tiempos y la memoria.yo

    No tuve tu misma suerte, pero cuando leo un recuerdo como el tuyo, me inspira mucho placer.

    Tienes tesoros en tu alma.

    Un saludo siempre.

    10/04/19 12:04

  • Iringo

    Muy tierno y bonito,que hermosos recuerdos.


    Saludos con afecto

    12/04/19 12:04

  • Regina

    Gracias, me encanta que os guste esos recuerdos de niñez.
    Saludos a todos.

    12/04/19 05:04

  • Polaris

    Yo no conocí a mis abuelos, uno murió en una encina, en el páramo más maravilloso que puedas imaginarte, viendo una puesta de sol entre las colinas una víspera de San Juan, él sabia que se moría e eligió ese sitio para disfrutar de su último momento de vida, se voló la tapa de los sesos con su pistola reglamentaria de la guerra del Rif una Mars de Theodore Bergmann del calibre 9 mm, y mi otro abuelo fue asesinado por las topas falangistas en las murallas de Ciudad Rodrigo cuando el alzamiento nacional de 1936. Estoy en vías de conocer quien era pues me he preocupado por encontrar esa fosa y están cotejando mi ADN con el suyo.

    Mi padre nació en la cárcel de Salamanca por que un hermano de mi abuela biológica no podía soportar que siendo falangista hubiera tenido un hijo con un anarquista de la FAI- CNT y los denuncio a los dos. A mi abuela biológica se la llevaron a la cárcel y la obligaron a abandonara mi padre en un orfanato, como no podía ingerir alimento se moría y una monja que había asistido a un parto de una mujer de un pueblo cercano a Salamanca cuyo hijo ahbia muerto, lo cogió con una manta y un carreta y intento llevarlo hacia esa mujer, pero por aquella época 40 kilómetros era mucho trecho, eran caminos sin asfaltar llenos de barro y por aquellos caminos de Dios se hizo de noche, mi padre no paraba de llorar y unos gitanos que estaban en un pueblo llamado Martinamor se apiadaron de él y la madre de Rafael Farina lo amamanto, consiguiendo que la monja llegara a destino.

    Su madre biológica le dejo su apellido y una medalla de oro con la Virgen del Castañar. Por eso yo he conocido a tres abuelas y con mi padre se forma una dinastía del cual yo soy el primer descendiente, mi otro abuelo fue herido en la guerra en la batalla de Belchite, era ayudante de cámara del General Líster, no llevo sus apellidos ni su sangre, pero es la familia que lo adopto y para mi es la misma que la de mi madre. Posteriormente conocí a mi abuela biológica y a su familia, con la tengo un trato extraordinario.

    Para mi fue uno de los días más felices de mi vida, conocer a alguien que se pareciera a mi físicamente, ahora tengo el corazón partido como dice la canción, pero un corazón puede ser lo suficientemente grande para querer a tres familias, el mío lo es y me siento muy orgulloso de que así sea.

    Mi padre nunca me dijo nada, mi curiosidad fue la que me llevo a descubrir mis orígenes, el murió orgulloso de que yo hubiera encontrado la verdad, pero nunca me inculco odio contra nada, siempre justificaba a unos y a otros, eran otros tiempos y él decía que no era nadie para juzgar.

    Mi padre era un se excepcional, yo no puedo pararme en según que pueblos cercanos a Salamanca porque si no me tienen allí todo el día, mi padre les quito el hambre de posguerra cazando conejos en la nieve en invierno y perdices en verano, se las dejaba colgadas a la puerta del pajar, aquella gente recuerda aquello y si me ven me meten en sus casas y me invitan a comer o a dormir, los hijos de estas personas infinidad de veces no me han dejado pagar una cerveza o una comida si me reconocían, para ellos mi padre era como una especie de santo, ayudo a ocultar a muchos republicanos por la serranía y los cruzo hacia Portugal para que huyeran. Hace poco una señora me reconoció, mi padre y yo somos como dos gotas de agua en un pueblo llamado Morille que es paso del camino de Santiago de la ruta de la Plata y lo que tan sólo pretendía ser un día tranquilo y enseñar a mi pareja unos parajes hermosos, se convirtió en un valle de lagrimas porqué el pueblo entero al enterarse que yo estaba allí vinieron a rendirlo homenaje. Jamás he llorado tanto en mi vida, una cosa es que tu padre te cuente algunas historias que yo conocía y otra muy diferente es que personas mayores te besen la mano diciéndome que están en este mundo porque mi padre salia al monte a cazar o a coartarles leña. Son caras que no olvidaré nunca, su agradecimiento, sus lágrimas, me hicieron estremecer y saber la magnitud de mi padre y de su persona.

    Como ves son recuerdos de otra época, pero si haces el bien, un día sin saber porqué, el bien desciende hacia ti y te hace sentirte orgulloso de quien eres y te hace saber que eres fruto del amor.

    Si has llegado hasta el fin de esta mini biografía, te lo agradezco.

    Un abrazo.


    Pol.

    12/04/19 08:04

  • Regina

    Estimado Polaris, encantada de que esta humilde historia de niñez
    haya desencadenado la memoria en tí, de esta maravilla de escrito
    con la que me he emocionado intensamente, mira que eres buen
    poeta y pintor y artista, pero esta historia tuya de tu familia
    es lo más bonito y sentimental que te he visto escribir, tanto que tuve
    que tener el pañuelo en la mano mientras te leí, porque es de un sentimiento
    tan grande que no podía dejar de emocionarme.
    Recibe mi más grande agradecimiento y un abrazo amistoso, es para mí
    un honor llamarte "compañero".

    14/04/19 01:04

Más de Regina